Ciudad, Policiales

Doloroso reclamo

Una mujer se encadenó en Tribunales y pide por Justicia por la muerte de su hijo

El joven falleció a mediados de enero de 2016 tras agonizar cuatro días en el Heca. Habría sido embestido por un conductor que violó la prisión domiciliaria por otro hecho.


Una mujer se encadenó este miércoles en la puerta de los Tribunales provinciales para pedir por el esclarecimiento de la muerte de su hijo durante un accidente de tránsito ocurrido hace un año y medio atrás. El choque en el que resultó gravemente herido David Peralta se produjo en Crespo y bulevar Seguí el 9 de enero de 2016 cuando la víctima fatal se desplazaba en moto y habría sido embestido por un Reault 12 conducido por un hombre que cumplía prisión domiciliaria por otro delito y, al momento del impacto, había violado la orden judicial.

A causa de las lesiones sufridas, el muchacho murió en el Hospital de Emergencia Clemente Álvarez (Heca) tras agonizar cuatro días.

“De acá no nos vamos a mover hasta que el fiscal (Walter) Jurado nos atienda y nos diga por qué el que mató a mi hijo no está imputado todavía y además tiene salidas transitorias”, dijo Liliana Pavón, madre del muchacho fallecido.

Desconsolada y acompañada por su hija y otros familiares, la mujer confesó a El Ciudadano que tiene miedo de que el fiscal a cargo de la investigación “

archive la causa” y aseguró que el hecho fatal “fue hace un año y cinco meses y todavía no lo imputaron”.

“La última vez que nos atendió (Jurado) fue hace dos meses y dijo que tenía todas las pruebas pero que no iba a hablar más como nosotros y nos dio a entender que la culpa la tuvo mi hijo”, contó Pavón.

Ante las miradas de las cientos de personas que durante la mañana transitan por la puerta de entrada del Palacio de Justicia, ubicado en Balcarce y Pellegrini, Liliana se mostró desolada. Sin embargo, el dolor no la acobardó y agregó: “Quiero saber también por qué el juez (Alejandro) Negroni y la fiscal (Marisol) Fabbro le dieron las salidas transitorias al que mató a mi hijo que este mes ya tiene cuatro permisos”.

“David hacía la vida de un chico normal, trabajaba con el papá en una verdulería, tenía novia, nunca tuvo antecedentes y jamás cayó en una comisaría ¿Todo para qué?, ¿para que un asesino me lo mate y me deje tirado como si fuera un perro y que encima salga en libertad?, dijo entre llantos la madre de la víctima.

Comentarios