Ciudad, Edición Impresa

Abstinencia

Un tiro para festejar, y a la cárcel

A un muchacho de 23 años le dictaron 30 días de prisión preventiva después de efectuar un disparo al aire en el patio de su casa para festejar la victoria de Newell’s en el clásico rosarino. La defensa y la familia dicen que la medida es excesiva.


La Justicia le impuso a un joven de 23 años 30 días de prisión preventiva por disparar un tiro al aire desde el jardín de su casa para celebrar el triunfo de Newell’s en el clásico ante Rosario Central. Así lo determinó el juez Hernán Postma, quien hizo lugar al pedido de la fiscal y le atribuyó al muchacho portación ilegal de arma de fuego de guerra en calidad de autor. El joven quedó detenido el mismo domingo tras el episodio en la comisaría 18ª. La defensa y los familiares del muchacho consideraron excesiva la medida y temen que pierda ahora su trabajo.

Tras el gol de Maximiliano Rodríguez, que consagró como ganador a Newell’s en el clásico rosarino que se disputó el pasado domingo, un joven de 23 años, de nombre Nicolás C., disparó un revólver calibre 38 desde el patio de su casa, a modo de un inusitado festejo. Un patrullero que pasaba por la zona lo descubrió en pleno acto de euforia y fue así que se hicieron presentes otros cinco móviles policiales en el lugar. El joven fue detenido de inmediato y trasladado a la comisaría 18ª.

En una audiencia celebrada el martes, la fiscal Andrea Vega imputó al joven por portación ilegal de arma de fuego de guerra en calidad de autor y solicitó la prisión preventiva por 60 días. En tanto, la defensa del acusado, a cargo de María Eugenia Carbone, cuestionó la calificación legal y solicitó la libertad del imputado, o una morigeración con prisión domiciliaria y salidas laborales, ya que el joven no cuenta con antecedentes. En su declaración, Nicolás C. admitió el hecho, pero advirtió que fue un solo disparo y que no había nadie cerca, ya que frente a su casa hay un galpón vacío.

Con todo, el juez Hernán Postma resolvió otorgarle 30 días de prisión preventiva.

Sorpresa y conmoción

Los padres del muchacho se mostraron sorprendidos y lamentaron la decisión judicial, al tiempo que sostuvieron que se trató de un acto de inconciencia por parte del joven.

“Está mal lo que hizo, pero hacía tanto que (Newell’s) no ganaba que se le ocurrió hacer eso. No salió a tirar tiros, disparó una sola vez y al aire”, expresó Marcelo, padre del imputado.

El hombre señaló que teme que su hijo pierda el puesto en la distribuidora donde trabaja e insistió en su inocencia. “Lo quieren dejar preso, pero es un chico que trabaja, que tiene estudios, terminó el secundario y no tiene antecedentes ni tuvo entradas a la Policía”, agregó.

Por su parte, la abogada defensora que tomó el caso tras la audiencia consideró exagerada la resolución del juez y adelantó que apelará la condena.

“La intención de él no fue lastimar a nadie, no usó el arma con la intención de un arma de fuego. Está mal, nadie lo justifica, pero si bien encaja en la figura, pienso que se podría haber tomado alguna otra prerrogativa legal que son las morigeraciones del Código Procesal Penal. Es un chico joven, sin antecedentes, está trabajando y por empezar a estudiar. Hizo una macana que le está costando muy caro”, expresó la abogada Susana Zulkarndinoff en diálogo con El Ciudadano.

“Apelamos la medida, vamos a ir a la Cámara a pedir que se morigere la situación, que se le dé alguna salida laboral con prisión domiciliaria hasta el juicio. No hay peligro de fuga ni entorpecimiento ya que la investigación se terminó. Es un tema polémico pero creemos que se tendría que haber contemplado y vamos a tratar de conversar con la fiscal. Nadie está de acuerdo con que la gente tenga armas, pero estamos atravesando circunstancias especiales en nuestra ciudad y la gente tiene razón en estar asustada porque en los barrios las cosas no están fáciles”, agregó la abogada.

Con todo, la defensora reconoció que el joven cometió un delito pero cuestionó la figura imputada de portación de arma ya que, según explicó, el muchacho no salió de su casa por lo que podría considerarse como tenencia de arma y de esa forma reducir un tercioposible  la condena de tres años y medio que implica la actual figura.

“No criticamos la imputación, cometió un delito, tenía un arma que algunos consideran de guerra y otros de uso civil. Algunos consideran que hay sólo tenencia y no portación, porque si bien tenía el arma no la sacó afuera de su casa. Creemos que podría haberse considerado por el juez, quien fue un poco duro en su apreciación y no tuvo en cuenta cuestiones como que el chico no quiso entorpecer a la Justicia, entregó todo y reconoció el hecho. Él solamente quiso festejar, no dañar a nadie. No entendemos por qué se trató el tema con tanta dureza. De todas formas, sabemos que lo que hizo va a tener una condena porque es un hecho grave”, concluyó Zulkarndinoff.

Comentarios