Ciudad, Edición Impresa, Últimas

Una espectacular caravana de bienvenida para el 2011

Binner y Lifschitz encabezaron la comitiva que navegó el río en el barco Ciudad de Rosario.

Más de mil embarcaciones participaron ayer de la tercera edición de la Caravana de los Deseos, una iniciativa que persigue darle la bienvenida al 2011, en el río. Música, parapentes, papelitos y fuegos artificiales fueron parte de esta tradicional fiesta que comandó Miguel Lifschitz y todo su gabinete desde el barco Ciudad de Rosario, cita a la que no faltaron el gobernador Hermes Binner, el ministro de Gobierno Antonio Bonfatti y el secretario de Seguridad, Horacio Ghirardi. Una multitud acompañó la iniciativa desde la costa central, donde pudieron observar el vuelo en parapente de paracaidistas, que con una bandera argentina aterrizaron en la zona de los galpones. Luego, cerca de las 21, se pudieron observar los fuegos artificiales. Los más chicos partían desde las terrazas de edificios céntricos y los más grandes se lanzaron desde los galpones cercanos al Monumento. Es por eso que pudieron verse desde distintos puntos de la ciudad, aunque la vista desde el Paraná fue realmente deslumbrante. Al son de Mariposa Technicolor, de Fito Paéz, el cielo de pobló de luz y color, un clásico rosarino.

La exhibición de paracaidistas fue encabezada por el rosarino Fernando Disipio, el mismo que se lanzó con la bandera argentina en los festejos por el Día de la Bandera, el 20 de junio pasado en el Monumento, a lo que se sumaron acrobacias de wakeboard, que se desarrollaron entre la Estación Fluvial y el Galpón 17 del Parque Nacional a la Bandera. También se puedo apreciar una exhibición del Círculo de Aviación de Rosario, con aeronaves que sobrevolaron por la zona del Monumento y el río Paraná.

Tal como ocurrió en las ediciones anteriores, estuvo presente el “Cofre de los deseos” donde los vecinos dejaron sus mensajes para este año, que fueron lanzados al río con el objetivo de que los pedidos lleguen “a buen puerto” y se cumplan en 2011. El cofre estuvo ubicado en un escenario montado en la zona del Parque Nacional a la Bandera del Galpón 17, adonde la gente acercó sus mensajes durante la última semana de 2010.

Por otra parte, estaba previsto premiar las tres naves, cada una en su categoría (cruceros, veleros y lanchas), que tuvieran la decoración más original, basada en el concepto de los deseos para el año entrante y el color blanco. Es por eso que desde yates hasta botes lucían distintos decorados, muchos de ellos con alusión a Rosario Central, y sólo uno de ellos con los colores de Newell’s. Las embarcaciones, bulliciosas y entusiastas, vivieron una verdadera fiesta. Unas 600 largaron acompañando la caravana y otras 400 aparecieron desde las islas. Para el espectáculo, la Municipalidad debió sortear la falta de combustible que hacía peligrar el desarrollo de la caravana, pero finalmente lograron conseguir nafta, lo que determinó que la fiesta se desarrollara según lo previsto.

Cabe destacar que el desfile náutico fue escoltado por embarcaciones de la Prefectura Naval, que tuvo a cargo el seguimiento, en tanto el barco Ciudad de Rosario en el que se trasladaron autoridades encabezadas por el intendente Miguel Lifschitz, invitados y medios de prensa lideró la caravana.

La llegada del barco Ciudad de Rosario a la costa fue esperada por una multitud de vecinos, que se acrecaban a los funcionarios, aplaudían y se sacaban fotos con ellos.

Desde la Municipalidad destacaron que la organización de la caravana fue posible gracias al aporte y el esfuerzo de clubes de la costa, cámaras de navegación y empresas que suman su colaboración de modo que el municipio no vea afectado recursos económicos.

Cabe recordar que en esta oportunidad se trató de la tercera edición de esta original propuesta, dado que en 2009 no se realizó por la pronunciada bajante del río Paraná.

Comentarios