Ciudad, País

miércoles contra el reformismo permanente

Universidad y docentes privados movilizan mañana pero no paran, los públicos deciden hoy

Sadop y Coad protestan sin huelga. Amsafé quiere parar


Los gremios de la educación adhieren a la movilización prevista para este miércoles frente al Congreso Nacional en rechazo a las reformas laboral, previsional y tributarias impulsadas por el gobierno de Cambiemos. Pero las modalidades son diferentes: los profesores universitarios y los maestros privados de Santa Fe movilizarán a la ciudad de Buenos Aires pero sin interrumpir el dictado de clases. Los docentes públicos definen a las 11 qué hacen: el gremio que los representa mayoritariamente en la provincia, Amsafé, irá a la reunión de la entidad madre Ctera con la propuesta de un paro para la jornada de protesta.

Las conducciones de la Corriente Federal de Trabajadores (CFT) y de ambas CTA (de los Argentinos y Autónoma), los gremios que responden al moyanismo y los movimientos sociales, más la Asociación Bancaria, son los convocantes a la marcha de protesta de este miércoles hacia el Congreso Nacional en rechazo de “las reformas laboral, fiscal y previsional”.

Los educadores, sector particularmente comprendido en las varias reformas que propone la gestión del presidente Mauricio Macri, decidieron  través de sus representaciones gremiales adherir a la medida. Lo que cambian son las formas.

Los privados marchan pero dan clases

Martín Lucero, secretario General del sindicato de los maestros particulares, Sadop, explicó que marcharán a Buenos Aires sin interrumpir las clases. Irán los cuerpos de delegados de todo el país para sumarse a la muestra de descontento con lo que consideran avances sobre los derechos laborales. “Por algunos de los borradores de la reforma laboral a los que se tuvo acceso, hay riesgo de que desaparezcan las vacaciones tal como las conocemos”, puso como ejemplo el dirigente rosarino. Los otros paquetes también lo preocupan: el de los cambios previsionales avanza sobre las cajas jubilatorias de provincias que no las transfirieron a la Nación, como la de Santa Fe, con el peligro de revertir conquistas. El presidente mencionó expresamente a los docentes, recordó Lucero, cuando habló de supuestos regímenes previsionales “de privilegio”. El docente insistió a su vez con la presión de la Casa Rosada sobre los distritos en un toma y daca respecto de la compensación de financiamientos. La postura de la gestión de Miguel Lifschitz al respecto es uno de los puntos que toma Lucero: “Tendrá que tomar una decisión tajante, pero es parte de un mapa complicado”, reconoció el gremialista.

Los universitarios van a Buenos Aires sin dejar las aulas vacías

Ninguna de las federaciones de docentes universitarios postuló que la protesta de este miércoles sea con un cese de actividades, recordó Laura Ferrer Varela, máxima referente del gremio que agrupa a los profesores de la Universidad Nacional de Rosario, Coad.

Sin atenuar las críticas a las reformas propuestas por la Casa Rosada, Ferrer Varela hizo hincapié en las estrategias de lucha: “Los tiempos para decidir un paro son más largos”, resumió.

La dirigente garantizó a los profesores que tendrán la cobertura gremial aquellos que quieran estar presentes en la movilización frente al Congreso. No habrá sanciones, prometió, ni descuento del día. Pero las clases se garantizarán en un momento particular para las universidades, con las fechas de exámenes finales encima.

 

Los maestros del sector público deciden

Amsafe, el gremio que agrupa a al mayoría de los maestros del sector público en Santa Fe, decidió en asamblea que quiere protestar sin concurrir a clases. Pero la decisión está supeditada a lo que resuelva la confederación madre, Ctera (Confederación de Trabajadores de la Educación de la República). Allí irán con su propuesta, junto a colegas de todo el país.

Uno de los ejes de preocupación del sindicato local es la reforma previsional que impulsa Cambiemos. “Tenemos una gran cantidad de compañeros docentes que están jubilados por el Ansés. El gobierno pone en discusión la ley 26.417. Esa ley establece un aumento dos veces al año con un criterio por encima de la inflación, es un promedio de un 30 por ciento anual desde el 2008 en adelante. Modificar esta fórmula con la propuesta que está haciendo el gobierno nacional se estaría perdiendo año tras año poder adquisitivo”, puso como ejemplo el secretario Adjunto de Amsafé, José Testoni.