Edición Impresa, País

Una Navidad con pescado podrido en Bahía Blanca

Enfrentamiento entre pescadores y uniformados dejó decenas de heridos y medio centenar de detenidos.

Seis pescadores artesanales, entre ellos el presidente de la Cámara que los agrupa, continuaban anoche detenidos tras los incidentes ocurridos ayer durante una protesta en la zona portuaria de Ingeniero White, en tanto que otras 45 personas demoradas recuperaron su libertad. Así lo informaron fuentes de la Prefectura Naval Argentina (PNA), al tiempo que indicaron que 16 integrantes de esa fuerza resultaron con golpes en los choques con los manifestantes, como así también fueron lesionados cuatro policías bonaerenses.

Todo comenzó anteayer pasadas las 13.30 cuando los pescadores artesanales de Ingeniero White, quienes mantienen una protesta desde hace más de doce días, se enfrentaron con efectivos de la Prefectura y de la Policía Bonaerense que se encontraban apostados en inmediaciones del Consorcio de Gestión del Puerto local. Los trabajadores reclaman indemnizaciones y reconversión de su tarea porque sostienen que la ría está contaminada, y que lo poco que sobrevivió no es apto para el consumo.

En ese marco, la Nochebuena no fue de paz. Prefectura informó que más de diez efectivos resultaron lesionados cuando los pescadores volvieron al piquete.

En un momento del enfrentamiento, los trabajadores intentaron refugiarse en una iglesia: contra toda presunción, efectivos policiales entraron a palazo limpio e incluso un cura resultó agredido. “Nos molieron a palos”, dijo el titular de la Cámara de Pescadores Artesanales, Pedro Santos. De hecho, Prefectura pidió ayuda a la Bonaerense y fueron 23 móviles y unos 120 efectivos. “También actuó el grupo Albatros”, admitió Prefectura.

Tras los hechos, la fuerza de costas alegó que se habían encontrado armas dentro del puerto, y que en los hechos se vieron involucradas personas que no serían pescadores y que querían atentar contra el Consorcio del Puerto. Como sea, muchos trabajadores terminaron con sangre y balazos de goma, e incluso hospitalizados. La Policía detuvo a 51 mayores y siete menores. Según Prefectura, “permanece demorado el presidente de la Cámara de Pescadores Artesanales, Pedro Santo, y otras cinco personas”. Otras 45, entre ellas seis menores, recuperaron su libertad. En los incidentes, que se extendieron desde el puerto hasta las calles de Ingeniero White, varios vehículos resultaron afectados, y también se registró rotura de puertas, vidrios e inmobiliario de empresas y las oficinas del Consorcio de Gestión quedaron “destrozadas”.

Comentarios