El Hincha, fpt

Transferencia histórica

Valeria Gómez: de soñar con estar en Central a jugar en el exterior

La capitana del Canalla es nueva jugadora del Sporting Football Club de San José de Costa Rica. La defensora rescindió el contrato que tenía con el club de Arroyito hasta junio de 2021


Gentileza: Prensa Central.

Valeria Gómez es mediocampista, pero en los torneos que Central disputó de AFA jugó en la última línea. La DT Roxana Vallejos la necesitaba ahí y ella no dudó en decirle que sí: ya lo había hecho con anterioridad. Durante la pandemia pensó, cuando todavía no estaba permitido entrenar en grupo, en la posibilidad de jugar en el exterior. Hasta lo habló con su pareja en varias ocasiones. “Si te toca lo tenés que hacer”, le decía. Aunque no pensaba que la oportunidad le iba a golpear tan pronto la puerta.

Con 34 años, Gómez se convirtió en el primer traspaso internacional de Central. Su destino es San José de Costa Rica y ya arma las valijas para llegar antes de 11 de enero a tierras centroamericanas. La polifuncional jugadora tenía contrato vigente con el Canalla, el club de sus amores, hasta junio de 2021. De hecho, era una de las pocas futbolistas argentinas que tenía un vínculo contractual.

Valeria tiene una larga historia ligada al fútbol. Jugó al futsal en Horizonte y Provincial. También hizo fútbol playa. Entrenó en el Caribe Canalla y en la Florida. Su primera incursión en el fútbol de campo fue con Central y también tuvo un breve paso por San Lorenzo, pero fue en Provincial, reemplazando a una amiga, que se terminó de enamorar del fútbol de 11. En una época, no recuerda bien el año, pero cree que fue durante el 2018, entrenó las tres disciplinas en simultáneo. “No me iban a dar los tiempos para entrenar tres deportes, pero le hice el favor, la reemplacé y después no me quise ir”, dice sobre ese paso por Provin.

Como la gran mayoría, su amor por el fútbol comenzó desde chiquita, cuando sus amigos del barrio la iban a buscar a su casa para invitarla a jugar en la plaza de barrio Godoy, cerca de Colombres y Dean Funes. Recuerda que a la mamá mucho no le gustaba, pero llueve o truene, ella iba igual: “Volvía toda embarrada y le ensuciaba toda la casa con los botines”.

Cuando cumplió 13 años, su mamá decidió que era momento de llevarla a jugar a un club. Así apareció Victoriano Montes en su vida. Su pasión era el fútbol y como era bastante introvertida y no le era fácil socializar, el deporte apareció como lo ideal para que comenzara a sacarse la vergüenza.

Jugaba en cancha de 7. A los 15 años probó de 11. Defendía la camiseta de Las Águilas de Fe, en uno de los primeros torneos de fútbol femenino organizado por la Asociación Rosarina. Cuando terminaban los partidos, Valeria se quedaba a ver Central, el club del que es hincha y en el que soñaba con jugar. “Lo veía imposible”, recuerda. Al poco tiempo el sueño comenzó a cumplirse. El entrenador de Central la llamó para invitarla a entrenar y competir en el Torneo Nacional de Selecciones de Liga. Después se quedó un año, pero al final, como no había competencia en la liga local, sólo entrenaban para jugar oficialmente una vez al año.

En esa época trabaja de niñera más de 12 horas y quedaba exhausta tras el viaje a Granadero Baigorria para encima competir tan poco. Hace un año volvió a los viajes. Se probó en una convocatoria que hizo Central cuando anunció que iba a jugar en AFA y quedó después de estar un mes a prueba. En su etapa en el Canalla se dio el lujo de lucir la cinta de capitana y ser una de las jugadoras del plantel con vínculo contractual.

Roxana Vallejos, la DT que la necesitó en la defensa y le dio la cinta, fue clave para que ahora Valeria, quien usa su segundo nombre porque el primero no le gusta, a los 34 años pueda cumplir el sueño de jugar en el exterior. La entrenadora auriazul vivió en Costa Rica 7 años y jugó con el equipo del Comité de Deportes de San José en 2003. Se enteró que la gente de Sporting Football Club estaba buscando una marcadora central y no dudó en recomendarla: “Me llamó para decirme que vaya para el club y que escuche la propuesta. Me incentivó para que vaya a charlar. Me contaron el proyecto y me pareció muy interesante, así que no dudé y les dije que sí”.

En pocos días terminó de cerrar todo. Viajará con contrato por un año, le darán hospedaje y comida. En Costa Rica el fútbol femenino es semi profesional, como en Argentina, pero al menos desde el arranque tienen más competencia: juegan torneo Apertura, Clausura y una copa internacional.

Valeria cumple su sueño, ese que a los 13 años cuando jugaba en la plaza de Barrio Godoy parecía imposible: jugar en el club de sus amores y probar suerte en el exterior.

Comentarios