Edición Impresa, Sociedad

Veraneo con las mascotas

En vacaciones hay que tener en cuenta el cuidado de los animales, si viajan con la familia o quedan al cuidado de un tercero. Desde el Rosario Can Club dan algunos consejos para evitar inconvenientes.

Los perros suelen sufrir de estrés cuando sus dueños se van y quedan solos.
Los perros suelen sufrir de estrés cuando sus dueños se van y quedan solos.

Las merecidas vacaciones son también un momento en que se debe prestar especial atención a las mascotas, sobre todo si durante este período no pueden viajar con sus dueños. Una salida al campo, a la playa o al extranjero implicará que la mascota pase un buen tiempo sin sus amos y su cuidado debe ser atendido a diario, para no causarle ningún tipo de daño. Asimismo, de poder trasladar a la mascota, habrá que mantener sus hábitos y horarios como si estuviera en casa. Oscar Sattino, presidente del Rosario Can Club, afirmó que la mejor opción es que el perro se quede en casa y sea visitado a diario por una persona de confianza, que el animal reconozca, para no provocar demasiados cambios en su rutina.

“Si bien depende de cada familia, hay muchos que quieren dejar a su mascota al cuidado de otro, y esa medida es la más aconsejable así no hay grandes cambios. Es fundamental que el perro conozca a la persona que lo irá a cuidar para así evitar cualquier tipo de desgracia”, dijo Sattino.

Al mismo tiempo, presentó como segunda opción la derivación de la mascota a una guardería especializada: “Es necesario que se conozcan bien el lugar y los servicios que se ofrece, para así evitar cualquier tipo de inconvenientes. Hay que tener en cuenta que el perro extraña a sus amos y si encima está en un lugar y con gente que no conoce, puede ser problemático”.

En el caso de dejar el animal en una guardería, es necesario confirmar con el veterinario si el perro está con las vacunas al día. Esto debe hacerse ya que al convivir con otros perros, una mascota tiene más posibilidades de contagiarse de enfermedades.

Además resultará de gran ayuda visitar el lugar, conocer a los dueños, sus instalaciones y ver en qué condiciones va a quedar el perro durante los días de ausencia. Las mascotas sufren estrés al separarse de sus amos, ya que ven a las familias como su manada, su referente. Entonces, es habitual que el alejamiento provoque que el perro esté más triste de lo normal.

En tanto, ante la opción de llevar a la mascota de viaje, Sattino aconsejó llevar al perro en la caja de transporte: “Llevarlos en la caja de transporte es la mejor medida de seguridad durante un viaje, sobre todo si, como mis perros, están acostumbrados a estar en ella, y reposar allí”. Según esta variante, el responsable del Rosario Can Club afirmó que al llevar la caja “se evita que el perro salte en medio del viaje y que eso moleste al conductor y a los demás ocupantes del vehículo”, eso sin mencionar los accidentes que puede provocar esta conducta.

Asimismo, brindó tranquilidad a los dueños que aún no conozca este tipo de recurso para transportar a sus mascotas. “La caja no es agresiva, en absoluto, y tiene suficiente espacio para que el perro se quede tranquilo y pueda comer allí mismo. Es más, aquellos perros que están acostumbrados suelen meterse solos en la caja para que nadie los moleste”, aseguró.

Sattino agregó que durante los trayectos que dure el viaje, los perros deben contar con abundante agua y permanecer sujetos con una correa o traílla en las paradas que se hagan. Una vez llegado al lugar de veraneo, el perro debe estar amarrado cuando se encuentre en lugares abiertos, porque es muy posible que se extravíe.

Durante el viaje y la estadía, la mascota debe recibir un alimento completo y balanceado, ya que los veterinarios concuerdan en que los animales están viviendo vidas más largas y sanas desde que se extendió el uso de los alimentos envasados, que son uno de los productos más regulados de toda la industria alimentaria. Las etiquetas de éstos contienen el análisis garantizado del contenido de los principales nutrientes, junto con la lista de los ingredientes en orden decreciente de predominancia.

“El perro debe tener la misma alimentación que todos los días, aunque esté fuera de casa”, dijo. En tanto, en ámbitos generales, Sattino recomendó que los animales tengan una hora de reposo luego de comer y, en lo posible, que tomen agua de manera espaciada a la comida. “El alimento balanceado puede hincharse mucho si el perro consume agua de inmediato, y eso puede dañarlo considerablemente si, además, sale a jugar sin haber hecho la digestión”, advirtió.

Comentarios