Policiales

En barrio Dorrego

Viajó a Santa Fe por una moto que compró en Facebook y lo mataron de un balazo en la nuca

Tenía 22 años y era de Lomas de Zamora, Buenos Aires. Estuvo internado en terapia intensiva, no resistió y murió


El joven de 21 años que fue baleado en la cabeza el domingo pasado cuando llegó a la ciudad de Santa Fe desde el partido bonaerense de Lomas de Zamora para concretar la compra de una moto que había pactado por una red social, murió este lunes por la mañana, y por el crimen fue detenido un sospechoso de 22 y se busca a al menos un cómplice. El sindicado fue reconocido por allegados a la víctima y este martes fue imputado como autor del homicidio del muchacho.

De acuerdo con voceros judiciales, la víctima, identificada como Lautaro Isaac “Latito” Leandro, de 21 años, fue atacada a tiros por dos varones el domingo a las 15.30 en la esquina de Sarmiento y Larrea, en barrio barrio Coronel Dorrego de la zona norte.

Leandro viajó el mismo domingo pasado con un auto en el que lo acompañaban su hermano Lorenzo y una pareja amiga hasta la ciudad de Santa Fe. Leandro había ofertado una Play Station como parte de pago a un hombre que le vendía una moto Honda Tornado de 250 centímetros cúbicos.

“Hace como 15 días que quería ir, le insistíamos con la mamá que no lo hiciera. El viaje se pospuso hasta que, lamentablemente, se concretó”, dijo este lunes el padre de la víctima, Leonardo Leandro, en el sitio Aire de Santa Fe.

“Mi hijo se bajó y cuando advirtió que las intenciones no eran convenientes, le pegó un grito a su hermano, que estaba al volante, para que se fuera. Él salió corriendo y le tiraron dos tiros: uno a la cabeza y el otro pegó en la PlayStation que tenía como parte de pago”, agregó su papá.

Lorenzo, testigo del asesinato, contó en LT10: “Cuando nos citaron le dije a mi hermano que pasemos para ver más o menos el panorama. Él se bajó, reconoció a quienes habían negociado con él y empezó a charlar”.

“Después de hablar un rato, mi hermano me dijo que querían ir a probar la PlayStation a una casa. Yo ahí le dije que al auto no iban a subir. Tras ese cruce de palabras, él gritó: «Corran». Y yo aceleré. Mi hermano le sacó como media cuadra y, cuando escucho los disparos, veo que cae desplomado por el espejo retrovisor”, lamentó.

Un vecino colaboró los allegados de la víctima y los llevaron al hospital Iturraspe de donde fue derivado al José María Cullen. Leandro agonizó unas horas hasta este lunes a las 10 cuando los médicos informaron que había fallecido.

En ese marco, fueron los mismos habitantes del barrio Coronel Dorrego, quienes sindicaron a un joven por su participación en el homicidio. El fiscal del caso Estanislao Giavedoni solicitó un allanamiento y el sospechoso, identificado como Iván Oscar C., de 22 años, fue apresado en una vivienda, ubicada en Azcuénaga y Sarmiento, a metros de donde fue agredida la víctima.

Este martes, el fiscal le imputó al muchacho la coautoría del delito de homicidio calificado por el uso de arma de fuego.

A su vez, la jueza Susana Luna dictó la prisión preventiva del acusado, quien antes había sido identificado por testigos en una rueda de reconocimiento, describieron voceros del Ministerio Público de la Acusación (MPA) de Santa Fe.

“Si hubiese vivido tampoco iba a poder hacer una vida normal. Sabíamos cómo era nuestro hijo. Nosotros decidimos donar los órganos  para que este sufrimiento no sea en vano y pueda ayudar a alguna otra familia”, agregó el hombre quebrado por el llanto este martes en las puertas de los Tribunales de la capital provincial.

“Lamentablemente estamos viviendo una pesadilla. Mi hijo era un pibe bueno, trabajador, le gustaba mucho la música, tenía una pequeña banda de música, tenía muchos sueños y muchas ilusiones. A nosotros nos destrozaron la vida”, agregó.

Finalmente, dijo que en la Fiscalía le comentaron que se trata de cuarto caso similar ocurrido en Santa Fe, ya que hubo también víctimas de Rosario y de Córdoba.

Por su parte, una hermana del joven asesinado, llamada Florencia, aseguró desde su casa de Villa Fiorito, que su hermano “era una excelente persona, era un pibe de trabajo”

“Nos arrancaron la vida, se llevaron una vida, le dispararon a matar, ellos los querían ejecutar, dispararon al auto donde estaba mi hermano mayor que lo acompañó. Y una vez que el cae al piso no quedaron conforme con eso y le robaron, le sacaron el teléfono donde están todas las pruebas del contacto de la persona que supuestamente le iba a vender la moto. La idea de ellos era asesinarlos a todos, el auto de mi hermano quedó con un montón de impactos de bala”, concluyó la joven quebrada.

Comentarios