El Hincha Mundial, Rusia 2018

Los hinchas siempre están

Una marea celeste y blanca copó Moscú

Los hinchas argentinos enfundados en sus camisetas colmaron el estadio del Spartak Moscú, en donde los dirigidos por Jorge Sampaoli enfrentaron a Islandia.


Como una peregrinación a un lugar sagrado, así desfilaron hoy los hinchas argentinos enfundados en sus camisetas celeste y blanca para acercarse al estadio del Spartak Moscú, en donde los dirigidos por Jorge Sampaoli enfrentaron a Islandia. La ilusión fue enorme en la previa, mientras que tras el pitazo final del árbitro la bronca y desazón por el empate se adueñó de cada uno de los simpatizantes albicelestes.

El metro de Moscú fue copado por los argentinos que desde todos lados se sumaron a la línea violeta para así llegar a la estación “Spartak”, casi a los pies del estadio con capacidad para 50.000 personas.

El nombre de Messi en las camisetas fue el denominador común en la mayoría de los argentinos, pero también en los simpatizantes de otros países, sobre todo asiáticos, que se acercaron a alentar a los sudamericanos.

“Olé, olé… cada día te quiero más”, fue el cántico más escuchado y retumbó en los túneles del metro de Moscú, donde los pasajeros locales no hacían otra cosa que filmar a esa locura argentina por el fútbol y la selección.

Familias enteras, niños, grupos de amigos, padres e hijos se dieron cita en el también conocido como Spartak Stadium para ver a Messi, a Sergio Agüero, a Ángel Di María.

Incluso, muchos de ellos confraternizaron con los hinchas islandeses, muy inferiores en número a los argentinos, que coparon las adyacencias del estadio con banderas, ruido y todo el color albiceleste.

Pero más allá de cantar en favor de la Selección argentina y de Messi en particular, los hinchas recordaron a Brasil y a Inglaterra, con cánticos que hicieron retrotraer el tiempo al 2014 con el “…decime que se siente…”.

En gran parte del estadio del Spartak el color predominante fue el celeste y el blanco, y en los codos todo fue color azul de parte de los islandeses.

En un momento los hinchas argentinos cantaron “movete Argentina, movete…” para tratar de estimular al equipo, ante el 11 a 1 que planteaban los europeos. .

Como siempre, los hinchas argentinos se hicieron notar en cada sector del estadio y en las afueras del mismo, tanto sea con la cara pintada, la camiseta o cualquier cosa que llame la atención.

También cantaron por Maradona -ubicado en uno de los palcos- y las épocas de gloria del “diez” en el equipo nacional, y mientras apoyaron a la Argentina, cientos de simpatizantes asiáticos sacaron fotos, siempre con la camiseta de Messi como estandarte.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios