Edición Impresa, Política

Campo bajo agua

Un temporal “devastador”

El ministro de Producción Luis Contigiani y el titular de la Federación Agraria Omar Príncipe se reunieron ayer en la sede de la entidad rural, donde coincidieron en que las pérdidas por inundaciones son de al menos 2 mil millones de dólares.


A pesar de la ausencia de lluvias durante los últimos días, las más de tres semanas ininterrumpidas de precipitaciones han colocado a Santa Fe en una grave situación de emergencia hídrica, declarada por el gobernador Miguel Lifschitz y avalada por la Nación.

En este sentido, ayer por la mañana se desarrolló un encuentro en la sede rosarina de Federación Agraria Argentina (FAA), del que participaron productores del sur provincial, directivos del Inta, representantes de la Bolsa de Comercio y de Cereales de Rosario y el ministro de Producción, entre otros. La misma, tuvo como objetivo analizar el impacto de la emergencia y plantear soluciones rápidas y efectivas para los productores. Desde la FAA y el Ministerio de la Producción coincidieron en estimar las pérdidas en, al menos, 2 mil millones de dólares.

Luis Contigiani, titular de la cartera de la Producción santafesina, explicó a El Ciudadano que el objetivo de la reunión fue poner en común las evaluaciones de las entidades vinculadas al sector y seguir monitoreando entre todos. Además, el funcionario comunicó los planes de ayuda de la Provincia y los pedidos al gobierno nacional de Mauricio Macri.

“Para una emergencia extraordinaria, reclamamos a la Nación un financiamiento extraordinario”, afirmó Contigiani, quien se mostró muy preocupado por la decisión del Ministerio de Energía y Minería, que aumentó el precio de los combustibles.

En la misma línea, Omar Príncipe, presidente de la FAA, afirmó a este medio que es necesario poner en marcha mecanismos de auxilio inmediatos para los productores y de esta manera evitar que “más allá de todo lo que se ha afectado en el sector primario, no impacte en la cadena de valor y los consumidores santafesinos paguen más caros los alimentos”.

Príncipe también se refirió al financiamiento y al tema impositivo y destacó que hace falta “una prórroga de los impuestos nacionales y provinciales a un año y el refinanciamiento de los productores que llegaron a esta situación endeudados”. Además, planteó el lanzamiento de un “bono verde” para que los pequeños productores puedan reinsertarse en el modelo productivo.

Qué es el bono verde

El titular de la Federación Agraria Argentina (FAA) explicó que el bono verde es “un crédito con un año de gracia a cuatro años a pagar con el valor producto”. Es decir, que si lo saca un pequeño productor tambero, lo pagará con producción de leche, si lo saca un pequeño productor ganadero lo paga con el valor carne o uno agrícola con el valor grano.

“Esto es una manera de darle un auxilio y un plazo más largo para poder reinsertarse en el modelo productivo”, expresó Príncipe.

La propuesta surge de la FAA y ya ha sido conversada con funcionarios nacionales. Además, se pedirá a la Provincia que acompañe el pedido “para sostener a pequeños y medianos productores”.

Puede ser peor

Desde la FAA se refirieron a las estimaciones de pérdida económica, que superarían los dos mil millones de dólares y consideró. “Esta cuantificación puede ser previa, porque todavía estamos en plena cosecha y los granos que están cosechando los productores están saliendo con daños. A eso hay que sumarle las pérdidas totales por pasturas, por forrajes, las de los productores tamberos, los ganaderos, es probable que se sume mucho más”, enfatizó Principe.

Reclamo a Nación

El ministro Contigiani también consideró que algunas estimaciones de entidades del sector y otras propias “hablan de 2.000 a 2.500 millones de dólares que está perdiendo Santa Fe por la caída de producción y la superficie afectada”. Cabe recordar que las inundaciones afectan a 18 de los 19 departamentos.

El ministro planteó a la Nación “un financiamiento a partir de una decisión política, que tenga tasas subsidiadas, un año mínimo de respiro, de gracia, cinco, seis, siete años para amortizar y que las empresas puedan, a partir de ese financiamiento barato, pagar los insumos de la cosecha gruesa y volver a sembrar la cosecha fina, que es trigo. Además, que logren llegar hasta la próxima cosecha gruesa”.

“El impacto productivo en la provincia fue devastador y en el peor momento, porque había varias economías que estaban en quebranto, como la lechería o el arroz. Ahora se sumó también la cosecha gruesa”, concluyó el funcionario.

Retorno complicado

El cese de las lluvias y las bajantes de los ríos de los últimos días llevaron a muchos de los evacuados en la ciudad de Santa Fe a regresar a sus hogares, aunque muchos deberán reconstruir sus vidas casi desde cero.

En el conurbano oeste de la ciudad de Santa Fe, los vecinos expresaron su preocupación por la situación por la que atraviesan desde hace cinco meses. Es que el temporal, sumado a la crecida de los ríos Paraná y salado dejó viviendas inhabitables por voladura de techos, caída de árboles sobre las mismas y cortes de cables de luz en la Vuelta del Paraguayo.

En tanto, en el barrio de Alto Verde, más de 300 personas seguían alojadas en refugios.

Por otra parte, el gobierno de Santa Fe destinará 800 millones de pesos para reparar los caminos rurales dañados por las inundaciones. Las partidas serán giradas a los municipios en el marco de la emergencia hídrica que afecta a la provincial.

Comentarios