Edición Impresa, Policiales

Unifican causas contra los hijos del verdulero

Dos de los detenidos declararán ante la jueza María Luisa Pérez Vara, que investiga un crimen en Zavalla.

A partir de hoy, el caso por el cual se investigan los homicidios de al menos tres adultos mayores quedó en manos del Juzgado de Instrucción 5ª, a cargo de María Luisa Pérez Vara. Anteayer, los tres hermanos S. habían sido imputados de homicidio agravado por encubrir otro delito, por lo que podrían ser condenados a cadena perpetua. Hoy está previsto que sean indagados por la jueza, al igual que una joven que trabajaba en la verdulería del padre de los arrestados, quien podría quedar vinculada a uno de los crímenes.

Los hermanos Martín, Federico y Cristian S., arrestados el sábado pasado durante varios allanamientos realizados en viviendas de barrio Parque, siguen tras las rejas, pese a que anteayer dos de ellos negaron su participación en uno de los homicidios por los que fueron arrestados (el asesinato de Susana García de Giménez).

Desde hoy es la jueza Pérez Vara quien queda a cargo de la investigación, ya que en la vivienda de uno de los hermanos fueron hallados algunos de los elementos que pertenecían a José Ramón Savini, de 74 años, quien fuera asesinado el 12 de mayo en su casa, ubicada en la localidad de Zavalla; elementos entre los que se encontraba un acordeón y un centro musical, que fueron reconocidos en sede judicial por familiares de Savini, confiaron fuentes del caso.

La magistrada les tomará declaración a los hermanos Federico y Cristian entre hoy y mañana, y también a Natalia, una empleada de la verdulería del padre de los imputados, quien habría sido la persona que “contactó” a los hermanos con Savini, agregaron las fuentes.

Por el momento los hermanos están siendo investigados por los homicidios de Savini y García de Giménez, pero no se descarta que, a medida que la causa avance, queden involucrados en otros crímenes contra ancianos registrados entre enero de 2009 y febrero de este año en barrio Parque.

El primero ocurrió el 20 de enero de 2009, en una vivienda de pasaje Coffin 3066, donde fue asesinada María Inés Gómez, de 78 años; y el otro es el de Concepción Lavore, de 73, que fue hallada con una bolsa de plástico en la cabeza en su vivienda de Suipacha 2124 el 19 de febrero de este año.

Pero además se investigan otros dos homicidios: uno registrado el miércoles de la semana pasada en Viamonte 1520, donde fue asesinada Olga Osello, de 88 años, con cinco heridas de arma blanca en el pecho y en el cuello, y otro del 8 de enero de este año en Moreno al 2100, donde Alfredo Ciro Nasurdi, de 78 años, recibió una docena de puñaladas y murió en la puerta de su casa, mientras esperaba la llegada de una ambulancia, ambos en el ex barrio Abasto, unas 15 cuadras al este de barrio Parque, pero bajo la misma jurisdicción policial.

Los hermanos fueron arrestados en la tarde del sábado pasado, en el marco de varios allanamientos simultáneos ordenados por el juez Juan Andrés Donnola, en el marco de la investigación por el crimen de Susana García de Giménez. Uno de los operativos se registró en pasaje Coffin al 3000, donde la Policía halló varios elementos que pertenecían a Susana y otros que desaparecieron de la casa de un hombre que vivía solo en un coqueto chalet de Zavalla.

Los allanamientos que derivaron en las detenciones de los hermanos primero causaron sorpresa entre los vecinos del barrio, ya que conocen a los hombres, de entre 22 y 33 años, de toda la vida, al igual que a su padre, dueño de la verdulería de avenida Francia y Riobamba. Pero dos días más tarde la sorpresa mutó en indignación, y varios residentes de la zona y familiares de víctimas  –entre ellos los hijos de García de Giménez– pidieron que se vayan del barrio.

Comentarios