Espectáculos

Entrevista a Evelina Sanzo

Una chica sin tabúes

La multifacética cantautora local Evelina Sanzo editó su segundo disco de estudio, un material que sienta posicionamiento en materia de género y diversidad sexual.


Foto: Lucila Vairo.

Bella, irónica, temperamental, referente de su generación, dueña de una voz clara y portentosa. Dejando de lado su escritura irónica de corte tanguero por un rato, Evelina Sanzo escribió: “Me duelen las tetas quemadas, las bocas cosidas, la carne tirada/ Me duele la infancia abusada, me duelen las putas, me duelen las travas”. La letra de “Tabú” es contundente, su video también.

El primer corte del segundo material de esta camaleónica cantautora rosarina ya está circulando en redes sociales, adelantando el disco que llevará el mismo nombre y que saldrá a la venta en los próximos meses. El material fue financiado a través de crowdfunding (Panal de Ideas) y se conocerá a través del sello de Evelina, Neptunia Discos. Pero no siempre fue Tabu. “El disco se iba a llamar Puta”, confesó la cantante. “Lo hablé con mucha gente, hasta con mis sobrinas. Quería ponerle puta porque es un  término que se usa para denigrar a las mujeres libres, ¿a qué mujer no la llamaron puta alguna vez? Pero era una palabra muy fuerte. Dije: «Le pongo Tabú, porque ponerle puta a un disco es un poco un tabú”, aclaró.

“Lo que dice la canción es lo que quería decir. Fue sanador. Los abusos, sobre todo en la infancia, a las mujeres, están muy naturalizados. Entonces, esta es una forma de tratar de que eso no sea así. Aunque ahora se empezó a denunciar a los abusadores, está todo muy en ebullición y eso me pone muy contenta”, agregó. “Es importante que se denuncie, también que se le crea a la víctima, que a veces no pasa. Se minimizan las cosas, se menosprecian. El primer miedo cuando, sufrís algún abuso de cualquier tipo, es que no te crean”, evaluó.

“Me pasó hace poco en una presentación que tenía que salir a cantar pero estaba mirando la perfomance que iba antes que yo. Vino alguien que trabajaba ahí, me agarró de la cintura y me dijo «no te cuelgues que después venís vos». Me agarró con una confianza que pensé que era una amiga. Lo saqué. Cuando subí a cantar estaba nerviosa, así que lo conté al público. Igual que el acoso callejero, hay que denunciarlo, marcarlo, porque es lo que da pié a que pase algo peor”, contó la cantautora.

Evelina estuvo en todo, dice que no es autoritaria, pero tiene temperamento: cuando quiere algo lo busca y lo consigue. Escribió el guión para el video de “Tabú”, lo dirigió, lo protagonizó. Invitó a colegas y amigos. Puso el cuerpo, se lo pintó, lo mostró como es. “Cuando fui desde la maquilladora hasta donde grabamos en bici, la gente me miraba raro; era un Avatar”, se ríe.

En el video, Evelina se “chapa” a  una chica y a un chico. “Eso no sería nada porque soy bisexual desde siempre”, declaró. Por ahí era más polémica la presencia de una embarazada en la repartija de besos. “Es ficción, aunque iba a ser una embarazada de verdad pero la chica que lo iba a hacer, una amiga, parió una semana antes. Pero el video, lejos de ser algo erótico quedó hasta tierno. Yo lo veo así. Lo dirigí yo, escribí los guiones, no de ego sino de que sabía lo que quería contar”, aseguró.

Contarlo en primera persona

“Es que se sufre un montón”, se escucha del otro lado del teléfono. “Salí con chicas de la mano y las cosas que te gritan por la calle ¡Por Dios! Hay cosas que no puedo ni imaginar, mucha gente que tiene que pelearla y militarla todos los días. Entonces, desde mi lugar de música, de comunicadora, siento que tengo alguna responsabilidad”, evaluó.

Evelina Sanzo dará su primer show del año este jueves, a partir de las 21, en Jekyll & Hyde, de Mitre 343.

El camino de Evelina pasó por varios estadíos así como su estética, su forma de cantar, y las temáticas que aborda en sus canciones. “Cuando hice el primer disco (Curandera) me preguntaron si era feminista, yo todavía no sabía qué era el feminismo pero se ve que sí, que era feminista pero no había leído tanto aún. El mensaje es súper importante, tampoco me voy a poner a hacer canciones depres; trato de ponerle un poco de humor, de poder aliviar eso”. Aliviar, sanar, eso es la música para ella. “Y si le sirve a otro muchísimo mejor”, expresó.

