Policiales

Ocurrió en Barrio Cristalería

Una joven y su hija de 3 años fueron atacadas a balazos

La víctima de 22 años terminó internada en el Heca con diez impactos mientras que su pequeña hija fue asistida por un roce en el pie luego de que este miércoles por la noche desconocidos abrieran fuego en la puerta de su casa de Batlle al 4200


“Ya es la segunda vez que tenemos autos de alta gama y nos roban. Hace tres años pasó lo mismo con un Fiat 500, cuando tenía la casa descubierta. Anoche le dieron ocho tiros a mi hija, casi me la matan. La primera vez fui del fiscal, y hasta el día hoy bien, gracias. Nunca me llamó. Y le daban custodia policial a Ardilla y a Joel, personas que me han querido entrar a robar acá”. Con ese mensaje cargado de bronca recibió este jueves María G. a las cámaras de televisión en su casa de barrio Cristalería. Horas antes, su hija Tania R. había sido baleada frente al imponente portón negro de la vivienda por un grupo de personas que –asegura la mujer– quiso robar el vehículo en que se movía la joven.

Según relató la dueña de casa –una remisera–, su hija Tania estaba acompañada de una amiga que fue testigo de la agresión, y de su hijita M., de apenas 3 años, quien resultó herida por un roce de bala en el pie izquierdo. La peor parte se la llevó Tania, quien convalece en el Heca con un cuadro de salud todavía complicado.

El ataque ocurrió este miércoles por la noche frente a una casa de Batlle al 4200, en el extremo norte de Rosario. Según fuentes policiales, un destacamento policial –ubicado en la esquina cuando Batlle se convierte en Villa del Parque y Cullen y Ugarte– fue alertado por María G., quien refirió que habían herido a tiros a su hija Tania.

Tania, de 22 años, ingresó al Hospital Alberdi, pero las graves heridas obligaron a derivarla al Hospital de Emergencias Clemente Álvarez (Heca), donde permanece internada en grave estado aunque estable, según el parte médico.

Allí, quienes la atendieron contaron al menos diez heridas de la cintura para abajo: cuatro en el muslo izquierdo, otras cuatro en el derecho; otro balazo en la pelvis y otro en el muslo izquierdo.

“Tania llegó acá de comprar helado y como no quiso dar la llave la remataron como si fuera un macho”, se quejó María.

A pesar de que la joven herida y su madre sostienen la hipótesis de robo, la versión fue puesta en duda por fuentes policiales. Ocurre que el Fiat Siena que conducía la joven no fue robado, y desde la Fiscalía Regional expresaron que “no hay datos concretos de la motivación” del ataque.

En tanto, un investigador no descartó que el móvil del ataque radique en que tiempo atrás Tania tuvo un “altercado” en la zona sur, lo que pudo haber provocado que los tiratiros la siguieran hasta Cristalería para balearla en las piernas, como si fuese una advertencia mafiosa, describieron voceros relacionados con la investigación.

 

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios