Ciudad, Últimas

A la obra, oficios para todas

Viviana Imperiale, la mujer que logró ordenanza que promueve inclusión femenina en la construcción

El Concejo aprobó iniciativa para que el Ejecutivo priorice empresas que cuenten con nómina femenina en su plantel de servicios y oficios a la hora de adjudicar obras: el proyecto nació de Arriba Mujeres, la organización creada por la diseñadora de interiores que dicta talleres de pintura en barrios


A Viviana Imperiale le inquietaba que no hubiera mujeres en el rubro de la construcción. Como diseñadora de interiores, trabajó capacitando a arquitectos, ingenieros y albañiles en pintura, pero se encontraba con que era un universo reservado para los varones. Con el objetivo de revertirlo, armó un proyecto y creó una organización para capacitar a mujeres de distintos barrios en el oficio y darles una herramienta para una salida laboral. La iniciativa llegó al Concejo municipal de la mano del saliente edil Lisandro Zeno y fue aprobada este jueves en el recinto. Plantea que el Ejecutivo priorice a las empresas que cuenten con mayor cantidad de mujeres en su plantel de servicios y oficios a la hora de adjudicar obras municipales. Según la Encuesta Permanente de Hogares del Indec, las trabajadoras a nivel nacional representan apenas el 3,3% de la industria.

“Cuando pasás por una obra en construcción ya no te gritan piropos. Algo cambió. Ese cambio tiene que trasladarse a las constructoras para que incluyan a mujeres en las obras. Tienen que entender que podemos trabajar de manera conjunta porque somos un gran complemento”, dijo Viviana Imperiale a El Ciudadano.

Arriba Mujeres

Viviana es diseñadora de interiores especializada en pintura. Capacitó a arquitectos, ingenieros y pintores pero notaba que no había mujeres en el oficio. “Con 20 años, me costaba posicionarme y ser creíble para capacitar a los hombres. Tuve que arremangarme, subir a una escalera y pintar para que vean que lo que les estaba enseñando era real. Cuando demostré que no era de manual, empezaron a creerme”, contó sobre sus inicios. “«Vos qué podés saber si recién te saliste del cascarón»”, recordó que le decían. “Lo padecí. Me intimidaban. Interiormente les daba la razón, pero me convencía de que podía hacerlo. Intentaba ser creíble y empecé a ponerlo en práctica para mostrarles cómo se tenían que hacer las cosas. Ahí empezaron a respetarme y esa experiencia me fortaleció un montón”, agregó.

Con la idea de incentivar a que otras mujeres aprendan el oficio, armó un programa de capacitación que presentó a distintas empresas de la ciudad para obtener insumos. Tomó contacto con la Fundación Camino – Conin y el Banquito Solidario, quienes le cedieron el espacio físico, y comenzó a dar talleres de pintura en Fisherton, Nuevo Alberdi y Cabin 9. La respuesta a la convocatoria fue un éxito. Capacitó a 45 mujeres de entre 16 y 60 años que obtuvieron certificados de la Universidad Nacional de Rosario (UNR) a través de la escuela de oficios.

Las capacitaciones fueron la primera actividad de Arriba Mujeres, una organización que junto con otras colegas lanzó el 8 de marzo y que la semana pasada logró su personería jurídica. “Buscamos darles herramientas a otras mujeres en situación de vulnerabilidad para que aprendan oficios que no estén vinculados con el cuidado de personas o la limpieza”, contó.

Desde Arriba Mujeres tienen planeado continuar con los talleres de pintura y sumar capacitaciones en otros oficios como gasista, electricista, albañilería y carpintería. Además, buscan incorporar equipos de contención para las mujeres en situación de vulnerabilidad.

“Muchas están en situaciones de violencia y esto es una herramienta para que puedan tener un ingreso propio que las ayude a salir. Se sienten valiosas y eso emociona”, señaló.

En las capacitaciones además de enseñarles herramientas materiales, les enseñan cómo posicionarse en un oficio originalmente pensado para hombres. “Les enseño que nuestro cuerpo es valioso y que nadie las puede denigrar”, agregó.

El proyecto de Arriba Mujeres fue recibido por el equipo del saliente concejal Lisandro Zeno y presentado ante la comisión de Feminismos y Disidencias del Concejo municipal. A la reunión asistieron Viviana y tres pintoras que se capacitaron en los talleres: Brisa, Vero y Olga, quienes contaron su experiencia.

“Les planteamos a las concejalas que muchas veces piden una determinada edad o la secundaria completa para acceder a determinadas capacitaciones. Pedimos que revean los requisititos, ya que hay chicas de 16 años que son mamás y necesitan trabajar. En estos barrios necesitan que vayamos a darles una oportunidad. A veces las mujeres no asisten a las capacitaciones que se ofrecen en otros espacios porque no se animan o no tienen cómo llegar”, resumió Viviana.

Mujeres a la obra

El proyecto del saliente concejal Lisandro Zeno que se convirtió en ordenanza establece la promoción y garantía de empleabilidad de mujeres en la construcción y obras que realice el municipio. Además, busca la promoción de una participación paritaria (50%) de las mujeres sobre el total de personas inscriptas en los diferentes programas e instancias de formación y capacitación en oficios que se lleven a cabo desde el municipio, en función de la cantidad de personas inscriptas o cuando las instancias de capacitación no sean destinadas a mujeres de manera específica.

“Es necesario llevar adelante políticas y medidas basadas en la idea de discriminación positiva que establece la Constitución Nacional para favorecer la participación de las mujeres en espacios que históricamente les fueron negados o que tuvieron la participación casi exclusiva de varones como son los oficios y trabajos relacionados a la construcción, obras, refacciones, pinturería y plomería, entendiendo que existen obstáculos reales, muchas veces, basados en estereotipos de género”, explicó la hasta este 10 de diciembre titular de la comisión de Feminismos y Disidencias, Caren Tepp, sobre el objetivo del proyecto que tuvo modificaciones de las comisiones de Feminismos, Producción y Presupuesto, y fue aprobado este jueves en el recinto.

La iniciativa pretende que el Ejecutivo municipal priorice en la adjudicación de obras, trabajos, instalaciones y reconstrucciones a personas humanas o jurídicas que participen en los procesos de licitación, públicos o privados, o de concursos de precios que garanticen contar con mayor participación de mujeres en el plantel de servicios y oficios, ya sea personal fijo o contratado. “Se busca que ante ofertas similares se priorice a quienes contraten mayor cantidad de mujeres”, explicó Tepp, cuyo lugar en la comisión de Feminismos, que a partir de esta semana se fusiona con Derechos Humanos, será ocupado por la concejala Norma López.

Al mismo tiempo, se busca promover una participación paritaria en las instancias de formación y capacitación en oficios que lleva adelante el municipio.

La concejala de Ciudad Futura valoró la visita de Arriba Mujeres en la reunión de la comisión de Feminismos. “Escuchamos sus experiencias. Muchas de ellas, empezaban sus primeros y únicos trabajos. Habían sido empleadas de limpieza o de cuidados, que eran tareas no elegían sino que estaban asignadas a su género. Cuando pudieron capacitarse, identificaron que eran ese tipo de tareas las que querían realizar y poder vivir de eso. Muchas encontraron la limitación de no ser contratadas por una cuestión de género lo que las incentivó a difundir la situación y encontrar apoyo de otras personas que sí las elegían por ser mujeres”, amplió Tepp. Y consideró que el proyecto es “el primer paso para fomentar contratos estatales y en el sector privado para que cada vez más mujeres puedan elegir de qué trabajar sin ser discriminadas por el género”.

Comentarios