“Después que salió el tango «530» me escribieron chicas diciendo que las ayudó un montón. Y cuando alguien te escribe algo así, es satisfactorio”. “¿Quién te pensás que sos para venir a decirme la mina que soy? / ¿Quién te pensás que sos para fumarme tu ataque de estrella? / Mirate vos, mi amor, que andás buscando a tu madre entre piernas / y andás convidando a cualquiera que sea la primera que te haga el favor”, reza el tango que integra Curandera, y el corte elegido por Lisandro Aristimuño para su compilado Música sin fines de lucro.

“Cada uno puede pensar y sentir lo que quiera, hay que respetar. Trato de respetar a todo el mundo, de no hacer juicios. De que sea un mundo más amoroso”, afirmó.

Lo que se dice, lo que se naturaliza

Si bien aborda diversos géneros, Evelina forma parte de la escena tanguera de la ciudad, formada en la Orquesta Escuela de Tango de Rosario dirigida por el pianista y arreglador Javier Martínez Lo Re. Entre sus referentes están Goyeneche, Rubén Juárez, Liliana Felipe, Juan D’Arienzo.

“No escucho a Cacho Castaña, en mi casa sí  se escuchaba”, contestó. Luego pensó y dijo: “Qué loco, «si te agarro con otro te mato»; nos reíamos de eso”, expresó a momento de relacionar los dichos de Castaña con la letra de una de sus canciones, luego de que el músico expresara en un programa de televisión abierta que “si una violación es inminente relájate y goza”.

“Creo que me gustaba un poco «Garganta con arena», pero ahora ya no. Vengo del tango pero amo a Goyeneche a Juárez, a Liliana Felipe a Juan D’Arienzo”, dijo.

“Claramente, lo que él dijo está en su obra. Un artista tiene que ser coherente con su discurso y evidentemente Cacho Castaño lo es”, dijo con ironía. “Hay cosas que naturalizamos, por ejemplo, la canción del Pity: «Estoy orgulloso de quererte romper la cabeza contra la pared». Mi hermano la escuchaba y me preguntaba cómo puede ser que hagan una letra así. Por suerte ahora nos estamos expresando, nos estamos dando cuenta que no es por ahí”, analizó.

“Hay que denunciar y sobre todo hay que creerle a la gente que denuncia. Más allá de los artistas, porque a veces dicen «ahora quiere fama». ¿seguro pensás que alguien va a joder con algo así?”, dijo finalmente.

El disco que se viene

El resto de Tabú tiene esa mezcla de géneros y la pluma irónica que la caracterizan. “Acaba de salir otro adelanto que se llama «De moderno y sensible». Tiene un montón de temas muy graciosos, «Tabú» es el único que no lo es”, adelantó.

“Soy así en la vida. Con mi familia hemos pasado momentos muy duros pero metiéndole humor. Le metemos un poco de onda y salimos adelante”, contó. Y adelantó la participación en el disco de una pluma polémica en la ciudad: Adrián Abonicio. “Hicimos un tango que se llama «Recién robada» que empieza con él recitado y yo cantando. Hay distintos temas, distintos estilos. Ya me propuse para el próximo disco definirme un poquito. Este disco tiene de todo. Hay milonga, candombe, tango, un tema que hice con mis sobrinitas que se llama «Un mundo de gomitas» que cierra el disco. Es como el bonus track que los grabé con ellas. Iban a ser 17 y ahora quedaron 13 temas”.

Para ver en vivo y escuchar en casa

Actualmente, Evelina Sanzo está trabajando en las canciones de su tercer disco. “De hecho ya tiene nombre”, dijo pero se guardó la sorpresa. “Con el disco anterior me paso lo mismo, los tiempos de producción no son los mismos que los creativos”, confesó. Este jueves tocará en Jekyll & Hyde, el 27 de enero tiene una presentación prevista en el marco del ciclo Rosario Bajo las Estrellas en 27 de febrero y laprida. En abril o mayo, Tabú va a estar en Spotify y para mayo o junio se espera la presentación oficial.

Si te gustó esta nota, compartila