Policiales

Juicio a Los Monos

Un testigo declaró que “tejieron una telaraña”

Llevado por la fuerza pública, el electricista cuyo testimonio fue tomado en la instrucción para dar peso a la acusación contra el clan Cantero se desmarcó de esos dichos: dijo que fueron un invento del juez Vienna y el comisario Romero.


El electricista que se negó a ir a declarar al juicio oral contra la llamada banda de los Monos fue llevado por la fuerza púbica este viernes y aseguró que la declaración que le endilgan fue armada por el entonces jefe de la División Judiciales, Cristian Romero, y el juez instructor del caso por asociación ilícita, Juan Carlos Vienna. Algo similar a lo que en diciembre pasado el testigo encubierto apodado Ojudo había afirmado.

El testigo cuyo oficio es electricista había declarado durante la instrucción que Vienna llevó adelante por el crimen de Martín “Fantasma” Paz, ocurrido en septiembre de 2012, causa que mutó en una pesquisa por asociación ilícita liderada por la familia Cantero. Su testimonio fue uno de los que el instructor tomó en cuenta para procesar a gran parte del grupo hoy acusado: 25 personas, trece de ellas pertenecientes a las fuerzas de seguridad.

La declaración del electricista daba cuenta de la existencia de una organización criminal vinculada con integrantes de la familia Cantero. En aquel entonces era adicto y conoce a todos los Cantero porque sus hermanos estuvieron detenidos en Coronda con ellos, le atribuyó Vienna haber dicho. Además, en 2001 vivió en Las Flores, dice la resolución del procesamiento. Explicó que “tienen una organización, y un encargado para cada cosa“, que incluso tuvo propuestas de trabajo de algunos de ellos, como “Mariano (Salomón, según el fallo), Monchi y Guille”, en referencia a los dos juzgados como jefes de asociación ilícita, Ramón Machuca y Ariel Cantero hijo. Como las rechazó, lo balearon en la pierna, aseguró.

Este viernes el electricista fue llevado a declarar por la fuerza, ya que no se había presentado en anteriores citaciones. Contó que había recibido un disparo en el pie cuando fue a comprar drogas mientras dos grupos se estaban tiroteando.

Añadió ante el tribunal que a él lo mandó a buscar uno de los subordinados del comisario Cristian Romero y declaró, pero sólo esta situación fue la que describió ante el sumariante. El defensor Fausto Yrure le hizo leer la declaración: “Fui hace dos meses atrás a comprar droga al quiosquito de ellos, en Lima y Godoy; ahí surgió la discusión porque no quería trabajar con ellos. Estaban los tres: me querían meter de prepo; dado que yo no quería saber nada, comenzamos a forcejear y Monchi llama por handy al sicario más importante que tiene la organización, que es el Pato o Chino González (sospechado de matar al Fantasma Paz y el año pasado fue asesinado). Llega este chico en moto, se baja, me da un disparo, se sube y se va”. El testigo dijo que tras recibir el disparo Romero lo mandó a buscar y “tejieron una telaraña”. Le preguntaron en la sala de audiencias si conocía a la gente que aparecía nombrada en la declaración, si el búnker ubicado en Godoy y Lima era de la banda de los Monos y si Mariano Salomón le había propuesto trabajar con ellos. Respondió el electricista: “Todos estos nombres que aparecieron los escribió Cristian Romero con el juez Vienna. Ellos son los que armaron esto y me hicieron firmar. Lo leí después de que habían firmado”, dijo.

 

Caso Lourdes Canteros

Durante la jornada, también declararon los hermanos varones de la víctima. Nicolás se desligó de todas las acusaciones que le hicieron sus hermanos, quienes presuponen que el tiroteo tiene que ver con los problemas que tenía por su supuesta actividad de narcomenudeo. El joven prefirió no sindicar a los autores del ataque fatal, cuya autoría intelectualse atribuye a Monchi Cantero.

Si te gustó esta nota, compartila