Mundo

El Ciudadano Global

Vienen elecciones claves en África Subsahariana

Luego de las elecciones en la República Democrática del Congo, donde tras dos años de aplazamiento culminaron con la dudosa victoria de Félix Tshisekedi, las miradas se depositan en tres gigantes del continente: Nigeria, Senegal y Sudáfrica


Luego de las elecciones en la República Democrática del Congo las miradas se depositan en tres gigantes del continente: Nigeria, Senegal y Sudáfrica.

Lucía Sobral

La democracia en África Subsahariana se pondrá a prueba este 2019 con un calendario electoral agitado. Luego de las elecciones en la República Democrática del Congo, donde tras dos años de aplazamiento culminaron con la dudosa victoria de Félix Tshisekedi, las miradas se depositan en tres gigantes del continente: Nigeria, Senegal y Sudáfrica.

Nigeria

La cita electoral en Nigeria, la potencia petrolera africana, estaba pautada para el pasado 16 de febrero, sin embargo, cinco horas antes de la apertura de los colegios electorales, la Comisión Electoral pospuso una semana las elecciones presidenciales y legislativas alegando problemas logísticos y operacionales que impedían el correcto desarrollo de unos comicios “libres, justos y creíbles”. Mientras tanto, esta decisión siembra malestar e incertidumbre en el país.

Aunque existen 73 candidatos inscriptos, las encuestas prevén una batalla reñida entre el actual mandatario Muhammadu Buhari, que busca la reelección y su antiguo aliado Atiku Abubakar, quien fuera vicepresidente entre 1999 y 2007. Ambos septuagenarios son muy criticados y esto ocurre, en el caso del líder militar Buhari, por no haber concretado los objetivos prometidos al ponerse al frente del Estado en 2015: erradicar la corrupción, reactivar la economía y derrotar al violento grupo yihadista Boko Haram. A esto debe sumársele una delicada situación de salud que motiva intensas especulaciones. Por su parte, Abubakar, es un hombre de negocios que se ha ganado la reputación de corrupto.

Teniendo en cuenta que ninguno de los postulantes inspira demasiada confianza en los votantes ni encarnan el espíritu de cambio tan ansiado por la juventud –en este país de 190 millones de habitantes los menores de 35 años representan el 70% de la población–, el elemento que podrá ser relevante para explicar el escrutinio final en Nigeria se encuentra en los candidatos a la vicepresidencia, a saber, Yemi Osinbajo para Buhari y Peter Obi para Abubakar, quienes gozan de reputaciones más positivas.

Senegal

El 24 febrero, día posterior a los comicios nigerianos, tendrá lugar la primera vuelta electoral en Senegal para escoger mandatario. En este caso los sondeos muestran un claro favoritismo por el presidente Macky Sall (57) que persigue su reelección.

Aunque dicha predilección puede asociarse a un balance positivo de su administración y a una economía próspera, también deviene en gran parte de la decisión del Tribunal Supremo de Senegal de invalidar y excluir de la carrera presidencial a sus dos principales rivales, Khalifa Sall y Karim Wadé, acusados de fraude y corrupción. Esta medida, que sin duda allana el camino al mandatario en funciones, pone en alerta a los observadores que visualizan un posible uso político de la justicia y una involución en uno de los países que en un entorno regional turbulento ostentaba estabilidad política.

En estas circunstancias quien parece le dará batalla será el joven diputado Ousmane Sonko (44) que encarna el potencial cambio generacional y que en breve tiempo ha cosechado el apoyo de jóvenes y de la clase media urbana.

Un factor para tener en cuenta en el devenir de esta ex colonia francesa es el relativamente reciente descubrimiento de importantes reservas de gas y petróleo que ahora son fuente de especulaciones y acalorado debate político.

Sudáfrica

También el país más industrializado de África, Sudáfrica, deberá tomar decisiones ante las urnas en mayo del presente año. Lo peculiar de estas elecciones es que por primera vez el Congreso Nacional Africano (CNA), partido que gobierna desde el fin del apartheid y comienzo de la democracia con el triunfo de Nelson Mandela en 1994, no tiene la victoria asegurada.

En febrero de 2018 el presidente Jacob Zuma dimitió al verse envuelto en escándalos de corrupción. Desde entonces Cyril Ramaphosa (66) se encuentra a la cabeza del Estado y aspira a revalidar el cargo. La principal fuerza opositora será la Alianza Democrática, partido de centro que saca provecho de la deteriorada imagen del CNA.

Es muy posible que los ciudadanos sopesen, a la hora de elegir los representantes de la Asamblea Nacional que serán los encargados de proclamar oficialmente al presidente, temas neurálgicos como el desempleo, la desigualdad y un sistema de propiedad de la tierra que aún está mayoritariamente en manos de una minoría blanca.

Intensa y violenta

La agenda política del África Subsahariana para este 2019 promete ser intensa y la violencia preelectoral recientemente desatada en Nigeria y Senegal llama a interrogarse sobre las posibilidades reales de lograr alternancias pacíficas. Tampoco se pierden de vista problemas como la pobreza estructural, la desigualdad, la corrupción, la utilización política de la justicia, la insurgencia de grupos fundamentalistas, entre otros, que incidirán sobre el tipo de democracia que efectivamente se instaure en estos países.

Miembro del Programa de Estudios América Latina – África (Peala), Instituto de Investigaciones, Facultad de Ciencia Política y Relaciones Internacionales, UNR

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios