Espectáculos

Estreno teatro

Viaje en el tiempo y de regreso

La actriz local Gladys Temporelli vuelve este sábado a los escenarios con “Adela…sola”, montaje en el que retoma el emblemático personaje de “La casa de Bernarda Alba” que estrenó a finales de 1979, en la siempre recordada versión del Grupo Litoral dirigida por Norberto Campos

GENTILEZA: GUILLERMO FOURNIER

La versión de La casa de Bernarda Alba, de Federico García Lorca, que sobre finales de 1979 estrenó el Grupo Litoral bajo la dirección del siempre recordado Norberto Campos es casi un mito del teatro rosarino que por aquellos años recorrió otros escenarios del país. Nombres de grandes artistas locales brillaron en aquella versión que tenía un final electrizante e inolvidable y en la que resonaban fuertemente, y como una gran metáfora, las atrocidades de la dictadura cívico-militar imperante, sobre todo con esas palabras finales de la protagonista que sostiene “nos hundiremos todos en un mar de luto”.

En aquella puesta, Gladys Temporelli, actriz de vasto recorrido dentro de ese grupo emblemático de la escena local era Adela, la más chica y rebelde de las hijas de Bernarda cuyo destino trágico, en las lógicas de un clásico que sigue resonando en el presente, la ponen hoy a dialogar con el colectivo y la lucha feminista.

“Los textos están intactos y la que aparece en escena es esta Adela revolucionaria casi como un fantasma que se burló de todas y no se fue, no se murió. En esta Adela hay también algo de la locura de la abuela que está encerrada en ese altillo, aparentemente loca, pero que es su cómplice. En ella conviven como esos dos extremos de la vida, la juventud y la vejez; de alguna manera, en este trabajo, esos dos personajes se fusionan, se refuerzan uno con otro. Y al final no se sabe bien quién es esta mujer”, analizó Gladys Temporelli acerca de Adela…sola.

“Hace más de treinta años que hice este personaje por última vez; ahora vuelvo porque Adela renació. Es notorio que esta Adela no tiene los veinte años que tiene el personaje, de hecho ando con un bastón, pero ella está viva en mí y de alguna manera está de regreso para decir algunas cosas, está haciéndose sentir; era una necesidad”, dijo la actriz, que se embarcó en este proyecto casi de manera casual, después de una charla con colegas y amigos que hoy la acompañan en este viaje en el tiempo y de regreso.

“Este unipersonal es algo que hacía tiempo quería hacer; en realidad quería traer al presente muchos personajes que hice a lo largo de mi carrera, pero es algo muy complejo. Y charlando con amigos de mi apasionamiento por este personaje, entre los que estaban Flavio Soso y Aracelli Yacuzzi, que hoy son los coordinadores de dirección junto con Florencia Crende quien se ocupó de la producción, me llamaron al día siguiente y me alentaron para que me embarcara en este regreso. Esa misma noche nos juntamos, fue hace apenas unos meses; todos ellos están supervisando este trabajo porque no tiene dirección y al mismo tiempo está dirigido por todos”.

Autor amado

“Lorca es un autor amado incondicionalmente por mí; vi muchas de sus obras y tuve la oportunidad de recrear algunos de sus personajes como es el caso de Adela. De todos los trabajos que hice, La casa de Bernarda Alba es de lo más bello y esa obra que nunca puedo dejar de recordar”, detalló la actriz. Y completó: “Adela es un personaje maravilloso por su valentía para desafiar a la madre y a su hermana Poncia, para poder hacerle frente al odio de todas sus hermanas por la envidia que le tienen, particularmente por esta frustración que hay adentro de esa casa por la ausencia de hombres. Adela es un personaje que admiré siempre porque se juega y está dispuesta a todo por defender lo que quiere”.

Una Adela feminista

Adela…sola se inscribe en un formato de teatro chico cercano a una modalidad de otros tiempos que está de regreso en distintos puntos del país, asociada al microteatro, con funciones en casas particulares y para muy poco público, con una reserva telefónica previa. “Esta obra es una inspiración a partir de la obra de Lorca y no una versión libre de ese clásico; más allá de los textos de Adela aparecen otros textos de Lorca que no están aggiornados porque no hace falta. Lo que sí hicimos fue una especie de ensamble de estos materiales donde aparece Adela como si continuara peleando ya no con sus veinte años originales, pero con la pasión intacta, incluso más rebelde con el paso del tiempo”, expresó la actriz que coincidió con la lectura que en Adela se refleja una mujer que decide escapar del encierro, más allá de la tragedia, porque además es una mujer que pelea por sus derechos.

“Claramente, Adela es la hermana diferente; las otras son más sumisas y soportan a esa madre dictadora y terrible. Adela fue al frente siempre, desafió las imposiciones de su madre, y más allá de que es discutible el hecho de que se quite la vida por amor, su ideología, su manera de actuar, está cerca de la de muchas mujeres de este movimiento que hoy sale a la calle a pelear por sus derechos, particularmente, por todo aquello que nos jode la vida. Seguramente, aquella Adela pensada hoy, no tomaría la decisión de suicidarse e iría por otros caminos: trataría de investigar y saber si su madre le está diciendo la verdad; lucharía por este amor, se escaparía, saldría a buscar a Pepe El Romano”, evaluó la actriz en relación con el único personaje masculino dentro de la obra de Lorca que sin embargo nunca aparece.

Evocar un recuerdo

De aquella versión emblemática del Grupo Litoral que en los años de plomo y por la valentía de los integrantes de ese colectivo de grandes artistas recorrió muchos otros escenarios del país fuera de Rosario, la actriz evocó: “Fue una obra inolvidable, con un grupo de compañeros extraordinarios; más allá de Norberto (Campos), estaba Hugo Salguero, que fue un puntal maravilloso de aquél trabajo.

Por entonces, yo tenía que pelear mucho con el director por la elección de los personajes y fue Hugo quien sugirió que yo fuera Adela. También compañeros entrañables como Cristina Prates, Alberto Saravalle, Cristina Monestes, entre otros, con los que pasamos momentos maravillosos y cientos de anécdotas: era un momento muy duro, Bernarda y Poncia eran personajes hechos por hombres, algo atípico para la época. Una vez en Tucumán, en plena dictadura, estábamos haciendo la función y empezamos a sentir golpes como pasos que se acercaban. Nos asustamos mucho pero finalmente nos dimos cuenta que eran las botas de la Bernarda que se acercaba al escenario; era un momento en el que entraban a la sala y te decían «esto se terminó»”.

Para agendar 

Adela…sola se presentará este sábado y el próximo, a las 21, a modo de preestreno, en La Comarca del Sur, una casa-sala de ensayos y espacio de creación. Dadas las limitaciones espaciales, las reservas para ambas funciones serán sólo a través del teléfono 155-609041

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios