Edición Impresa, El Hincha

Una tarde perfecta

La competencia tuvo un final apasionante con un mano a mano entre el azurro y el alemán Studzinski.

maraton

Daniel Domínguez

Fue una tarde perfecta. Porque la gente acompañó, porque hubo una gran organización y porque el final fue de película. La décimosexta edición de la maratón náutica Ciudad de Rosario quedará entre las mejores de la historia y el italiano Simone Ercoli será recordado como su vencedor.

Puntualmente a las 15.30 todos los nadadores comenzaron en el extremo sur.  Vuelta a vuelta fueron cambiando los líderes y las exigencias del río Paraná se hicieron sentir a medida que avanzó la carrera. Los argentinos Damián Blaum y Gabriel Villagoiz se acomodaron en el pelotón de punta apenas comenzada la carrera. Incluso Villagoiz punteó hasta dos vueltas del final (fueron seis).

 A medida que el final se aproximaba, el cansancio, el calor agobiante y la parte psicológica jugaron su papel. Muchos participantes abandonaron por problemas físicos y otros porque se quedaron si fuerzas como la brasileña Mariana Mello que salió del agua llorando por no cumplir el objetivo.

 Con la presencia de uno de los organizadores, Cristian Fredes y con la atenta mirada del secretario de deportes de la Municipalidad, Rolando dal Lago, los últimos treinta metros fueron codo a codo y con cambios continuos. Cuando se  corría la quinta etapa, el alemán Alexander Studzinzki lideraba las posiciones, seguido por Simone Ercoli y Andrea Volpidi, ambos de Italia. En damas entraron en la recta final la española Ester Núñez  y las argentinas Cecilia Biagone y Antonella Bogarín.

 La gente se iba agolpando en la llegada y el final fue no apto para cardíacos, en los últimos diez metros Ercoli y Studzinzki fueron brazo a brazo y fue el italiano que por una secuencia de brazada tocó primero la llegada. Ni él lo podía creer, ya que la primera reacción fue de desencanto. Ercoli entonces se quedó con la prueba de caballeros, segundo fue Studzinzki y tercero fue el francés Bertrand Venturi. Baum fue el primer argentino en llegar, pero mucho después que los ganadores.

 En damas tampoco faltó la emoción, la cordobesa Cecilia Biagone se quedó con la carrera, seguida a segundos por la santafesina Antonella Bogarín y la española Núñez, que fue tercera.

 La familia de Bogarín estuvo bien cerca de ella, tanto que en el último spring fueron corriendo al lado de los límites predeterminados por la organización.

 Los ganadores de ambas pruebas se quedaron con 10 mil dólares en premios. Luego de la premiación, llegó el turno de los reconocimientos de los nadadores. donde las sonrisas se apoderaron de todos. Por último, Fredes dejó la invitación para una nueva competencia: el 31 se correrá la Santa Fe-Coronda.

Comentarios