Ciudad, Edición Impresa

Un viaje en tren de 120 años

Rosario sobre Rieles es el título de la muestra que puede verse hasta hoy, de 10 a 20, en la Estación Central Córdoba, en memoria de la inauguración de la línea a San Francisco el 15 de noviembre de 1891.

Una cita histórica. Con una muestra de ferromodelismo, una exposición de fotografías históricas y una exhibición de asombrosas piezas de trenes de distintas épocas, la Asociación Rosarina Amigos del Riel celebra este fin de semana, hasta hoy, el 120ª aniversario de la entrada en servicio de la Estación Rosario / Central Córdoba, también conocida como Rosario Sur y  del primer viaje de la línea férrea de Rosario a San Francisco, que partió el 15 de noviembre de 1891. “Es una oportunidad única para revalorizar lo que tenemos e ir por más para el transporte de cargas y el tren público”, se entusiasmó el director del Museo Histórico Julio Marc, Rolando Maggi, que también es uno de los Amigos del Riel.

La exhibición tiene entrada libre y gratuita y se podrá visitar hoy de 10 a 20 desde el ingreso a la estación, en 27 de Febrero y Juan Manuel de Rosas.

Desde la Asociación instaron a revalorar el transporte e incluirlo en las opciones para la ciudad y la región. Sobre esa idea pivotea la muestra que incluye dos circuitos de ferromodelismo –maquetas a escala de trenes y tranvías–, entre ellos uno de 7 metros de largo y otro de un metro y medio.

“El lugar también está renovado. Se repintó la marquesina de entrada por 27 de Febrero, que hace juego con el reloj recuperado hace un década”, agregó Maggi sobre el imponente immueble cuya propiedad es del Estado nacional. Allí conviven, hoy, las intalaciones del Museo del Ferrocarril Belgrano Cargas y las oficinas del privatizado servicio.

Tal como anunciaron los Amigos del Riel, desde la muestra fotográfica se puede acceder a los distintos períodos de la estación y la ruta de cargas aún activa, que conecta el puerto de Rosario con el norte del país hasta Bolivia y Chile. Los andenes comenzaron a operar en 1891 cuando imponentes locomotoras a vapor arrastraban las formaciones desde y hacia Córdoba: por ello la estación y la empresa pasaron a llamarse Ferrocarril Central Córdoba.

Una historia

El servicio había comenzado a operar en 1888. En plena expansión, la empresa se quedó con el Ferrocarril Central Norte y con el Ferrocarril Noroeste Argentino, extendiéndose por la provincia mediterránea y por Salta, y conectando la capital cordobesa con Tucumán. En la primera década del siglo XX, cuando ya operaba la línea de trocha angosta –1 metro de distancia entre rieles– entre Rosario y Córdoba, comenzó a trazar un tendido hacia Buenos Aires. El servicio se lanzó el 1º de mayo de 1912.

Tres décadas después, con las locomotoras a vapor saliendo de servicio, la empresa entraba en crisis, y en 1938 se vendió a Ferrocarriles del Estado. “Entre 1930 y 1940 salía un coche motor diésel por trocha angosta que hacía Rosario-Buenos Aires en 4 horas y 15 minutos”, recordó Maggi.

En 1948, con la nacionalización de los ferrocarriles, la línea pasó a ser el Ferrocarril General Manuel Belgrano. Pero la nueva expansión durante el gobierno de Juan Domingo Perón también se topó con un límite: la dictadura que derrocó al gobierno peronista en 1955 tenía otros planes para el ferrocarril y también el posterior gobierno del radical intransigente Arturo Frondizi y su ministro de Economía Álvaro Alsogaray. Junto al desembarco en el país de multinacionales automotrices que producían camiones de carga pesada se comenzó a aplicar el llamado Plan Larkin, que desmanteló buena parte del trazado ferroviario nacional. Los paros sindicales, entre ellos una histórica huelga de 42 días en 1961, no alcanzaron para resistir un desguace que se completaría 30 años más tarde, durante el decenio de Carlos Menem.

Comentarios