Política, Últimas

Sobre el avance de una causa federal

Un pedido para retribuirle a “los gringos” de la DEA todo su apoyo

La ex Jefa del Área de Inteligencia Criminal del Organismo de Investigaciones fue suspendida. El pedido de se dio en el marco de la investigación a un grupo de personas que en poco tiempo habían constituido Sociedades de Acciones Simplificadas con el objetivo de lavar dinero narco


Por Zona Crítica

La ex Jefa del Área de Inteligencia Criminal del Organismo de Investigaciones – hoy suspendida y acusada de faltas graves – Débora Cotichini le pidió a una subalterna un informe para pasarle a «los gringos» de la DEA, sobre el avance de una causa federal.

Débora Cotichini, ex jefa de Área de Inteligencia Criminal del Organismo de Investigaciones en la Zona Sur, le pidió por mensaje de WhastApp a una analista de esa agencia de apoyo al MPA «un informe escrito para entregar a la DEA como señal de agradecimiento al dato que aportó la agencia estadounidense al ministerio de Seguridad por la avioneta de San Justo», haciendo referencia al siniestro aéreo en donde una nave pequeña rompió una de sus alas mientras intentaba aterrizar en un camino rural de Naré, en San Justo, en febrero de 2020.

El pedido de Cotichini se da en el marco de la investigación de la justicia federal santafesina en donde se investigaba a un grupo de personas que en poco tiempo habían constituido Sociedades de Acciones Simplificadas (SAS) con el objetivo de lavar dinero proveniente del narco. Esa maniobra fue descubierta por el equipo de trabajo de la Fiscalía Federal 2 de Santa Fe, que comenzó a interesarse por el patrimonio de las dos personas que se sospechaba y aún se sospecha tenían dominio sobre la droga: Claudio «El Pulga» Casco y su pareja Lorena Melgarejo, ambos con pedido de captura internacional.

Por la complejidad de la causa el fiscal Walter Rodríguez le dio participación al Organismo de Investigaciones Zona Sur para determinar domicilios en Rosario donde se vinculaba a esos moradores con la banda narco santafesina y al grupo criminal conocido como Los Monos. Allí toma contacto con la causa Cotichini que, en etapa de investigación, le pide a una subalterna que le escriba un «informe cortito por pedido de Germán» para pasarle a la DEA y que ellos mismos vean hasta dónde llegó la pesquisa con el dato inicial de la avioneta, que el propio ex ministro Marcelo Saín dijo que fue aportado por el organismo antidrogas estadounidense.

Los audios forman parte del legajo de investigación de los Fiscales del MPA Mariela Jiménez y Ezequiel Hernández que está desde hace un mes en manos de los abogados de todos los imputados, de la Fiscalía de Estado y de todos los constituidos como querellantes en la causa que investiga un presunto espionaje ilegal por parte de un grupo de personas ligadas directamente al ex ministro de Seguridad y ex Jefe del Organismo de Investigaciones, cargo del que Saín fue destituido. Además, los audios están incorporados en la investigación que llevó adelante la Auditoría del MPA sobre las irregularidades en el ejercicio de su cargo la Psicóloga Débora Cotichini, quien está acusada de haber cometido faltas graves, entre ellas, tráfico de información, mientras estuvo a cargo de la jefatura del área de inteligencia criminal.

El contenido de las comunicaciones por Whast App fue revelado este miércoles en el programa de TV «Zona Critica», que conduce el periodista Héctor Martín Galiano, y se emite por la pantalla de Veo Santa Fe.

En el programa se hizo un recorrido sobre el siniestro aéreo de Naré, el 22 de febrero de 2020, pasando por la detención de dos personas – uno de ellos policías-, la individualización de los dueños de la droga y la ruta del dinero en donde las SAS tuvieron un rol clave para la adquisición de facturas truchas a usinas de todo el país por un monto cercano a los 750 millones de pesos. En el espacio de TV se explico que los audios fueron aportados por la propia analista del Organismo de Investigaciones y tienen fecha posterior al 30 de abril de 2020. Lo cual generaba dos lecturas. La primera, el grado de promiscuidad entre actores del Organismo de Investigaciones y el ministerio de Seguridad a la hora de compartir información sensible generada y custodiada por otros poderes (en este caso, la justicia federal) para , además, elevar «a los gringos». La segunda, y la más grave: ¿ Ese pedido de Cotichini se hizo mientras estaba vigente el secreto de la pesquisa?. De haber sido así, se estaría a una gravísima maniobra ilegal. Le tocará a la justicia dilucidarla.

Comentarios