Edición Impresa, Policiales

Homicidio

Una confesión a medias por pelea con final fatal

La joven de 20 años acusada del crimen de Pamela Spinetti fue imputada ayer de homicidio calificado.


La joven de 20 años acusada del crimen de Pamela Spinetti, apuñalada en la puerta de su casa de zona sur el 16 de julio pasado, fue imputada ayer de homicidio calificado por premeditación de tres o más personas, delito por el que le dictaron prisión preventiva sin plazo, que podrá transitar en su domicilio ya que tiene dos hijas pequeñas a su cargo, una de sólo mes y medio de vida. Brenda P. se entregó a la Policía en la noche del martes y ayer por la mañana declaró en una audiencia pública en los Tribunales provinciales en la que admitió la autoría del hecho, aunque descartó que haya sido premeditado o con la participación de más personas. Al respecto dijo que se acercó a la víctima para arreglar diferencias y que su contrincante la atacó primero y se defendió. Otras tres jóvenes se encuentran detenidas acusadas como partícipes de ese crimen.

El hecho ocurrió la tarde del jueves 16 de julio en la puerta de la casa de Pamela Spinetti, en Coulin al 2000, en la zona sur, donde detuvo la marcha un Volkswagen Cross Fox en el que viajaban varias mujeres. Una de ellas, Brenda, llamó a Pamela por su nombre y descendió del vehículo para emprender una fuerte discusión en la que ambas se trenzaron en lucha y terminó de la peor manera, según la acusación. Un puntazo en la axila hirió de muerte a Pamela, quien falleció cuando era trasladada al hospital por un vecino y delante de su pequeña hija.

La causa fue investigada por la fiscal Marisol Fabbro, quien ordenó la detención del cuarteto de mujeres, tres como partícipes y Brenda como autora material. A excepción de ella, quien se entregó voluntariamente a la Policía el martes pasado, las otras detenciones ocurrieron en distintos episodios. Su hermana, Romina A., de 30 años, fue la primera detenida cuando denunció violentos ataques contra su vivienda y la de Brenda, acribilladas y prendidas fuego, el día siguiente al homicidio. Por esa agresión denunció a familiares de Pamela, que son los mismos que la señalaron como partícipe del crimen.

El 5 de agosto detuvieron a Carolina U., de 27 años y apodada Maga, y Daiana P., de 25 y conocida como Mona. Una cayó en una visita a la cárcel y la otra en la puerta de su casa. Las dos cumplen prisión domiciliaria porque tienen hijos menores de cinco años.

El abogado de las mujeres, Leopoldo Monteil, reprochó la imputación de la fiscal Fabbro quien a su entender se basó en un testimonio que es parcial, por tratarse de la hermana de Pamela, quien dijo haber presenciado la escena del crimen, situación que negó la propia Brenda, tras confesar su autoría en al audiencia de ayer.

“Es absurda la calificación, primero porque no hubo premeditación y segundo porque tampoco existió la cooperación de tres o más personas”, dijo Monteil tras tildar de “disparate” que la acusación se base en el testimonio de la hermana de la víctima . “Me parece que hay que prestar mayor crédito a diligencias científicas irrefutables y no a los dichos de personas que son parte interesada”, dijo.

Comentarios