Región

Verano con economía fría

Vacaciones de cabotaje: reservas anticipadas y menor oferta

A final de octubre ya están alquiladas para el verano el 80 por ciento de las casas quinta disponibles en Funes y Roldán. Por la crisis, muchos propietarios que antes viajaban decidieron quedarse y no las alquilan. Hay cambios en precios, tiempos de estadía y modalidades en el pago de servicios


Las casas quinta en las afueras de Rosario mantienen el podio en la preferencia de los turistas para la temporada estival. En el arranque de noviembre, las reservas ya superan el 80% de la oferta, lo que marca un incremento respecto a la temporada pasada con una aclaración: los interesados comenzaron a consultar más temprano que otros años y, coincidieron las inmobiliarias consultadas, hubo una retracción en las casas quinta puestas en alquiler. La razón: propietarios que antes las ofrecían porque el bolsillo les daba para vacacionar afuera, ahora deciden pasar el verano allí.

Habitantes de Rosario acomodados a los presupuestos de crisis que acercan destinos, rosarinos que se fueron de la ciudad o el país y regresan en vacaciones para visitar familiares son algunos de los grupos que consultan precios y disponibilidad en los alrededores de la ciudad.

Funes y Roldán son las localidades más elegidas a la hora de buscar una propiedad para descansar durante el verano. Espacios verdes y pileta son las características distintivas. El inquilino promedio contrata por un mes y medio. Las inmobiliarias notaron esta temporada un incremento en la cantidad de días de reservas. También, consultas crecientes por la temporada completa.

Los precios promedio para el mes de enero próximo rondan entre los 40 y 70 mil pesos, según Funes Inmobiliaria y Altos de Funes, dos de los referentes del sector consultados por El Ciudadano.

¿Por qué cerca?

La facilidad para ir y volver del trabajo, mantener el vínculo con la familia y los amigos son algunas de las razones esgrimidas a la hora de inclinarse por el descanso cercano. No son las únicas: la devaluación del peso, que llegó al 100 por ciento en los últimos meses, encareció los planes de viajes y estadías en el exterior. Los que pueden sortear la crisis con algo de resto, mantienen la posibilidad de vacacionar, pero adaptada: mudan esos deseos a geografías próximas.

Las reserva ya superan el 80 por ciento para la temporada (diciembre, enero y febrero). Hay mucha demanda para una oferta retraída”, explicó a este medio Fabio Juaneu, propietario de Funes Inmobiliaria. La comparación económica entre destinos no deja dudas. “Un mes de alquiler en la zona de Funes y Roldán equivale a 15 días en la Costa Atlántica. Por eso, muchos prefieren alquilar cerca de la ciudad”, resumió el mismo interlocutor.

Un mes de alquiler en la zona de Funes y Roldán equivale a 15 días en la Costa Atlántica

Los precios promedio para el mes de enero próximo rondan entre los 40 y 70 mil pesos para casas que van desde los 300 a 1.500 metros cuadrados en total, con dos dormitorios y un equipamiento estándar. Una propiedad de más de 1.500 metros cuadrados, con tres o más dormitorios, se alquila por entre los 60 y 80 mil pesos mensuales.

El valor para disfrutar de las propiedades por una quincena o menos tiempo, en general, se estipula como el proporcional respecto del precio del mes completo, más un porcentaje variable que ronda el 10 por ciento.

Césped e impuestos incluído, servicios proporcionales

Los precios incluyen, en casi todos los casos, el corte de césped una vez a la semana y los impuestos. Pero, a diferencia de lo que ocurría antes de los tarifazos, los inquilinos asumen los cargos de los servicios en base a un cálculo que no es común a todos: puede ser proporcional en base a la lectura de los medidores, o un estimado por la cantidad de electrodomésticos, luces y motores instalados en la vivienda.

El estándar

Lo que hoy se promociona como una casa estándar tiene las siguientes comodidades: heladera, termotanque, gas natural, electricidad, juegos de mesa, tablón con sillas y pileta con filtrado.  Se eleva de categoría si, además, incluye internet wifi, aire acondicionado y televisión por cable.

El country, por las nubes

Otra opción para rosarinos con mayor poder adquisitivo es una casa en los barrios cerrados cercanos a la ciudad.

Allí el alquiler de las propiedades, que en su mayoría son categoría superior, duplica al de los de una casa quinta en Funes y Roldán: hay que desembolsar entre 120 y 150 mil pesos para todo enero.

Opciones para pagar 20% menos

Pueblo Esther, Arroyo Seco, Andino, Timbúes son otras de las opciones a la hora de buscar un lugar para descansar al aire libre y en contacto con la naturaleza. Allí los precios pueden bajar hasta un 20 por ciento en comparación con Funes y Roldán.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios