Ciudad

Virus de mala gente: tuvieron que desmentir falsa noticia sobre cese de vacunación contra el covid

Audios y textos que circularon por WhatsApp mencionaron efectos adversos de gravedad. Referentes de Salud del municipio, la provincia y el sector privado explicaron que son los mismos de cualquier vacuna, y en similar porcentaje


Responsables de las áreas de Salud de la Municipalidad de Rosario y la provincia de Santa Fe ratificaron que este lunes seguirá la campaña de vacunación contra el covid-19. No fue una aclaración gratuita: circularon audios y textos por Whatsapp que exageraron supuestos efectos adversos de la Sputnik V. Se trata de consecuencias leves, esperables y que comparten, con similares porcentajes, todas las vacunas. Pero fueron presentados como graves en esos mensajes por redes sociales. La Nación también tuvo que salir a desmentir una campaña similar de desinformación con los datos del seguimiento que realiza la cartera sanitaria comandada por Ginés González García.

“Las reacciones que hemos encontrado forman parte de los síntomas habituales de esta vacunación, como síndromes febriles, dolores musculares o de cabeza”, explicó el secretario de Salud Municipal, Leonardo Caruana.

La Secretaría de Salud local añadió a la desmentida el adelanto de que los hospitales Roque Sáenz Peña, Carrasco, Alberdi y el policlínico San Martín “ya cuentan con la infraestructura correspondiente para vacunar al personal de salud cuando lleguen las próximas vacunas”.

Los audios aludían a que en la ciudad se había resuelto suspender la vacunación porque en el Hospital de Niños Víctor J. Vilela y en el Centenario hubo numerosos casos de síntomas adversos tras la aplicación de la Sputnik-V entre el personal esencial de Salud en el que está enfocada la primera etapa de la campaña. En ese contexto, agregaban las falsas informaciones, no quedaba personal suficiente para sostener el cronograma de aplicaciones.

Caruana precisó que los efectos adversos registrados, como fiebre y dolor de cabeza, fueron en “porcentajes muy bajos” y, además, no implicaron ninguna sorpresa porque están descritos en las indicaciones de la vacuna. “El mayor porcentaje no tuvo síntomas y en las situaciones particulares donde se registró alguna sintomatología se hizo el seguimiento del caso, pero no encontramos ninguna situación de gravedad”, completó el secretario.

Las noticias falsas también involucraron al Sanatorio Parque de Rosario, que participa de la campaña. Y en ese ámbito también salieron a refutar el operativo de desprestigio de la vacuna.

La infectóloga Carolina Subirá, integrante del Grupo Oroño, parte del consejo asesor sobre la pandemia del gobierno provincial y referente en la materia de la Asociación de clínicas, sanatorios y hospitales privados de Rosario, coincidió con Caruana.

La especialista puso el ejemplo del Sanatorio Parque aludido en las falsas informaciones, donde trabaja. “Vacunamos a 75 personas de las 144 que teníamos para inocular. Y sólo algunos, en las primeras 12 horas, presentaron febrícula, fiebre, dolor en el sitio de inoculación y mialgias (dolor muscular)”. Ninguna sorpresa ni alarma y, menos, dijo, razón para interrumpir la vacunación. “Los vacunados están todos trabajando. La fiebre y dolores musculares cedieron con paracetamol y a las 24 horas estaban en perfecto estado de salud, cumpliendo sus tareas habituales”, abundó. Ella misma, señaló, experimentó esos síntomas adversos, y los superó de la misma manera.

Uno de los mensajes que obligaron a la refutación aludía a ese centro de salud. “Hay otro servicio de unidad de terapia en un sanatorio privado que tuvieron que cerrarlo porque el grupo de personal medico y enfermeros que vacunaron están todos con unas respuestas impresionantes”, fue el texto cuyo contenido desmintió Subirá. La infectóloga explicó que en toda vacunación a trabajadores de la salud se avanza por tandas para analizar los efectos y evitar posibles mermas en el plantel disponible.

Desinformación I

La directora del Hospital provincial del Centenario, Claudia Perouch, aludió a un capítulo local de la campaña de desprestigio contra la vacuna Sputnik que tiene despliegue nacional. “No hemos tenido ninguna situación que nos haya hecho interrumpir la vacunación. Sólo se ha reportado gente con fiebre y dolor de cabeza, ambos efectos esperables”, recalcó la funcionaria.

“El jueves 31 fue asueto, por eso tuvimos que modificar los turnos, pero el sábado ya vamos a estar vacunando nuevamente”, explicó este viernes Perouch. Agregó que en el Centenario habían aplicado la primera dosis de la Sputnik V a unos 150 trabajadores de salud. Al finalizar el jueves, sólo seis de los inoculados presentaron episodios de fiebre o mialgia. Ninguna sorpresa, insistió: son “efectos predecibles y ya descritos” en las indicaciones de la vacuna desarrollada por el instituto Gamalella de Rusia.

Desinformación II

El Ministerio de Salud de la Nación informó este viernes que en todo el país hubo 317 casos de reacciones leves posteriores a la vacunación, tras la aplicación de 32.013 primeras dosis de la Sputnik V entre personal de salud. Los datos se vuelcan en el Registro Federal de Vacunación Nominalizado (NoMiVac).

Este tipo de registros y controles “está planificado y pensado en el plan estratégico, y hay un sistema de registro en el Sistema Nacional de Vigilancia. Lo que se hizo, en este caso, es instar a las jurisdicciones y a los ámbitos de vacunación a que registraran eventos como dolores en el sitio de vacunación, febrícula, fiebre o dolor muscular”, añadieron.

Fuentes de la cartera sanitaria explicaron que, hasta el momento, “los registros en Argentina son coincidentes con los ensayos de fase 1 y 2 de Rusia” y que “los efectos adversos adversos son los esperados”. Y que los mismos “aparecen dentro de las 24 horas de aplicación de la vacuna y desaparecen entre las 24 y 48 horas posteriores”.

El mismo día del inicio de las aplicaciones en todo el país, la directora de Evaluación y Registros de Medicamentos de la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (Anmat), Agustina Bisio, aseguró que la documentación referida a la Sputnik V que recibió el organismo “es tan detallada como la de las otras investigaciones”, y sostuvo que “las otras vacunas que están siendo autorizadas en el mundo tienen más incidencias de eventos adversos” que la desarrollada por Rusia.

Bisio destacó que, en el caso de la Sputnik V, “la ocurrencia de los eventos (adversos) no llega al 1 por ciento”, mientras que, “los informes de las otras vacunas tienen muchos eventos adversos, y más serios y con mayor impacto al 1 por ciento”.

 

 

 

Comentarios