Edición Impresa, Espectáculos

Un prodigio de la tecnología

Se conocerá mañana en los complejos de cine rosarinos la esperada “Avatar”, nueva producción del realizador James Cameron rodada en formato 3D, con un costo que ronda los 500 millones de dólares.

Cameron recrea a su manera el enfrentamiento que tantas veces se dio entre conquistadores e indígenas a lo largo de la historia.
Cameron recrea a su manera el enfrentamiento que tantas veces se dio entre conquistadores e indígenas a lo largo de la historia.

La espera terminó y, al parecer, los más de 150 millones de dólares invertidos en publicidad dieron sus frutos, porque el mundo entero habla de Avatar, la nueva película de James Cameron (un viejo conocido de las emociones fuertes y la innovación tecnológica), film que mañana, primer día del año, llegará a las salas rosarinas como sucederá con las del resto de Latinoamérica, apenas unos días después de su estreno en los Estados Unidos y Europa, para eclipsar la cartelera de este lado del planeta.

Tal como sucedió con su última película, la taquillera Titanic (ver aparte), rodada hace doce años, y con la segunda parte de Terminator, Cameron vuelve a poner al servicio de una trama sencilla pero efectiva lo último en efectos especiales y animación 3D, entre otras innovadoras técnicas como por ejemplo una cámara que filma dentro de las animaciones computarizadas, lo que parecería ofrecer un campo sin límites en materia de imaginar y poder concretar. 

En este caso, la acción transcurre en el futuro, cuando los viajes espaciales son una realidad y la humanidad busca nuevas fuentes de energía para su avanzada tecnología, que consume y contamina más de lo que produce. La respuesta para esta crisis parece ser el planeta Pandora, en el que existe un raro mineral que promete dar combustible sin límite ni vencimiento a la Tierra.

Sin embargo, para conseguir el preciado material hay que combatir a los Na’vi, nativos del lugar que tienen una relación casi religiosa con el gigantesco árbol que crece encima de la reserva de material. Hasta allí llegará Jake Sully (Sam Worthington), un ex infante de marina que tras un combate terminó en una silla de ruedas y que se suma al programa Avatar, en el que “conductores” humanos pueden controlar a distancia un cuerpo biológico. Estos cuerpos son los Avatar, híbridos diseñados genéticamente con ADN humano y Na’vi que les permiten sobrevivir en la atmósfera letal del lugar. De este modo, Jake se infiltrará entre los nativos, pero al conocer su cultura y estilo de vida, y gracias a los encantos de la bella Neytiri (Zoe Saldana), cambiará su objetivo principal y de bando a la hora de luchar.

  De este modo, el inagotable Cameron recrea a su manera el enfrentamiento que tantas veces se dio entre conquistadores e indígenas a lo largo de la historia, uniendo una trama con moraleja y efectos especiales que logra enmudecer al espectador.

 Fenómeno que ya es rentable

 El estreno de Avatar es el fenómeno cinematográfico del año. Así lo entiende el American Film Institute (AFI) que calificó a la película como un hito que marcará un antes y un después en la evolución cinematográfica. Para el AFI, la superproducción rodada en formato 3D, “es un punto y aparte en la evolución del séptimo arte”. La organización, que curiosamente no incluyó la película de Cameron en su lista de las diez mejores del año, destaca que la mezcla de narrativa y tecnología de Avatar y su encanto visual “tendrán profundos efectos en el futuro en la forma de concebir el cine”.

Por otra parte, hacer la película más cara de la historia también puede ser un gran negocio. Así lo ha demostrado Cameron con Avatar, cuyo presupuesto llegó a rondar los 500 millones de dólares y que en tan sólo diez días en cartelera lleva recaudados más de 600 millones.

Más allá de todo, todavía está por verse si es la película que dentro de unas décadas será considerada un clásico de la ciencia-ficción y del cine en 3D, como en su momento pasó con films como Metrópolis (1927), 2001: Odisea del espacio (1968) o Blade Runner (1992). Pero lo que a estas alturas está claro es que el público ha bendecido la superproducción de Cameron, y en consecuencia los directivos de FOX respiran tranquilos sabiendo que Avatar será mucho más rentable de lo que imaginaron. Y aunque la división cinematográfica Rupert Murdoch se cansó de decir que no es una película tan cara como se especula (oficialmente su presupuesto no supera los 300 millones) ya sabe que es un negocio redondo. Desde su estreno el pasado día 18 de diciembre, Avatar es número uno en casi todo el mundo.

 Escena íntima censurada

 Avatar muestra una picante escena íntima protagonizada por el soldado Jake Sully  y la alienígena Na’vi, Naytiti. Sin embargo, lo que muchos seguidores del film no saben es que lo que se muestra en el cine, en las ediciones 3D y 2D de la película, no es la escena completa del primer encuentro sexual que tuvieron los protagonistas. Y es que James Cameron, en una reciente conferencia de prensa, reveló que dicho encuentro podrá ser visto completo sólo en el DVD del film que se conocerá recién a mediados del año que está por comenzar. “Por un momento quisimos añadir la escena en la película, pero después decidimos sacarla. De esta manera, la edición en DVD tendrá algo especial para mostrar a todos”, contó el cineasta, que de este modo buscará seguir facturando.

Comentarios