Edición Impresa, Policiales

Apriete en Stella Maris

Un tiro en el cráneo por no pagar “peaje”

Hombre de 51 años en grave estado tras ser baleado por matones de barrio.


Un vecino de barrio Stella Maris fue baleado anteanoche en la puerta de su casa. Según contaron fuentes de la investigación, el hombre fue increpado por un grupo de muchachos que le exigieron dinero, a modo de peaje; él les dio plata, pero al rato volvieron por más y, ante la negativa de la víctima, le metieron un tiro en la cabeza. Hasta anoche el baleado peleaba por su vida en el Heca. Desde la Fiscalía de Homicidios Dolosos aseguraron tener datos certeros sobre los agresores y, en este sentido, una fuente judicial dijo anoche que uno de los dos sospechosos, cuya identidad no trascendió, había sido detenido.

Pedro Alberto G., de 51 años, vive en pasaje Tobas al 8500; una calle que es paralela a Schweitzer y está ubicada a menos de 100 metros del arroyo Ludueña, en la zona noroeste. El hombre comparte casa con su hijo de 19 años, quien también se llama Pedro.

Según contaron fuentes del caso, el viernes por la noche, a eso de las 22, los dos familiares estaban en la puerta de su domicilio cuando se apareció un par de muchachos.

En actitud amenazante, los recién llegados les exigieron dinero, a cambio de que no les pasara nada. “Pidieron un peaje. Si no les daban plata, los cagaban a tiros”, explicó a El Ciudadano un allegado a la investigación.

Pedro, el padre, les dijo a los matones que sólo llevaba consigo 50 pesos; se los dio y logró deshacerse de ellos. Pero un rato más tarde tuvo otra visita. Esta vez era uno de los jóvenes que le había pedido plata en primera instancia, acompañado por un tercer muchacho.

La víctima les volvió a explicar que no tenía dinero, que la única plata con la que contaba ya se la había entregado. Pero los jóvenes no se conformaron. Discutieron. Lo amenazaron y, ante la sostenida negativa de Pedro, sacaron un arma de fuego y dispararon sobre los familiares, dijeron fuentes de la investigación.

De acuerdo con lo que explicaron voceros del Ministerio Público de la Acusación, Pedro hijo tuvo suerte, ya que el plomo que iba dirigido para él sólo le rozó el cráneo. Su papá no contó con tanta fortuna. El matón le metió un tiro en el cráneo, con orificio de entrada, sin salida.

El hombre de 51 años perdió masa encefálica. Fue trasladado al hospital Centenario y, desde allí, derivado al Heca, debido a la gravedad de la situación. Hasta anoche Pedro peleaba por su vida en el centro de salud de Pellegrini y Vera Mujica.

La investigación del caso quedó a cargo del fiscal de Homicidios Dolosos Rafael Coria. El investigador aseguró a <El Ciudadano> que  cuenta con datos para individualizar al asesino y sus cómplices; al cierre de esta edición trascendió de voceros judiciales que uno de los dos atacantes identificados había sido detenido.

Otro apriete

Fuentes del caso dijeron que no se descarta que el hecho esté vinculado con otro episodio violento ocurrido el 5 de julio del año pasado en la misma vivienda. Según denunció Pedro, durante la madrugada un grupo de personas comenzó a increparlo para luego ingresar en forma violenta a su domicilio.

De acuerdo con lo que dejó asentado en la subcomisaría 21ª la víctima, en este momento se encontraba con su hija Vanesa, de 22, y ambos fueron golpeados por los intrusos, quienes además rompieron el mobiliario y electrodomésticos. Por este caso, la víctima dio nombre y apellido de los atacantes: un joven que entonces tenía 27 años y quien vivía a tres cuadras de su casa, y un chico de 13 años al momento del hecho, los que fueron detenidos.

Otro herido en la misma zona

Un hombre de 30 años recibió un disparo en el abdomen anteayer por la mañana en barrio Stella Maris, a poco más de 100 metros de donde sería herido diez horas más tarde Pedro G. La víctima ya había sido baleada cuatro años atrás en la zona norte.

Voceros del caso dijeron que Ricardo C., un muchacho domiciliado en Barra al 100, recibió un disparo que le ingresó por el abdomen y le salió por la espalda. Fue alrededor de las 10 de la mañana de anteayer mientras se encontraba frente a la casa de su madre, en Olmos al 1200, cuando recibió el tiro de parte de un hombre al que dijo no conocer. La víctima fue trasladada al policlínico San Martín, donde quedó internada en estado reservado.

En enero de 2012 el muchacho había sido atacado a tiros en Ciudadela y Álvarez, en Nuevo Alberdi, donde recibió un tiro en la pierna. En ese momento señaló que se había resistido a que dos motociclistas le robaran, aunque no le creyeron. Es que en su prontuario sobresalía una treintena de antecedentes por delitos como robo y abuso de armas, además de un pedido de captura.

Comentarios