El Hincha, fpt

Central

Un proyecto integral: acompañar a las jugadoras para que terminen los estudios

Las autoridades de club de Arroyito comenzaron a fomentar la continuidad de los estudios secundarios de aquellas jugadoras que no los tenían terminados por diferentes motivos. Además, se realizaron convenios con facultades para poder otorgarle a las futbolistas becas de estudio


Desde que se anunció la participación de Central en el primer torneo semiprofesional de AFA, el objetivo del club de Arroyito no sólo estuvo vinculado en forma exclusiva con lo estrictamente deportivo. La apuesta del club auriazul fue también fomentar el crecimiento del fútbol femenino en todas las divisiones de la institución. Hoy son más de 100 las mujeres que de todas las edades practican fútbol con la camiseta canalla.

Pero el proyecto no queda ahí y el horizonte es mucho más amplio. En febrero de este año las autoridades de club comenzaron a fomentar la continuidad de los estudios secundarios de aquellas jugadoras que no los tenían terminados por diferentes motivos. También de los estudios terciarios, a través de convenios con facultades para poder otorgarle a las jugadoras becas de estudio para que la económica no sea una dificultad a la hora de cursar una carrera.

El primer proyecto tiene que ver con brindarles herramientas para aquellas que aún no pudieron culminar la educación secundaria. Si bien no son muchas las del primer plantel en esta condición, hubo varias interesadas en participar del proyecto.

La primera reunión, de la que participaron más de 30 futbolistas de Primera y divisiones inferiores, se realizó hace unos meses en el Salón Centenario del Gigante con integrantes del E.E.M.P.A Virtual 1330.

“La exposición, fue con el fin de darles herramientas a las deportistas para que puedan finalizar sus estudios secundarios, como así también terciarios. Entre las posibilidades, se encuentra la modalidad virtual, de esa manera, cada una de ellas puede estudiar en su casa y así continuar con su formación académica”, contaron desde el club de Arroyito sobre el puntapié inicial.

Desde aquel primer encuentro, 10 jugadoras presentaron el formulario correspondiente para retomar los estudios secundarios.

“El método virtual lo pueden hacer en sus casas, es distinta a la escuela que conocemos. Además, pueden enfocarse en la actividad física”, destacó Carla Facchiano, vocal titular de Central y responsable del fútbol femenino.

El objetivo es darles a las jugadoras las herramientas para que puedan continuar con los estudios al mismo tiempo que se dedican al fútbol profesional, y no sólo está orientado al nivel secundario, sino también al terciario.

Hoy son tres jugadoras del primer plantel que obtuvieron becas en universidades privadas para poder estudiar. Camila Bellavia es una de ellas, y en diálogo con El Hincha contó cómo se generó el vínculo entre las jugadoras, el club y las casas de estudio.

La defensora del equipo auriazul comenzó el jueves pasado con el cursado del primer año de Kinesiología. Un inicio distinto, está vez no en las aulas físicas sino en las virtuales que comenzaron a tomar forma después de que se declarara la cuarentena obligatoria por la pandemia del coronavirus que se declaró a nivel mundial.

La gran mayoría de las actividades de Bellavia estuvieron, y están, vinculadas al deporte. Mientras espera para iniciar la rutina que les mandan los profesores para continuar con los entrenamientos de cara a lo que resta del Torneo Rexona, sin saber cuándo se retomará la acción de la competencia, habla por teléfono con El Hincha y cuenta de su lazo con lo deportivo y las ganas de estudiar.

Antes de decidirse por Kinesiología, la defensora auriazul estudió para ser instructora de tenis y de pilates. También probó con el traductorado de inglés, pero finalmente decidió cambiar.

“En su momento mi mamá estudio kinesiología, además en el curso de profesorado de Pilates tuve anatomía y me gustó mucho”, destacó la jugadora canalla.

Otro de los motivos para seguir kinesiología fueron las lesiones que tuvo por jugar al fútbol y por la cuales la ayudaron a decidirse. Quiere seguir esa especialidad: “Rehabilitación deportiva, me veo haciendo eso”.

La defensora afirmó que de no ser por la beca de estudio (NdR: un 50 por ciento) se le hubiese hecho imposible pagar las cuotas todos los meses.

Bellavia es una de las ocho jugadoras que hoy tienen un vínculo contractual con el club y que cobran un salario mínimo. Algo que sin dudas la ayuda en los gastos cotidianos, pero que no alcanza para mancarse una carrera universitaria. El mínimo que cobran aquellas jugadoras que participan en la Primera de AFA y tienen contrato, es cercano a los 20 mil pesos. Por eso, pagar la cuota de una carrera a la que sólo se puede acceder de manera privada, era imposible.

“Empezamos a averiguar por nuestra cuenta para empezar a estudiar y decidimos preguntar en el club, por suerte ellos lo pudieron tramitar”, contó la jugadora auriazul.

En la actualidad son tres las futbolistas del primer plantel que consiguieron una beca para cursar los estudios terciarios y desde el club se alienta a conseguir aún más.

Bellavia cuenta que su sueño es poder vivir de fútbol y también tener el título de kinesióloga. Y nombra a Miriam Mayorga, como el ejemplo a seguir. La jugadora de la UAI Urquiza, que supo vestir la camiseta de la selección, además de futbolista es médica.

Retomar los estudios

Con el objetivo de acompañar a aquellas futbolistas que desean continuar con los estudios secundarios, Central organizó una charla con referentes de la Escuela de Enseñanza Media para Adultos (Eempa) N° 1330. Los y las coordinadores que estuvieron presentes, Mariana Castagnaviz, Ivana Darnay y Leonardo Campos, explicaron al plantel en que consiste el estudio virtual.

El Eempa es una institución para jóvenes y adultos con una propuesta de cursado virtual y semipresencial. Actualmente tiene 5 mil estudiantes, más de 1.000 egresados y cuenta con 350 docentes.

El Vuelvo Virtual surgió en el marco del Vuelvo a Estudiar  en el 2015, comenzaron con 9 sedes y hoy cuenta con 57 en toda la provincia de Santa Fe.

Los alumnos y las alumnas del Eempa pueden optar por tres títulos: Agro y Ambiente, Economía y Administración y Educación Física.

Comentarios