Espectáculos

Estreno teatro

“Vas a estar aquí”, dos hermanos unidos más allá del tiempo y del espacio

Se conoce este domingo en la ciudad una producción teatral que une a Santa Fe y Rosario a través de los grupos IV Mujeres Escénicas y El Espejo Teatro, con las actuaciones de Gloria Piñero y Pablo Tibalt, quien además tiene a su cargo la dirección general


Un viejo sueño que en algún momento, hace poco más de una década, se denominó “Autopista cultural” y que buscaba potenciar la producción teatral entre las ciudades de Santa Fe y Rosario, que tras un par de ediciones quedó en el olvido, intenta ahora desde la producción independiente empezar a buscar una revancha, tratando de reconstruir desde la cercanía y la vastedad teatral de ambas ciudades ese saludable vínculo dialéctico.

Es así que este domingo por la noche se conocerá en Rosario Vas a estar aquí, trabajo que une la producción del local El Espejo Teatro y el santafesino IV Mujeres Escénicas, la primera producción conjunta de los creadores Gloria Piñero y Pablo Tibalt, también protagonistas de esta obra y al frente de un gran equipo, quienes cruzan sus trabajos y experiencias en espacios de talleres desde 2014.

Se trata de un proyecto que, más allá de todo, se volvió un gran desafío dada la infinidad de dificultades que el equipo debió afrontar (ensayos, logística, producción, a la distancia) para llegar finalmente a este estreno, un proceso que, sobre todo, se revela como un gran aprendizaje.

“Este espectáculo habla de dos hermanos que están lejos uno del otro casi toda la vida. Anahí desaparece a los 15 años de la vida familiar. Sus padres Hilda y Atilio la pierden y se pierden para siempre, pero es Chany, que en aquel momento tenía 7 años, quien sigue toda su vida pegado a esta ausencia”, adelantan los creadores acerca de este material que entre sus particularidades suma la música del talentoso pianista santafesino Silas Bassa (residente en París desde 2002) de su disco Dualità.

Durante cuarenta años, Chany le escribe cartas a Anahí, y “Vas a estar aquí” es el título de la última, el eslabón que cierra esta relación epistolar unilateral. “Esa última carta se vuelve un deseo, una sensación, una sospecha; también una certeza, una tragedia y un modo de volver”, sostienen acerca de la densidad dramática de una propuesta en la que se entrecruzan problemáticas actuales como la violencia de género, la incomunicación entre las personajes en el ámbito familiar y la ausencia, casi como un eco de los desaparecidos durante la última dictadura cívico-militar en la Argentina.

Una trama de preguntas

Por qué están lejos las personas que se quieren, si son las mismas que se separaron u hoy ya son como extraños, y qué se hace con ese amor hacia los seres queridos cuando están lejos, son algunos de los interrogantes que se tejen en esta historia armada a partir de fragmentos. “Este es un proyecto teatral que busca explorar en la escena contemporánea posibles respuestas estéticas a esas preguntas; tópicos como los modos de estar, el peso de la distancia, la marca de las ausencias y el destino del amor nos empujaron a investigar y a compartir”, evaluaron los creadores acerca de Anahí y Chany, en cierta forma, Alicia y el Principito atados a un destino no deseado.

“En cuanto a la dramaturgia, el camino fue bastante particular; solemos decir con Gloria que es el texto teatral para el que más hemos escrito y del que más hemos descartado material. El proceso de escritura fue conjunto y a la distancia, partiendo de una breve escena escrita por Gloria que transcurría en una esquina de Rosario donde una familia con una pequeña niña esperaba el colectivo”, detalló Tibalt a El Ciudadano acerca de esta obra que también lo tiene como director. Y completó: “En aquella escena ya estaban Hilda o Atilio, personajes que aún aparecen; son los padres de Anahí y Chany, los dos hermanos. Anahí era aquella niña y Chany es un personaje que fuimos agregando después, a partir de un cruce con otros materiales. Esa niña, en esas escenas fundantes, se asomaba a una ventana y veía algo que le llamaba mucho la atención. Así aparecieron Alicia (el personaje de Alicia en el país de las maravillas, de Lewis Carroll) y El Principito. Y así se abrió esa otra posibilidad de trabajar con dos textos clásicos que marcan infancia, adolescencia y a veces también nuestras vidas de adultos. El resultado es un texto fragmentado de esos que nos gusta mucho dirigir y actuar, porque nos saca de los lugares del relato lineal y porque además ponen al espectador en un lugar de mayor atención y participación”.

Trabajo a la distancia

“La idea de trabajar juntos entre Rosario y Santa Fe es algo que en lo personal me viene dando vueltas en la cabeza desde hace bastante tiempo; es algo que terminé de reconfirmar a partir de las participaciones en las distintas instancias de la Fiesta Nacional del Teatro, donde podés acercarte al quehacer de otros grupos, o de una actriz o actor en particular, y te ponés a pensar en posibles proyectos conjuntos”, evaluó Tibalt.

“En el caso de Gloria y el equipo que trabaja en la asistencia, es gente a la que he visto trabajar, hemos compartido mis talleres de dramaturgia y sobre todo la he visto mucho en escena en diferentes personajes y proyectos teatrales; de allí surgen las ganas y el deseo de trabajar juntos, algo que en todo momento fue mutuo, intercambiando espacios, capacidades y recursos. Armamos un equipo de trabajo que une a creadores de las dos ciudades y de la zona, y es muy interesante porque cada uno puede conocer y acercarse a la dinámica de trabajo de los demás colegas”, relató Tibalt, quien además integra el equipo de gestión de la sala santafesina La 3068.

Ecos del presente

“Hay varias temáticas que atraviesan el espectáculo y habilitan una lectura que tiene que ver con la violencia de género, también con los años de la última dictadura, pero no es un enfoque que elegimos de antemano, dado que todo eso fue apareciendo, porque la idea siempre fue contar la historia de dos hermanos que han vivido separados, sin entender el motivo de esa distancia; es esa sensación de sentirnos cerca de ese otro y a la vez no estar”, explicó Tibalt. Y completó finalmente: “En la historia de estos personajes hay una violencia que los marca para siempre, y el contexto histórico que se lo asocia con la desaparición de uno de ellos. Porque Anahí desaparece pero no por cuestiones políticas, pero desparece en los años 70, por lo tanto, esa desaparición aumenta la intriga de los que quedan en esa casa esperando y tratando de entender qué fue lo que pasó con ella”.

Para agendar 

Vas a estar aquí se conocerá este domingo, a partir de las 20.30, en la sala La Manzana, de San Juan 1950, donde seguirá en cartel los restantes domingos del mes

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios