Espectáculos

"Mi obra maestra" se estrena el jueves

Una amistad puesta a prueba por la crisis

El director Gastón Duprat dió detalles del film que protagonizan Guillermo Francella y Luis Brandoni


Guillermo Francella y Luis Brandoni pasaron por Rosario adelantándose al estreno del film. Foto: Juan José García.

Espectáculos El Ciudadano

En el marco de un mes de agosto en el que el cine argentino está copando las salas de cine nacionales con propuestas que, dirigidas a un público masivo, con cierta mirada comercial, presentan una impronta de autor, el jueves se conocerá en Rosario el film Mi obra maestra. Dirigido por Gastón Duprat, reconocido por films como El hombre de al lado y El ciudadano ilustre ambas realizadas en dupla junto a Mariano Cohn, la película cuenta con las actuaciones protagónicas de Guillermo Francella y Luis Brandoni.

Mi obra maestra, film que se exhibirá el 30 de agosto en la sección oficial del Festival Internacional de Cine de Venecia, se planeta como un ensayo sobre el arte, preguntándose ¿Quién le pone valor? ¿Qué es lo que hace que una obra sea clásica, contemporánea o tenga resonancia en el presente aunque provenga de otra época? Pero al mismo tiempo muestra una relación de amistad de años, buscando sus límites y poniendo en tensión “el valor del pasado y de una amistad forjada durante décadas en momentos críticos”, según puntualizó Duprat.

El director Gastón Duprat junto a los protagonistas de “Mi obra maestra”.

 

“La película cuenta la historia de la amistad de dos hombres, que son los personajes de Guillermo Francella (en la piel del galerista Arturo Silva) y Luis Brandoni (del artista Renzo Nervi). Lo que quisimos retratar junto a Andrés (Duprat, guionista del film) y a Mariano (Cohn, productor) era la historia de amistad de estos dos personajes. Después vino el contexto del mundo del arte”, confesó el realizador. Y explicó: “El arte es el ámbito al que, bien o mal, pertenecemos. Podemos hablar de eso, no tenemos que impostar nada o hacer un trabajo de investigación. Por eso situamos la historia ahí. Pero es la historia de la amistad entre estos dos hombres que tienen un pasado en común, con éxitos, y que hoy se encuentran en una situación muy distinta. El galerista quiere ayudar al pintor que es su amigo, pero el artista, que hace décadas no concreta una venta, se niega a actualizarse. Eso lo va llevando a un declive cada vez mayor hasta llegar a, prácticamente, vivir en la calle. En un momento al galerista se le ocurre una idea muy jugada, muy original pero muy arriesgada para poder salvar la situación”.

La participación de dos actores como Brandoni y Francella, de gran trayectoria y probado talento, brinda a Mi obra maestra una base sólida en la que se destaca la interpretación del primero que interpreta a un referente de los dorados años 80 del arte. “Los personajes fueron diseñados para ellos. Son muy buenos actores. Además Francella hacía mucho que no hacía una comedia de este tipo, aunque de este tipo creo que no había hecho nunca; y Brandoni tenía un tiempo de no hacer un papel protagónico en cine. Fue un lujo tener a los actores que queríamos en la película”, contó Duprat.

Las obras como escenario

En el recorrido del film pueden verse obras de varios artistas destacado a nivel nacional. “La obra que supuestamente es del personaje de Brandoni es del pintor argentino Carlos Gorriarena. Después, en la película, también se ven obras de (Eduardo) Stupía en la galería de Dudú que es el personaje de Andrea Frigerio y otras de León Ferrari así como de decenas de artistas contemporáneos que ayudan a contar el ambiente, esta geografía donde sucede la película”, adelantó el realizador pero aclaró: “De todos modos lo que verdaderamente constituyó un trabajo nuevo para nosotros fue la narración de esta relación entre los dos hombres. La pintura o la mirada sobre el mundo del arte es algo que tenemos al alcance de la mano pero la construcción de una relación con densidad, con verdad, con emotividad, eso sí era un color de la paleta que no teníamos en otras películas y que acá estoy contento porque sé que funcionó bien”, aseguró.

Primera experiencia en solitario

La dupla Duprat-Cohn goza de gran prestigio en el mundo del cine, juntos llevaron adelante éxitos de público cosechando también elogios de la crítica. Ahora con Mi obra maestra Duprat parece iniciar un camino en solitario aunque aclaró: “Después de El ciudadano ilustre, que fue una película que tuvo un amplio recorrido internacional, se nos abrieron muchas puertas para filmar, entonces decidimos hacer dos películas, una cada uno, producida por el otro. Yo elegí ésta y Mariano eligió otra que se va a estrenar el 19 de abril del año que viene”.

“Es lo mismo”, deslizó el realizador sobre la experiencia. “Nosotros somos de planear mucho los rodaje. Entonces llegamos a filmar con todo decidido, sólo hay que ejecutarlo. Además es muy importante tener un productor que te facilite las cosas. A veces el director no puede, nunca puede todo (risas), porque está absorbido por los temas artísticos, cinematográficos y entonces necesitas alguien que te vaya facilitando las cosas, que te cuide la espalda. Inclusive ahora, en esta etapa, cuando la película está terminada. El lanzamiento es muy importante”, concluyó.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios