Espectáculos

"Como dos extraños", este domingo

Un recorrido por tangos que hablan de amor y desamor

Vuelve a escena “Como dos extraños, encuentros y despedidas”, una obra musical y narrativa interpretada por Verónica Marchetti, musicalizada por Diego Saavedra y dirigida por Diego Ullúa, que invita a viajar por tangos que hablan de amor y desamor

"Como dos extraños" transita un formato musical y narrativo.

Por Javier Hernández y Miguel Passarini

La obra Como dos extraños, encuentros y despedidas, ganadora del concurso Escena Santafesina en 2017, vuelve este domingo a la escena local con una puesta renovada pero manteniendo el eje central del espectáculo que invita a viajar en el tiempo haciendo un recorrido por tangos que hablan de amor y desamor. La cita es a las 21, en el Centro Cultural Atlas (Mitre 645).

Con dirección de Diego Ullúa, el recital teatralizado cuenta con la interpretación de Verónica Marchetti, la cantante y protagonista que además es mentora de este proyecto, y suma la presencia del músico Diego Saavedra, que completa el equipo y da vida a los tangos a través de su bandoneón.

Verónica Marchetti y Diego Saavedra

“Cuando Verónica y Diego me convocan para dirigir este trabajo, lo primero que me cautivó fue precisamente no hacer un recital de tango o de música convencional sino algo que tuviera el aditamento de lo escénico, de lo teatral”, contó en diálogo con El Ciudadano, el director de la obra Diego Ullúa.

“Textos y canciones que traspasan el tiempo”, como se presenta el trabajo, conjuga encuentros y despedidas de la vida de una cantante. Y lo hace a través de un conjunto de canciones de eternos compositores atravesando tangos cantados e instrumentales que van desde la década del 20 hasta el 80 y entre los que se cuentan compositores de la talla de Piazzolla, Gardel, Troilo, Ferrer, Manzi y Contursi. Con ese pulso ahondan en uno de los temas predilectos del género: el amor y el desamor.

La historia favorita del tango

Con la temática claramente delimitada, el trabajo de Ullua junto a los músicos fue elegir el repertorio. “Se fueron buscando temas sabiendo y teniendo en claro que se tenía que tratar de una historia de amor y desamor. Así se fue hilvanando”, contó el director para quien, en relación al guión, la idea fue dar vida a una persona que “se juega por amor y lo busca durante muchos años; ese amor que la deslumbró a tal punto de dejar su vida en Buenos Aires y viajar hasta París para reencontrarlo”.

La inspiración del Marabú

La temática y la composición musical está basada en el tango “Como dos extraños” escrito por José María Contursi, la historia real de amor y desamor surgido en el prestigioso Cabaré Marabú de los años cuarenta en la ciudad de Buenos Aires. La obra ahonda en un romance lleno de encuentros y despedidas, atravesado por sentimientos de pasión, deseo y locura.

Formato musical y narrativo
El director Diego Ullúa junto a los protagonistas.

Como dos extraños transita un formato musical y narrativo donde las escenas abarcan distintas facetas que se desarrollan en la puesta teatral desde la interpretación cantada, el acompañamiento del bandoneón, los textos, el contexto histórico y el vestuario.

Para Ullúa, uno de los ejes centrales fue trabajar con la cantante la faceta actoral: “Tenía que ser una mujer de una época determinada donde no eran muy bien vistas aquellas que trabajaban en cabarés sobre todo si eran casadas o se enamoraban de personas que no fueran las que les designaban sus padres”.

“En la puesta en escena me interesó hacer hincapié en lo intimista y en los claroscuros de los cabarés, que siempre tuvieron como ese halo de oscuridad que sin embargo forjaron un estilo y estética que hoy está siendo recuperada porque es de lo más escénico y dramatúrgico que hay en cuanto a la teatralidad de un producto”, opinó el director de la puesta que, con la ayuda de la iluminación, revaloriza espacios y genera climas jugando con diferentes planos escénicos recreando por momentos un bar, un camarín, o un cabaré.

Pero para que el viaje sea completo y no permita escapar al artificio, el vestuario también está contemplado en esta obra: “Es una búsqueda que seguimos haciendo para tener un vestuario de época con una estética acorde a la historia”, cerró el director que cuenta, acá, con la voz en off de Gladys Temporelli y objetos escénicos a cargo de Ariel Gabiniz.

Si te gustó esta nota, compartila