Edición Impresa, Mundo

Una lluvia de fuego sobre Trípoli

La capital sufre descarga aérea y misilística. EE.UU. y aliados dicen que controlan el espacio aéreo y Bengasi. Leales ocuparon la rebelde Misurata.

Cuerpos de soldados leales a Gaddafi.

La intervención militar extranjera en Libia encabezada por EE.UU., Francia y Gran Bretaña continuó ayer con sus ataques sobre el país norafricano con un intenso fuego de aviación y misiles sobre el centro de la capital, Trípoli. En el bastión rebelde de Bengasi, las fuerzas internacionales aliadas dijeron haber conseguido detener la ofensiva de las tropas leales a Muamar Gaddafi, pero el Ejército del líder libio avanzó y ocupó Misurata, que estaba bajo control rebelde, según testimonios recogidos por la agencia Al Yazira.

Los bombardeos de la coalición, en el marco de la operación Odisea al Amanecer contra objetivos de Gaddafi dejaron hasta ayer más de 90 muertos según algunas agencias internacionales, como la AFP. Por su lado, el líder libio repartió armas entre más de un millón de personas y aseguró que no podrán derrotarlo y que habrá una “larga guerra”.

El máximo responsable militar estadounidense, almirante Mike Mullen, en tanto, informó en Washington que el operativo “ya estableció una zona de exclusión aérea” sobre Libia y logró detener la ofensiva de Gaddafi sobre Bengasi, la capital rebelde.

Así lo declaró a la cadena de noticias norteamericana CNN, Mullen, quien precisó que los ataques lograron destruir la mayor parte de la defensa antiaérea libia.

Mullen, dijo desconocer informaciones sobre víctimas civiles por el operativo y explicó que sus fuerzas eligen “objetivos con mucho cuidado”, según la agencia de noticias DPA. Es que la propia Liga Árabe cuestionó el alcance de los ataques a la población civil (ver aparte).

En la misma línea que Mullen, el ministro de Defensa británico, Liam Fox, calificó como “muy exitosa” la operación militar en Libia y tildó de “propaganda” las informaciones sobre decenas de civiles muertos durante los ataques a Trípoli.

“Es precisamente lo que pensaba que diría el régimen (de Gaddafi)” apuntó Fox, quien agregó que los ataques se llevaron a cabo con armas muy precisas, “construidas para minimizar víctimas civiles o daños colaterales”.

Por su lado, las tropas del coronel libio, ocuparon el centro de Misurata, bajo control rebelde, según informó Abdelbasset Abou Merzouk, portavoz de los jóvenes de la revolución del 17 de febrero, a la cadena árabe Al Yazira.

Según Merzouk fuerzas gaddafistas lanzaron obuses de gran calibre para cubrir la incursión de los blindados y destruyeron depósitos de combustible y una central eléctrica en la ciudad a mitad de camino entre Trípoli y Sirte.

Desde anteayer por la tarde, aviones franceses protagonizan el operativo militar en los alrededores de Bengasi, la segunda ciudad del país y bastión rebelde.

Estos ataques dejaron al menos 14 muertos sólo en la carretera que va de Bengasi a la estratégica y cercana ciudad de Ajdabiya; donde docenas de vehículos militares de las fuerzas leales a Gaddafi quedaron calcinados y despedazados, según la agencia de noticias Europa Press.

Luego de esta embestida en Bengasi, aviones y barcos estadounidenses y británicos lanzaron más de un centenar de proyectiles sobre objetivos en Trípoli, que Gaddafi intentó repeler con fuego antiaéreo.

El Pentágono informó que aviones F-18 Growlers de la Marina de ese país dieron apoyo electrónico para la guerra en Libia mientras los AV-8B Harriers llevaban a cabo ataques contra las fuerzas terrestres y las defensas aéreas.

La CNN, en tanto, informó que 19 aviones estadounidenses atacaron ayer objetivos libios y la CBS precisó que se habían disparado hasta 40 bombas contra un aeropuerto, informó Europa Press.

Los ataques aliados, no obstante, no mermaron el ánimo de Gaddafi, que repitió su tono desafiante ante las potencias y les advirtió que “no podrán” derrotarlo, en un mensaje emitido por radio a la nación, en el que dijo que el pueblo libio, que está con él, se levantará contra la “alianza de cruzados terroristas”.

“El pueblo libio va a tomar las armas, las bombas, los arsenales. Todo el pueblo libio toma las armas”, anunció el coronel en su discurso de 12 minutos en el que enfatizó que su pueblo está preparado “para una larga guerra”.

Para Gaddafi se trata de ataques absolutamente injustificados perpetrados por quienes el líder libio calificó de “los nuevos nazis”.

Comentarios