Edición Impresa, Policiales

Gatillo fácil

Una obra de teatro para poder representar la muerte

Se realizó frente a las escalinatas de Tribunales donde los actores recrearon el asesinato de Jonatan Herrera.


Con una fuerte intervención teatral, en el ingreso a Tribunales, los familiares de Jonatan Herrera esperaron el primer día del juicio oral contra cinco uniformados acusados de participar en la balacera que terminó con la vida Jonatan Herrera cuando lavaba su auto en la vereda de su casa ubicada en barrio Tablada. El reclamo de justicia y un cántico alusivo a los responsables del crimen resonó frente al edificio por calle Balcarce. Ya en el recinto, el juicio dilató su inicio y se circunscribió a cuestiones previas vinculadas a la unificación de personería de las querellas e incorporación de prueba. Tras un cuarto intermedio los jueces Carlos Curto, Rodolfo Svala y Juan José Alarcón dispusieron  un cuarto intermedio hasta el lunes para resolver el planteo. Y derivaron para la próxima semana los alegatos de apertura.

Julieta, hermana de Herrera, fue la encargada de ponerle voz a la representación teatral que tuvo lugar frente a las escalinatas de Tribunales. Cinco chicos, familiares de Jonatan, fueron mostrando quién era la víctima. Contaron que Jonatan trabajaba y con su primer sueldo se compró la camiseta de fútbol del club de sus amores, River Plate. Tras ello apareció un segundo Jonatan que estudiaba porque quería ser oficial mecánico. El tercer joven representó lo mucho que le gustaba la música electrónica y el reguetón. El cuarto muchacho mostró su lado paternal, ya que la víctima tenía un hijo de meses. También se representó al Jonatan creyente y al que cuidaba mucho de su cuerpo y de su estética. Lo describieron como un chico compañero, siempre de buen humor hasta ese 4 de enero de 2015 cuando, aseguraron, “lo mató la Policía”.

En un momento irrumpió en escena el presunto ladrón de una juguetería cercana, al que venía corriendo la Policía. Los uniformados se multiplicaron. Había de la PAT y del Comando Radioeléctrico. Hubo gritos y disparos, muchos disparos representados por el repiquetear de redoblantes del grupo Tocolobombo. Y luego silencio. Después se escucharon las corridas y los agentes arrastraron a la víctima. Todos los Jonatan representados en la obra fueron apilados. Luego, uno de ellos quedó tendido frente a la mirada de tres personajes: un hombre de traje, la Justicia con un ojo vendado, y un hombre vestido de policía.

Gritos, insultos. Hasta que aparece en escena una mujer policía rubia que da órdenes, juntan las vainas y los familiares de Jonatan detrás de una bandera con su imagen caminaron entonando un cántico: “Yo sabía, yo sabía, a Jonatan Herrera lo mató la Policía”. Finalmente, quien representó a la Justicia tomó un arma en sus manos y, ayudada por los otros dos personajes que tenía a su lado, apuntó y disparó nuevamente contra la víctima.

Tras la finalización de la teatralización, Julieta fue a levantar a quien representó a su hermano muerto, con quien se fundió en un abrazo lleno de lágrimas. La chica sostuvo que es un día fuerte y agradeció el acompañamiento de diferentes organizaciones y de familiares de víctimas de violencia institucional. Por su parte María Elena, madre de Jonatan, sostuvo que es un día importantísimo porque se va a empezar a descubrir la realidad, que Jonatan fue acribillado por dos fuerzas policiales. Dijo que 5 imputados se sientan en el banquillo pero tiene la esperanza que se sienten otros “porque fueron muchos más” y agradeció a sus actuales representantes. Por su parte, la abogada querellante Analía Abreu afirmó que tuvieron muchas trabas, pero tenían un objetivo claro, que es saber lo que pasó con Jonatan. Afirmó que esperan una condena pero también determinar la responsabilidad estatal.

Cuestiones previas

Quince minutos después de la hora señalada se inició el juicio oral. Los imputados Ramiro Rosales –acompañado por el defensor oficial Mariano Buffarini–, Luis Sosa, Francisco Rodríguez y Alejandro Gálvez –cuya defensora es Sara Marcos– y Gladys Galíndez, representada por Patricia Guzmán, se ubicaron en el recinto. Por la Fiscalía estuvieron Adrián Spelta y Miguel Moreno. Las querellas estaban representadas por Analía Abreu y Salvador Vera en el caso de María Elena Herrera, madre de la víctima, y José Nanni y Gustavo Feldman por Sabrina Geissler, madre del hijo de Herrera.

El primer acto procesal del debate fue el plateo de  “cuestiones previas”. Las mismas giraron en torno a la existencia de dos querellas y a la incorporación de prueba. Buffarini solicitó los testimonios de los dos médicos que trataron a la víctima durante las 2 horas que sobrevivió y Guzmán requirió la declaración de un especialista en armas.

En cuanto a la unificación de la personería de ambas querellas ordenada durante la instrucción penal preparatoria, Feldman sostuvo que la Cámara Penal aplicó un criterio errado, marcó que lo resuelto no puede involucrar el juicio. Concluyó que si cada imputado tiene dos abogados, que ese criterio también se aplique a la querella que estuvo presente en el 95 por ciento del proceso. Abreu adhirió y aclaró que existe un recurso de queja en trámite en la Corte Suprema de Justicia por esta cuestión. Planteo que derivó en oposiciones de Marcos, Buffarini y la Fiscalía. Tras un intervalo de 45 minutos el tribunal dispuso un cuarto intermedio hasta el lunes donde dará a conocer la decisión y tendrán lugar los alegatos de apertura.

Comentarios