Edición Impresa, Policiales

Brutal femicidio

Una joven fue drogada, violada y asesinada: hay dos detenidos

Sucedió en Mar del Plata. La chica tenía 16 años. La fiscal imputó a los detenidos y no descartó que haya participado un tercero en los abusos.


Una adolescente de 16 años fue drogada, abusada y asesinada por empalamiento en un hecho que ocurrió el sábado pasado y que sus captores intentaron hacer pasar por una sobredosis al momento en que la dejaron en un centro de salud de la ciudad de Mar del Plata. Por el hecho, la Justicia detuvo a un joven de 23 y un hombre de 41, quienes trasladaron el cuerpo de la víctima, recién lavado y vestido, hasta una sala sanitaria de Playa Serena. En una conferencia de prensa, la fiscal alertó a la comunidad educativa de la zona sobre la existencia de personas que merodean colegios para captar víctimas a las que les venden droga.

La fiscal marplatense María Isabel Sánchez confirmó ayer a la prensa que la víctima, identificada como Lucía Pérez, murió a raíz de un “reflejo vagal” tras ser penetrada por al menos uno de los acusados, quien además de violarla, la empaló.

Además, la fiscal alertó a la comunidad educativa de la zona sobre la existencia de personas que merodean colegios para captar víctimas a las que les venden droga.

Brutal femicidio

El hecho, que fue dado a conocer ayer, ocurrió el sábado cuando la chica fue trasladada muerta a la sala sanitaria de Playa Serena por un joven identificado como Matías F., de 23 años, a bordo de una camioneta conducida por Juan Pablo O., de 41, según la causa judicial. La fiscal precisó que el joven contó a los médicos que la adolescente había concurrido a su casa con drogas, que las había consumido sólo ella y que se había descompensado luego de haber mantenido relaciones sexuales consentidas sólo con él. En ese marco, la adolescente fue asistida en la sala por los médicos de guardia y por el subsecretario de Salud municipal, Pablo De La Colina, que circunstancialmente estaba allí. Los médicos practicaron sin éxito las maniobras de reanimación.

Si bien inicialmente el personal de la sala creyó estar ante un caso de sobredosis, con la intervención judicial del caso y la realización de la autopsia, se estableció que la joven había sido víctima de un brutal ataque sexual que le produjo la muerte por empalamiento.

Además, la médica de Policía que realizó la necropsia le confirmó a la fiscal, con el resultado final del estudio forense, que el cuerpo de la víctima había sido lavado y preparado para tratar de borrar pruebas de la violación.

Sánchez comenzó a indagar en el entorno de la víctima y les tomó declaración a dos amigas, una adolescente y la otra mayor de edad, quienes revelaron que los dos varones que la habían llevado a la salita eran “dealers”, por lo que solicitó la detención de ambos.

En un allanamiento en la vivienda del joven se secuestraron elementos que sirven para probar el abuso sexual y el consumo de drogas en el lugar.

De acuerdo a lo reconstruido por la representante del Ministerio Público, Lucía conoció al detenido de 23 años en la escuela a la que asiste, ya que se lo había presentado una amiga. “Aparentemente el viernes él le había vendido un cigarrillo de marihuana y el sábado se encontró con este muchacho, con quien aparentemente había entablado una relación sentimental”, relató la fiscal.

Hipótesis

Una de las hipótesis fue que Lucía visitó la casa del muchacho, donde “le proveyeron cocaína en abundancia, cigarrillos de marihuana y, una vez mermada la voluntad de la niña, fue doblegada su voluntad, se la sometió a un vejamen terrible, ya que fue violada vía vaginal y anal, no sólo con el pene del hombre que lo hizo sino también utilizando un objeto romo, como pudo haber sido un palo de amasar, lo cual motivó que, por reflejo vagal, se produjera la muerte”, describieron los voceros judiciales.

La funcionaria judicial sostuvo que se acreditó que el autor de las violaciones fue el joven de 23 años y que posee indicios para creer que el otro hombre también abusó de ella, y que no descarta que un tercero también haya participo en el hecho. La sospecha en este sentido se basa en que se encontró en la escena del hecho una gran cantidad de preservativos que no pudieron haber sido empleados por una sola persona en tan poco tiempo, lo cual se acreditará con los cotejos de ADN que ordenó.

Sánchez remarcó que tiene probado en esta instancia que los dos detenidos participaron del traslado del cuerpo de la adolescente, luego de “lavarlo y vestirlo perfectamente”.

Además, los pesquisas informaron que ninguno de los detenidos aceptó hacer uso de su derecho a declarar al ser llamados a indagatoria y que ahora aguarda los resultados de diversos estudios y peritajes para resolver su situación procesal.

Durante la conferencia de prensa, la fiscal agregó que la camioneta empleada por los sindicados agresores había sido vista merodeando colegios.

Comentarios