Ciudad

No es chiste

Van al humor para lograr una mejor convivencia

Cada jueves las vecinas y vecinos participan del espacio de Comicidad e Inclusión en el Sudoeste. Articulan técnicas del teatro y clown para hacer un espacio abierto de encuentro


Es jueves por la tarde y no es como cualquier otro día de la semana en el Centro Municipal Distrito Sudoeste. La sala de talleres tiene las puertas abiertas para que los protagonistas transformen ese espacio en un teatro. Algunos esperan sentados en los canteros del patio cívico, mientras se puede ver llegar a los profesores. El espacio de Comicidad e Inclusión tiene lugar todos los jueves a las 16.30 y sus profesores, Adrián Giampani y María Laura Silva, son los responsables de fomentar este proyecto donde el amor y la igualdad son valores fundamentales.

En el marco de los espacios culturales que la Secretaría de Cultura y Educación de la Municipalidad de Rosario ofrece de manera gratuita en distintos puntos de la ciudad, Comicidad e Inclusión ofrece una propuesta de aprendizaje a través del humor y el arte escénico en el que participan jóvenes y adultos con distintas capacidades. Articula técnicas del teatro desde la comicidad y apunta fuertemente a la inclusión, formando un espacio abierto para el encuentro de la pluralidad de voces y experiencias. “El desafío es que se armen grupos de teatro donde trabajemos mezclados, personas con discapacidad y sin discapacidad. El aprendizaje de una técnica teatral ligada al humor escénico logra que no solo sea un lugar de encuentro y sociabilización, sino de producción de arte”, explica Adrián Giampani.

Al taller asisten personas con y sin discapacidad. En su mayoría, son jóvenes. También concurren acompañantes terapéuticos y alumnos y alumnas de la Escuela Provincial de Teatro y Títeres N° 5029 y de la cátedra de Pedagogía de la Universidad Nacional de Rosario (UNR). Los estudiantes participan del taller y están comprometidos con la  propuesta. Sobre la dinámica del espacio, Giampani afirma: “Cuando las personas llegan por primera vez pasa algo. Hay una mezcla de sentimientos que se produce porque en general las reacciones son distintas. Las personas que no tienen ninguna discapacidad se acercan primero a ayudar y a acompañar hasta que ven que no tienen nada en qué ayudar sino trabajar a la par. El teatro es jugar con el conflicto”. El profesor aclara: “Muchas veces los que no tenemos ninguna discapacidad nos replegamos y pensamos que tenemos que hacer el trabajo más fácil. Hay momentos en que eso deja de funcionar así y nos ponemos a jugar todos juntos a la misma escala, en una relación simétrica en el juego teatral. Eso está buenísimo”.

Siempre en crecimiento

El taller es parte de un proyecto denominado RED Radamés que trabaja en distintos puntos de la ciudad. Comenzó hace 6 años y tuvo lugar en espacios del distrito Centro. Captando las miradas y causando admiración por la labor que venían realizando, recibieron la propuesta de expandir la red y replicarlo en el Sudoeste, donde llevan tres años de trabajo. Al ampliar la propuesta en diferentes territorios, crecieron los lazos institucionales y el alcance. Tomaron contacto con el Centro de Alfabetización y Educación Básica para Adultos (Caeba) que está en Casa de Cultura Barrio Alvear. Durante dos años los jóvenes y adultos se sumaron al taller de Comicidad e Inclusión. Actualmente, siguen acudiendo por su cuenta. Además, la RED Radamés trabajó de forma conjunta con la Escuela Especial de Formación Laboral Nº 185.

Hoy el espacio de Comicidad e Inclusión está los lunes a las 15 en Casa Arijón; los martes a las 15.30 en el Centro Cultural Fontanarrosa; los jueves a las 16 en el Centro Municipal de Distrito Sudoeste y a las 18 en Plataforma Lavardén. Con cuatro espacios consolidados en distintos puntos de la ciudad, apuestan a seguir creciendo y establecer redes.

Espacios

La propuesta municipal de aprendizajes incluye talleres, cursos, capacitaciones y jornadas de formación. En todas las instancias, el carácter educador de la experiencia está presente a partir del intercambio con el otro. La participación, convivencia e integración social se manifiestan en espacios de encuentro replicados en más de 500 trayectos llevados adelante por las áreas culturales de los seis distritos. La mayoría de estas propuestas fueron votadas por los vecinos a partir del Presupuesto Participativo.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios