Edición Impresa, Espectáculos

Una luna con los grandes

Peteco Carabajal y Guarany brillaron en la plaza.

Peteco y Demi Carabajal, en una noche que sumó 9 mil espectadores.
Peteco y Demi Carabajal, en una noche que sumó 9 mil espectadores.

Peteco Carabajal, el regreso de Horacio Guarany, la cantante peruana Eva Ayllon, el Chango Spasiuk y los tributos a María Elena Walsh y Hugo Díaz, más La Juntada, fueron los destacados de la Séptima Luna del cincuentenario del Festival Mayor de Folclore de Cosquín.

Alrededor de 9 mil personas presenciaron el martes el inicio de la fiesta con el legendario Ballet Brandsen, dirigido por Mabel Pimentel y Oscar Murillo, en el “Himno a Cosquín”,  y seguidamente Peteco Carabajal se adueñó del escenario Atahualpa Yupanqui para cumplir con el ritual y el embrujo de la chacarera santiagueña.

De esa forma y con un gran clima en la plaza, Peteco fue entonando al mando de su banda piezas como “Aldea”, “Padre de mi corazón”, “Perdón”, “Mediterráneo” y “Vida”. El final llegó con la banda sonando a pleno con clásicos de su carrera del estilo de “La estrella azul” y “Digo la mazamorra”.

Otro momento fuerte fue el regreso a Cosquín de Horacio Guarany, recibido con aplausos por su gente y después de un diálogo sobre por qué nunca se había ido de Cosquín, desplegó clásicos de su carrera como “Caballo que no galopa”, “Aroma de mandarinas”, “A Don Santiago Ayala”, “Luna de Tartagal”, se puso romántico con “Cuando ya nadie te nombre” y testimonial con “Si se calla el cantor” y “Coplas del prisionero”.

Comentarios