Edición Impresa, Policiales, Últimas

Una cita para el olvido

Un hombre de 39 años pactó a través de internet un encuentro en su departamento, pero su invitado apareció con al menos otra persona. Lo redujeron, maniataron y se llevaron dinero.


Internet se ha convertido, en el siglo XXI, en una de las herramientas más utilizadas a la hora de conocer gente y establecer relaciones de distinto tipo. Sin embargo, no tomar las precauciones apropiadas puede llevar a pasar malos ratos, como el que ayer por la madrugada le tocó vivir a G.G. un hombre de 39 años que citó a una persona que había contactado a través del chat para que fuera a su casa, ubicada en el macrocentro rosarino, a pasar un buen momento. Sin embargo, las intenciones del invitado eran otras. Llegó acompañado por al menos un cómplice y, a punta de pistola, redujo y maniató al anfitrión. Lo llamativo es que los recién llegados se fugaron con sólo una billetera y las llaves del departamento. La Policía detuvo a dos sospechosos en el hall del edificio y secuestró un auto de alta gama en el que se desplazaban.

Según fuentes policiales, el hecho se registró alrededor de las 4.30 de ayer, en un edificio ubicado en Córdoba al 2100. En uno de los departamentos vive la víctima, G.G., un hombre 39 años, quien, de acuerdo con los investigadores, había pautado un encuentro íntimo con un muchacho al que había conocido a través de un chat. La cita era en su departamento, pero a la hora pautada en lugar de un invitado se presentaron por lo menos dos.

“Una de estas personas extrajo un arma de fuego y obligó a la víctima a ir hasta su departamento. Allí lo redujeron, maniataron, le sacaron la billetera y se fueron, dejándolo encerrado y maniatado”, explicó un pesquisa.

Cuando los intrusos se encontraban en el hall del edificio y pretendían darse a la fuga, apareció personal del Comando Radioeléctrico, que había sido alertado del asalto a través del 911 por el dueño del departamento, quien usó un teléfono celular que no vieron los ladrones.

“Estas personas dijeron que vivían en el edificio, pero los uniformados no compraron esa historia y los detuvieron. Les secuestraron un teléfono, unas esposas, la billetera robada y un juego de llaves, y fueron hasta el departamento de la víctima”, detalló el vocero.

Una vez que llegaron al piso correspondiente, se encontraron con que G.G. gritaba desde el interior de la vivienda y no podía salir porque estaba encerrado. Los policías utilizaron las llaves secuestradas para abrir la puerta, y liberaron a la víctima.

Los dos detenidos fueron identificados como Ramón Luis N., de 28 años, y Sebastián Gonzalo G., de 29. Ambos quedaron alojados en la comisaría 2ª –que tiene jurisdicción en la zona– y fueron puestos de disposición del Juzgado de Instrucción de la 1ª Nominación, que investiga el hecho.

Además, de la puerta del edificio la Policía secuestró un automóvil marca Citroën C4 color gris, en el que los ladrones habían llegado al lugar. No se descarta que en el hecho haya intervenido una tercera persona, indicaron los voceros.

Comentarios