Edición Impresa, Política, Últimas

Una Latinoamérica de acero

El sector de la siderurgia exultante: el presidente del Grupo Techint, Paolo Rocca consideró que las oportunidades que se abren en el continente son “enormes” y alentó a aumentar el desarrollo industrial.

El presidente del Grupo  Techint, Paolo Rocca, destacó ayer las “enormes oportunidades” de  desarrollo económico de América latina, por lo que exhortó a los  países de la región a “trabajar en conjunto” sus agendas  industriales para aumentar el consumo de acero por habitante que  actualmente asciende a 100 kilos per cápita.

“Hoy Latinoamérica consume 100 kilos de acero por habitante, igual que China hace 10 años. Ahora el gigante asiático consume  cuatro veces más. La manera de cómo estaremos dentro de diez años dependerá de trabajar en conjunto una agenda industrial”, afirmó.

Rocca, que es el presidente saliente de la World Steel  Association (Asociación Mundial del Acero), inauguró ayer el  Congreso Latinoamericano de Siderurgia Ilafa, en su quincuagésima  primera edición, en el hotel Hilton.

El encuentro se extenderá hasta hoy y cuenta con la  participación de 1.300 ejecutivos de 36 países, pertenecientes a  empresas siderúrgicas, metalúrgica y mineras, que son clientes o conforman la cadena de valor del acero.

“El ingreso per cápita de Latinoamérica es el doble que el de China, pero la región consume menos de la cuarta parte (de acero) que el gigante asiático. El desafío está en desarrollar la industria, la infraestructura y la vivienda” del continente, consideró Daniel Novegil, presidente de la comisión organizadora  del encuentro.

Rocca sostuvo que la economía mundial sale de la peor  recesión de los últimos 70 años, lo que produjo un “cambio estructural” que se basa en tres puntos: el traslado del centro  gravitacional hacia China; el estancamiento de los países  industriales, con graves problemas demográficos de envejecimiento  poblacional y el peso de China sobre el conjunto.

Sobre la magnitud de la economía china dijo que “su peso es  tan grande que su demanda origina volatilidad” en los mercados mundiales.

En relación con América latina remarcó sus “enormes oportunidades” ya que es una región que posee 590 millones de habitantes, sin problemas de envejecimiento poblacional, con recursos naturales y energéticos y con un nivel de deuda externa que “no asusta”.

Dijo que la economía Latinoamérica se enfoca a la exportación de materias primas e importación de productos con valor agregado.

El desafío “está en superar el déficit de infraestructura”, aseguró.

Rocca instó a que Latinoamérica aliente el estudio de carreras vinculadas con la ingeniería y oriente inversiones a la innovación.

Admitió que en Latinoamérica hay una “visión negativa” respecto del impacto ambiental de la industria siderúrgica.

A su turno, el presidente del congreso, André Gerdau Johannpeter, dijo que tras la crisis financiera, la recuperación latinoamericana fue más rápida que en los países desarrollados, pero el problema se da “en la volatilidad de los precios” de la materia prima y el acero.

Otro de los oradores en la jornada inaugural fue el jefe de la ciudad autónoma de Buenos Aires, Mauricio Macri, que destacó la “enorme oportunidad” de la industria argentina con el desarrollo de la infraestructura nacional.

Ejemplificó que actualmente la agroindustria trabaja sobre la mitad de su superficie potencial y la minería desarrolla el 5 por ciento de su potencialidad.

“Se necesita infraestructura en caminos, energía, trenes, puertos, todo lo que representa el consumo de miles de toneladas de  acero”, dijo Macri, quien se mostró entusiasta por los miles de  puestos de trabajo que podrán surgir en la región.

Comentarios