Policiales

Empalme Graneros

Una pelea en la puerta de una fiesta terminó con un muerto

El hecho tuvo lugar en marzo de 2015. Esta semana empezó el juicio contra dos hombres. Un tío y un sobrino acusados de matar a un pibe de 25 años que empezó un disturbio en la puerta de un cumpleaños de 15.


El cumpleaños de 15 de Camila se festejaba, el 1° de marzo de 2015, en una casa de Garzón al 1000 bis.

La semana pasada empezó un juicio contra dos hombres por el crimen de Carlos Gastón Villa. El hecho tuvo lugar en una fiesta de 15 cuando la víctima mantuvo una reyerta en la puerta del lugar dónde se desarrollaba el evento e hirió a uno de los imputados, tras la cual su tío le disparó, según la acusación. El fiscal Adrián Spelta pidió para el mayor de ellos una condena de 18 años por homicidio agravado por el uso de arma de fuego y portación de arma mientras que para su sobrino, a quien acusó de entregarle el arma homicida, la pena de 14 años de cárcel. El juicio es presidido por los jueces Gonzalo López Quintana, Gustavo Pérez Urrechu y Román Lanzon.

El cumpleaños de 15 de Camila se festejaba, el 1° de marzo de 2015, en una casa de Garzón al 1000 bis. A la fiesta estaban invitados Oscar Alberto Acosta de 44 años y Luis Carlos Acosta, alias Carrizo, de 22. Cerca de las 3 llegó al evento Carlos Gastón Villa de 25 años, el muchacho no estaba invitado y en la puerta inició una discusión con Carrizo. Hubo golpes. Los invitados que vieron la pelea y le avisaron a familiares de Carrizo.

Para la Fiscalía, tras la intromisión de la familia Luis Acosta le pasó un arma a su tío Oscar y éste le disparó a Villa mientras lo seguían golpeado. La víctima fue trasladada al hospital Eva Perón dónde falleció algunos días después.

La defensora oficial de Carrizo es Graciela San Miguel, quien pidió la absolución del muchacho. Dijo que su cliente se encuentra en ésta posición por una mala jugada del destino. Describió a las víctima, conocida como Gastoncito, era un muchacho pendenciero,  problemático, un generador de disturbios cuando se alcoholizaba y eso fue lo que precisamente fue a hacer a la puerta de la casa dónde se festejaba el cumpleaños.

Aseguró que su defendido, como lo conocía trató de calmarlo pero lejos de ello terminaron a las trompadas y Gastón lo hirió con un arma de fuego en el brazo. Los invitados avisaron a su familia. Su madre y su novia salieron a auxiliarlo y lo llevaron a su casa para curarlo pero como no paraba de sangrar llamaron a un remis. La defensora dijo que mientras esperaban escucharon disparos y cuando fueron a ver, Gastón estaba tirado en el piso. En eso llegó el remis y como Luis Acosta seguía sangrando lo llevaron al hospital. Ahora lo acusan de haber proveído el arma homicida. Aseguró que de no haber muerto Gastón Villa hoy estaría sentado en el banquillo de los acusados por tentativa de homicidio contra su defendido.

Mientras que Darío Pangrazzi , el defensor oficial de Oscar Acosta, aseguro que los hechos no son complejos desde el punto de vista probatorio, lo que hay son distintas visiones sobre un mismo suceso. Dijo que la Fiscalía no va a poder demostrar que Acosta disparó o portó un arma. Contó que Oscar estaba en la fiesta de su nuera cuando hubo una discusión afuera. Le avisaron que habían herido a su sobrino y lo acompañó hasta su casa. Aseguró que tras la muerte de Villa, el hombre debió dejar su domicilio, el barrio e incluso la ciudad gracias a las amenazas que recibió y pidió la absolución.

Ahora será el turno de producir la prueba ofrecida y demostrar la teoría que cada parte sostiene en el caso.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios