Ciudad, Edición Impresa

UPCN no se baja del 20%

“No vamos a aflojar; no vamos a aceptar que nos ofrezcan menos”, aseguró Alberto Maguid, quien pidió al Ejecutivo que no use el requerimiento de sus representados para presionar a la Legislatura.

Ezequiel Nieva

El secretario general de la seccional provincial de la Unión del Personal Civil de la Nación (UPCN Santa Fe), Alberto Maguid, reiteró que no se van a bajar del reclamo por un aumento del 20 por ciento –como mínimo– para los trabajadores estatales de la provincia y les sugirió a los funcionarios del gobierno de Hermes Binner que no los usen como elementos de presión hacia los legisladores que modificaron en diciembre el presupuesto elaborado por el Ejecutivo y el mes que viene deberán tratar el veto de varios artículos que introdujo el gobierno al presupuesto finalmente aprobado.

Maguid adelantó que el compromiso del gremio para el año que comienza es “modificar las cosas” y explicó por qué no se plegaron a los reclamos de Amsafé a fines del año pasado: “Una cosa es cuando se está terminando un presupuesto y te quedaste sin plata. Y otra cosa es cuando se está haciendo un presupuesto, donde hay que considerar la plata que se necesita. Nosotros tenemos una firme convicción: (el aumento) no puede ser menos del 20 por ciento. Y no vamos a aflojar. No es el 19 ni el 18; es el 20 como piso. Si nos ofrecen más, lo vamos a agradecer, pero no vamos a aceptar que nos ofrezcan menos”, anticipó el veterano dirigente.

En una entrevista con el programa de cable Sin Mordaza, que se emite en la capital de la provincia, Maguid dejó en claro cuál será la postura de UPCN si el gobierno santafesino no le ofrece al gremio el aumento que reclama: “Si nos dicen que no hay plata o que no se puede pagar eso, nosotros vamos a ir a un conflicto. Lo decimos públicamente y se lo hemos dicho al gobierno. Nosotros no tenemos animosidad ni intereses partidarios para jugar en esta situación. Nosotros representamos sólo a los trabajadores estatales. Queremos sólo cumplir con lo que ellos necesitan y sabemos que lo mínimo que les podemos dar de aumento es el 20 por ciento. Y el gobierno está obligado a atender un pedido de esta naturaleza”.

Tanto el gobernador Binner como su ministro Antonio Bonfatti reconocieron que, con los recortes que realizó la Legislatura al proyecto original de presupuesto –unos 650 millones de pesos menos luego de la poda de la reforma tributaria–, será muy difícil responder a las demandas de los gremios públicos. Amsafé hizo sus primeros reclamos a fines de 2009 y los retomará en febrero. La Festram, los policías y los médicos de hospitales públicos hicieron lo propio en los últimos días. Y ahora UPCN se suma a la lista de asuntos urgentes del gobierno provincial, en un año que promete ser conflictivo por donde se lo mire. “Se perdieron 650 millones que teníamos pensados para los reclamos salariales, por lo que se va a complicar la discusión en las paritarias. Todo incremento salarial aumentará el déficit de la provincia”, señaló Bonfatti.

A Maguid no le cayeron bien esas declaraciones. Y le apuntó directamente a Binner: “No me agradan las expresiones del gobernador cuando dijo que «si no hay una reforma tributaria, no puede haber aumento de sueldos». No nos pueden usar de rehenes ni tampoco como elementos de presión hacia los legisladores. Nosotros no cogobernamos ni queremos cogobernar. A ninguno de los gremios de los trabajadores nos han invitado, antes de la elaboración del presupuesto o de la reforma tributaria, ni el gobierno, ni la Legislatura, para que demos una opinión desde el punto de vista de los trabajadores. Éste es un problema de los que gobiernan: el pueblo los eligió para eso. Son dos poderes que están relacionados: el Legislativo, para dictar las leyes que la provincia necesite y para hacer el control de lo que el gobierno ejecuta, y el Ejecutivo, que fue elegido para que dé una buena calidad de servicios a la gente”.

Buenas relaciones y chispazos

 Sin embargo, el dirigente sindical reconoció que mantiene una buena relación con el gobierno de Binner: “Positiva en algunos casos, con conflictos en otros. Pero la verdad es que no podemos quejarnos. Hemos tenido una buena relación que en el marco de la paritaria, tanto con los ministros Bonfatti y (Ángel) Sciara, como con el subsecretario de la Función Pública, (Juan Carlos) Pucciarelli”.

Pero hay cosas que son inevitables y que se les escapan a los mismos funcionarios políticos. Los conflictos que hemos tenido en alguna repartición no son responsabilidad de los ministros sino que han sido figuras de tercer y cuarto nivel, que como son nuevas vienen con intenciones de ser los reformadores de la administración pública, se meten en temas que no conocen y desorganizan la administración. Entonces, esto motiva conflictos”.

Lo expresado fue una referencia directa a la situación en la API (Administración Provincial de Impuestos), uno de los organismos en donde más chispazos hubo entre trabajadores y funcionarios políticos. Maguid se jactó de tener razón en el caso que involucró a Teresa Beren, que dejó su cargo en la Subsecretaría de Ingresos Públicos (desde donde manejaba a la API) a fines de 2009.

“Esto demuestra que el gobierno, en algún momento determinado, pese a todas las veces que se defendió, se dio cuenta de que teníamos razón. Porque no se puede crear infraestructuras directivas por encima de la carrera administrativa. No se puede tener un director general y una estructura ya hecha desde hace muchos años y que vengan y le pongan tres coordinadores sin experiencia por encima y que elijan con quién trabajar y con quién no. O que a un director no le permitan manejar los datos que manejaba. Es decir, en un tono de desconfianza con los trabajadores y, a veces, en un tono prepotente y dictatorial”, reflexionó Maguid.

 Lo firmado se cumple

 De todos modos, el líder de UPCN señaló que “en general, con el gobierno, en los temas de paritarias que se han firmado, se ha cumplido”.

“Hemos tenido la incorporación a planta permanente de más de 1.500 compañeros que estaban en carácter de interinos o de reemplazantes. Fueron cumpliendo las actas. No sólo las que firmamos con ellos, sino también aquellas que firmamos con (el ex gobernador Jorge) Obeid. Lentamente, porque a veces la administración no tiene ni la rapidez ni la eficiencia para responder a todo, se han ido cumpliendo con todas estas pautas”, explicó Maguid.

 “No sale agua de las piedras”

 Por último, el dirigente gremial se refirió a la importancia de que sean los propios afiliados quienes primero se enteran sobre la situación de las cuentas públicas. “Tenemos una ventaja, que es la de conocer los números antes que los propios ministros. Porque, en definitiva, el ministro de Economía da una orden, pero el trabajo de investigación, los cálculos, lo hace un empleado público. No los hace el ministro encerrado en su oficina”, indicó el líder de UPCN.

“Los empleados públicos –continuó–, que son afiliados nuestros, nos dicen cuál es la verdad. Y cuando conocimos la verdad, que la provincia tenía agotado el presupuesto (de 2009) y que no había ninguna posibilidad de dar un aumento, nosotros dijimos: «Vamos a tolerar esto porque reconocemos que de una piedra no se puede sacar agua y no vale la pena intentar hacerlo». Porque ir a un paro y no tener resultados no siempre les agrada a nuestros afiliados”, concluyó Maguid.

Comentarios