Edición Impresa, Política, Últimas

Una mesa como reaseguro

El presidente de Federación Agraria, Eduardo Buzzi, ratificó su alianza con las otras patronales del agro. “Ni mamados nos vamos de la mesa de enlace”, sostuvo, y defendió la unidad ante posible “agresión”.

El presidente de la Federación Agraria Argentina (FAA), Eduardo Buzzi, ratificó ayer la alianza de esa entidad con la mesa de enlace, al tiempo que defendió la autonomía de los federados para “gestionar soluciones” ante el gobierno para los chacareros. “Ni mamados nos vamos de la mesa de enlace, ni que desayunemos con ginebra; nosotros tenemos que mantenernos en la mesa de enlace como reaseguro ante una agresión”, dijo Buzzi al encabezar en Rosario la inauguración del Congreso Extraordinario de la FAA, con miras al centenario de la entidad en agosto del año que viene.

Si bien se había anunciado la presencia del titular de Proyecto Sur, Fernando Pino Solanas, del precandidato presidencial de la UCR Ricardo Alfonsín y del senador cordobés Luis Juez, sólo el gobernador Hermes Binner, el intendente Miguel Lifschitz y el ministro de Gobierno y precandidato a gobernador, Antonio Bonfatti, participaron de la inauguración del congreso, que se extenderá hasta hoy. También estuvo el presidente de Agricultores Federados Argentinos (AFA), Carlos Trevisi; el vicepresidente de la FAA, Omar Barchetta, y el intendente de Rafaela y precandidato a gobernador, Omar Perotti.

“Ayer (por anteayer) tuvimos una reunión de nuestro Consejo Directivo y la abrumadora mayoría opina que la Federación Agraria debe mantenerse en la mesa de enlace, debe continuar trabajando en aquello donde podamos coincidir, principalmente como reaseguro”, explicó Buzzi. Para el titular de la FAA, “si hay una agresión, la mesa de enlace debe cumplir esa función, y después debemos tener autonomía para ir a tratar nuestros problemas”.

Buzzi abundó sobre ese doble juego de la entidad: “Nosotros vamos a hablar con el ministro (de Agricultura, Julián Domínguez) sin ningún tipo de pudor, para eso no hay que ir a pedirle permiso a la mesa de enlace”. Como ejemplo, dijo que “si los gauchos de 30 hectáreas de papas o de naranjas tienen que poner las condiciones que pide el Ministerio de Trabajo, decimos bueno: «ver cómo nos ayudan para que ese empleador pequeño pueda darle al campamento de 20 ó 30 trabajadores las condiciones necesarias»”.

En cuanto al proyecto oficial sobre extranjerización de la tierra, el dirigente dijo que conoce “algunos títulos que han trascendido” y que “Domínguez mencionó que eso está en manos de la presidenta (Cristina Fernández), pero no conocemos los detalles”.

Con relación al congreso extraordinario para celebrar los 100 años de la Federación Agraria, fundada el 15 de agosto de 1912, Buzzi dijo que la entidad busca “retomar lo que fue el Grito de Alcorta” al que calificó como “una tarea inconclusa”.

“A lo largo de estos cien años hubo avances en materia de legislación agropecuaria, de transformaciones, gringos que en la más extrema pobreza hace cien años pudieron dar pasos para tener el acceso a la tierra”, recordó. “El ideal de Alcorta es la mejora de las condiciones de vida y el acceso a la tierra”, subrayó Buzzi, para señalar que “después vinieron los golpes militares, el del año 30, el del 55, el del 66 y el del 76, y en esos tiempos retrocedimos”. Mientras, “los sectores oligárquicos pusieron los ministros, los funcionarios, colaboraron con esos procesos, los chacareros nos vimos en muchos casos arrinconados”, remató.

Comentarios