Ciudad

Por el receso de verano

Una mujer teme por su vida y espera que la reciba un fiscal

Laura M. denunció que su ex pareja la amenazó de muerte y recién podrá declarar este jueves cuando se levante la feria judicial.


La mujer espera reunirse con la fiscal de la oficina de Violencia de Género de la Fiscalía, Luciana Vallarella. Foto: Juan José García

Laura M. denunció el viernes pasado a su ex pareja después que amenazara con matarla. Lo hizo delante de un policía quien la acompañó hasta la casa del hombre porque no le dejaba ver a sus hijas. Laura dijo que la denuncia no llegó a Fiscalía donde le pidieron que esperara hasta febrero cuando los fiscales volverían de vacaciones. La mujer denunció la situación y dijo que se siente desprotegida. Hasta el martes el Ministerio Público de la Acusación no había recibido la denuncia y los voceros no supieron confirmar si había llegado este miércoles. Informaron que el martes a la noche iniciaron rondas policiales en el barrio después que la mujer declarara ante personal de la Oficina de Violencia de Género de la Fiscalía. Laura confirmó la presencia policial y negó que le tomaran declaración. Dijo que charló con una secretaria quien le dio un turno para que este jueves, 1° de febrero, se reúna con la fiscal Luciana Vallarella, de la oficina de Violencia de Género perteneciente a la Unidad de Delitos Sexuales, cuando se reincorpore a sus funciones.

“Me siento desprotegida. Recorrí todos los pasillos y no me dieron respuesta. Fui con la copia de la denuncia que hice en la comisaría y me dijeron que no hay ningún fiscal que atienda la causa, porque están de vacaciones”, contó Laura.

Ayer se cumplió una semana desde que Laura dejó de ver y hablar con sus hijas de 6 y 11 años. El miércoles pasado a la mañana, el padre de las chicas las buscó y llevó a su casa en Funes. Debía regresarlas al día siguiente. Cuando Laura le consultó el horario, el hombre le exigió que las buscara. Aconsejada por su abogado, Laura se negó a hacerlo para respetar el régimen de visitas que mantiene desde hace más de dos años con su ex pareja. El viernes Laura pidió una restitución. Al hacerlo se enteró que su ex pareja le había interpuesto una restricción de acercamiento por tiempo indefinido. Fue a visitarlo con un policía y el hombre la amenazó.

“Me dicen que no tiene antecedentes. ¿Quién nos asegura que alguien sin antecedentes no puede matar? Me amenazó delante de la policía. No le estamos dando la importancia que merece. La intervención tiene que ser antes”, opinó.

Laura no tuvo novedades de sus hijas. Sólo se enteró que el martes la más chica tenía el cumpleaños de su mejor amiga y el padre no la llevó. La causa llegó al juzgado N° 3 en turno y  pasará al N° 7, a cargo de la jueza Gabriela Topino. Por las amenazas, declarará ante la fiscal Luciana Vallarella, de la oficina de Violencia de Género perteneciente a la Unidad de Delitos Sexuales.

Laura adelantó que el próximo lunes concentrará en la puerta de Tribunales Provinciales para extender el reclamo a todas las mujeres que estén en una situación similar. “Hoy me pasa a mí pero le puede pasar a cualquiera. Si puedo ayudar a otras mujeres que transitan esta situación me corresponde hacerlo. Será un legado para mis hijas”, concluyó.

Desde la Defensoría del Pueblo negaron que haya un registro de la denuncia en su sede, pero dijeron que están a disposición para ayudarla.

La mujer dijo que charló con una secretaria quien le dio un turno para que mañana, 1° de febrero, se reúna con la fiscal Luciana Vallarella, de la oficina de Violencia de Género perteneciente a la Unidad de Delitos Sexuales, cuando se reincorpore a sus funciones.

Si te gustó esta nota, compartila