Cultura, Edición Impresa, Espectáculos, Ocio, Teatro

encuentros y festejos

Un tiempo de trabajo y de cosecha


“Es una pieza en el rompecabezas de la dramaturgia rosarina”. Así definía hace un año el actor, dramaturgo y director rosarino Gustavo Di Pinto el libro de autoría colectiva Esse Est Percipi 20 años en la construcción teatral desde Rosario, material que reúne los textos de cuatro obras de ese emblemático equipo de trabajo, prologadas por distintos referentes, y un atinado texto-entrevista-epílogo con la palabra del propio Di Pinto.

En este año transcurrido, el recorrido del libro y del grupo ha sido vertiginoso, y en medio de festejos, estrenos, reposiciones y la puesta en marcha esta semana del 12° Ciclo de Teatro Transgénico, otro de los clásicos del grupo, mañana a las 21 en La Morada (San Martín 771), y como antesala del ciclo, tendrá lugar una función de la siempre vigente A la gran masa argentina, de Gustavo Di Pinto y Enrique Gabenara, que ofrece una singular mirada sobre el peronismo, y cuenta con las actuaciones de Lali Farina, Diego Enrique Lombardelli, Mecha Núñez, Nicolas Ostoich, Santi Pereiro y Analia Saccomanno, bajo la dirección de Di Pinto. Luego de esa función, declararán de Interés Municipal al referido libro, a partir de una iniciativa de la concejala Carola Nin.

Las actividades especiales, previas a la programación del ciclo que arrancará el domingo, continuarán mañana, también a las 21, con una función especial de la comedia Vai tomar no cu, que acaba de terminar una exitosa temporada también en La Morada.

“Este es un grupo abierto y diversificado, eso es algo que ha potenciado notablemente nuestra producción; siempre tratamos de innovar dentro de nuestras dinámicas, y si bien siempre se dijo que Percipi no tiene una estética propia, para nosotros, la diversidad estética en la que abrevamos como grupo, es una elección, una decisión que ha marcado nuestras impronta en estas dos décadas de trabajo”, expresó la talentosa actriz Mecha Núñez, de vasto recorrido en la escena local e integrante histórica de Percipi. Y completó: “La marca del grupo pasa también por la diversidad temática; siempre nos enfrentamos a un desafío distinto cuando pensamos un espectáculo nuevo, y siempre estamos abiertos a que se sumen actores o directores; las nuestras son historias que abordan desde lo cotidiano a lo político, pasando por las problemáticas de género. También caracteriza nuestro trabajo la necesidad y la decisión de abrirnos a nuevos públicos, como pasa por estos días con la gira de A la gran masa argentina en distintos escenarios de la provincia, pero sobre todo, con las obras que ofrecemos en la ciudad, con una gran recepción de parte del público y funciones a sala llena”.

Tiempo de cosecha

“Con una función en Cruz Alta, el último fin de semana, cerramos la gira de este año de A la gran masa… en el marco de la selección de Escena Santafesina. Es una obra que repusimos en 2016 después de quince años, y tenemos la sensación de que hace dos años que estamos festejando: Percipi cumplió dos décadas en 2015, ese año estrenamos Alta la mínima y Quiero gritar que te quiero, y a partir del año pasado, con la presentación del libro, empezaron a llegar una serie de reconocimientos; estamos transitando un tiempo de gran felicidad”, adelantó Núñez, que agregó que la intención del Ciclo de Teatro Transgénico de este año está en darle prioridad a los unipersonales o espectáculos con pocos personajes. “Buscamos reunir obras con pocos actores en escena con la intención de intercambiar con compañeros de la ciudad y de otras ciudades el modo de producción que se juega cuando hay pocos cuerpos en escena. Hay obras de Rosario, pero también de Buenos Aires, Mar del Plata y El Dorado (Misiones). Es un ciclo que no para, que fluye; al comienzo fue complicado pero ahora sería impensado para nosotros no poder concretarlo”.

Tiempo de estrenos

“Por otro lado –continuó Núñez–, es un tiempo en el que seguimos estrenando obras. Este año, con Ignacio Amione como director invitado, estrenamos Vai tomar no cu, un espectáculo con el que nos ha ido muy bien; tenemos el estreno dentro del ciclo, el domingo 16 de julio, de Mientras cuento me encuentro, en el que actúa Elizabet Corj bajo la dirección de Griselda García, que es un espectáculo de narración oral; para agosto, Gonzalo Ortiz, otro integrante del grupo, estrenará No lo pienses dos veces, con Nicolás Ostoich y Diego Lombardelli; presentamos hace unos días en La Comedia Quiero gritar que te quiero, que en septiembre vuelve a hacer temporada. Hicimos esa función ante muchísima gente, que es algo poco habitual para nuestra producción; donde las risas se amontonaban y se potenciaban, y habrá también reposición en octubre de Alta la mínima, estrenada el año pasado”.

Ciclo transgénico

Esse Est Percipi y La Morada presentan el Ciclo de Teatro Transgénico en su doceava edición. El evento contará este año con el aval del Centro de Investigaciones Teatrales de la UNR, la escuela Normal Nº 1 Nicolás Avellaneda y la Asociación de Teatros Independientes de Rosario (Atir), con el auspicio de la Secretaria de Cultura municipal, el Ministerio de Innovación y Cultura de la provincia y el apoyo del Instituto Nacional del Teatro (INT).

La edición de este año se propone indagar en los procesos de construcción dramatúrgica con pocos actores o unipersonales. Las funciones serán los domingos de julio y agosto, a las 20.30, en la sala La Morada (San Martin 771).

Tras las funciones de mañana y el jueves de las imperdibles A la gran masa argentina y Vai tomar no cu, respectivamente, las funciones continuarán el domingo.

9 de julio: Laurita tiene muchas cosas que hacer, producción local en la que actúa Laura Copello, bajo la dirección de Ricardo Arias.

16 de julio: Mientras cuento me encuentro, producción local en la que actúa Elizabet Corj, bajo la dirección de Griselda García.

23 de julio: Erre. La estación de los ojos mudos, producción local con Belén López Medina, y dirección de Dana Maiorano.

30 de julio: La canción del camino viejo, producción local con las actuaciones de Severo Callaci y Santiago Dejesús, bajo la dirección de Miguel Franchi.

6 de agosto: Potestad, de Eduardo Pavlovsky, con actuación y dirección de Hugo Kogan, de Mar del Plata.

13 de agosto: Cosa de hombres, con la actuación de Fernando Martirén y dirección de Cristina Merelli, de Ciudad Autónoma de Buenos Aires (Caba).

20 de agosto, a las 18: Naranjas, besos y sueño, espectáculo de títeres de Omar Holz, de El Dorado (Misiones). A las 20.30, Criadas para nada, reposición de Cristina Carozza, de Rosario.

27 de agosto: Nadar mariposa, con la actuación de Fernando Sayago, y dirección de Lucas Lagré, de Caba.

Comentarios