Ciudad, Policiales

Crimen de Joaquín Pérez

Una ciudad en llamas y un Sies que no cuenta con herramientas para prestar un servicio adecuado

Un delegado gremial del servicio de emergencias de la Municipalidad de Rosario contó que la ambulancia que asistió a Pérez no podía circular a más de 40 kilómetros por hora por desperfectos técnicos. Hoy funcionan sólo 4 ambulancias para adultos y una pediátrica para toda la ciudad


Tras el crimen del arquitecto Joaquín Pérez y la tardanza de la ambulancia que lo asistió, el delegado gremial del Sistema Integrado de Emergencias (Sies) Daniel Fernández brindó detalles del caso y las condiciones en las que trabajan actualmente. Dijo que la ambulancia que fue al lugar no tenía que estar prestando servicios porque contaba con desperfectos mecánicos que habían sido informados a las autoridades de esa dependencia del municipio y no podía circular a más de 40 kilómetros por hora. Aseguró que el servicio se brinda gracias a la voluntad del personal del sistema. El delegado explicó que hoy hay cuatro ambulancias para adultos y una pediátrica para toda la ciudad y según la Organización Mundial de la Salud (OMS) debería haber 18 ambulancias en base a la cantidad de habitantes.

Sies en terapia intensiva: trabajadores describen cómo se desempeñan en ambulancias que son chatarra

Fernández brindó una nota a LT8 y explicó que el primer llamado ingresó a las 22.54 y no fue muy preciso, quedó en código verde. Un vecino dijo que escuchó detonaciones. En ese mismo minuto ingresó un segundo llamado del 911 confirmando que había un herido de arma de fuego en tórax, pero la Policía aún no estaba en el lugar. A ello le siguieron distintos llamados y se despachó el móvil a las 22.57, tres minutos después del primer llamado y demoró 13 minutos en llegar. Lo hizo a las 23.10, aseguró.

Respecto del tiempo de arribo, el enfermero dijo que, dentro de los términos de emergencia, está estipulado un tiempo prudencial de hasta 15 minutos, pero en este caso aclaró: “Esos tiempos se podrían haber reducido prácticamente a la mitad. Nosotros, cuando son códigos rojos, se llega a tardar entre 7 y 10 minutos de acuerdo a la distancia”.

Y agregó: “No nos olvidemos que la ambulancia que asistió al lugar iba a 40 kilómetros por hora por un desperfecto mecánico que se venía informando. Por la distancia del lugar donde salió la ambulancia al domicilio se podría haber reducido a la mitad el tiempo”.

En cuanto a la situación actual contó que hoy hay 4 ambulancias para toda la ciudad más una pediátrica, “porque el día de hoy se rompieron tres”.

Y añadió: “Nosotros generalmente trabajamos con 8 ambulancias municipales, 7 de adultos y 1 pediátrica. Hay una disminución de móviles de emergencias debido a que no tenemos ambulancias. Por ejemplo el móvil de respuesta inmediata no está funcionando porque no tenemos unidad para suplantarlas”.

Respecto de cuántas ambulancias debería tener la ciudad. Fernández dijo que según la OMS que determina la cantidad de ambulancias por número de habitantes “deberíamos estar trabajando con 18 ambulancias en la ciudad”.

En cuando a la pregunta del conductor de quién es el responsable de esta situación, dijo que esto se tendría que manejar a nivel municipal, pero al llamarse un sistema integrado, en su momento cuando había una misma bandera política en la Municipalidad y la provincia, llegábamos a tener una respuesta.

“Ahora, al haber dos banderas políticas, provincia no aporta absolutamente nada”, sostuvo y agregó que “el sistema integrado es prácticamente una mentira porque provincia tiene dos ambulancias que son integrados al 107 y el 70 por ciento de las veces las unidades están sin personal médico”.

“Esto funciona prácticamente con la voluntad del personal: tanto enfermeros, choferes como médicos”, dijo, y remarcó: “Ese móvil, ese día cuando pasó lo de Joaquín no tendría que estar en la calle. Seguía funcionando para brindar un servicio por voluntad del personal. Si se hubiese desafectado, el móvil que esta en otra zona  se tenía que encargar y  recargamos al personal”.

“Este reclamo lo venimos haciendo hace un par de años, presentando notas en Salud Pública, solicitando unidades nuevas, ahora ya no tenemos con qué brindar un servicio adecuado. Hicimos todos los pasos correspondientes para pedirlo, este año con una lucha mayor. No pedimos aumento de sueldo, sino soluciones para brindar a la sociedad, herramientas para seguir trabajando, hoy llegamos a un límite que ya no tenemos soluciones”, contó y agregó que se abrió una licitación en la Municipalidad para dos ambulancias pero debido a la burocracia suponen que podrían estar recién en diciembre.

Comentarios