Edición Impresa, Policiales

Veloz asalto y magro botín

En dos minutos una banda se llevó entre 5 y 10 mil pesos de las cajas de una sucursal bancaria y huyó cuando un cómplice gritó "tiempo". Dejaron en la puerta una granada que resultó ser falsa.

Al menos cuatro delincuentes armados asaltaron en la mañana de ayer una sucursal del Banco Provincia en la zona del Congreso, donde robaron el dinero que estaba en las cajas de atención al público. Antes de escapar, dejaron una granada en la puerta para dificultar que pudieran ser perseguidos. Un rato más tarde, personal de la Policía Federal experto en desactivar explosivos llegó para neutralizar el artefacto, que resultó de juguete. Las cámaras de seguridad de la sucursal captaron los rostros de los asaltantes, por lo que las grabaciones fueron entregadas a la justicia con el fin de que se los identifique y se los detenga, indicaron fuentes del banco.

El hecho ocurrió entre las 10 y las 10.10 de ayer, es decir minutos después del horario de apertura de la sucursal bancaria ubicada en avenida Callao y calle Perón, a dos cuadras del Congreso de la Nación.

Fuentes del caso indicaron que el atraco duró menos de dos minutos, y que los ladrones se llevaron unos 10.000 pesos, aunque fuentes del Banco Provincia aclararon que el monto robado fue de 5.000 pesos.

Según los investigadores, todo comenzó pocos minutos después de la apertura de puertas al público, y en el lugar había al menos una docena de clientes que estaban realizando distintos trámites.

Fuentes policiales dijeron que cuatro hombres ingresaron al banco y dos de ellos se dirigieron a la garita donde se hallaba un efectivo de la Policía Federal que custodia la entidad, a quien amenazaron con un arma de puño.

En tanto, los otros dos ladrones se dirigieron a la zona de cajas de atención al público. Allí, uno de los ladrones saltó el escritorio y amenazó con un arma a dos cajeros, a quienes les ordenó que guardaran el dinero en una bolsa y se lo alcancen.

Cuando estaban en plena tarea, se escuchó la voz de un quinto cómplice que había quedado en la puerta, quien les gritó la palabra «tiempo» a sus cómplices.

Inmediatamente, los cuatro delincuentes que se hallaban dentro de la sucursal salieron corriendo hacia la calle y dejaron abandonado en la puerta de ingreso una supuesta granada, con la intención de evitar una persecución.

Un jefe policial contó que pocos minutos después llegaron al lugar efectivos de la comisaría 5ª, quienes al ver el artefacto convocaron a expertos en explosivos de la Policía Federal, que determinaron que se trataba de una falsa granada.

“Era un salero con dos cables”, confirmó el jefe policial que trabajó en el lugar en busca de rastros, quien aclaró que se trató de “un ataque tipo comando” y que los delincuentes “actuaron de manera sincronizada”.

Los investigadores intentan ahora determinar cómo huyeron los delincuentes, aunque se presume que los asaltantes se subieron a un automóvil que los esperaba como apoyo en las proximidades del banco.

Comentarios