Edición Impresa, Policiales

La Casa de Juan

Un muerto y un herido en robo

Un asaltante de 33 años falleció tras enfrentarse a balazos con un comerciante de 61, quien estaba internado en terapia intensiva en grave estado. El cómplice del ladrón fallecido huyó del lugar y era intensamente buscado por la Policía.


Un intento de asalto en un minimercado dejó anteanoche a un ladrón muerto y a un comerciante herido de gravedad. Según informaron fuentes oficiales, dos personas entraron al comercio pasadas las 22 e intentaron llevarse la recaudación. En medio del robo, el dueño del lugar, de 61 años, se enfrentó a tiros con los asaltantes, uno de los cuales, de 33, falleció, en tanto que su cómplice huyó. El comerciante recibió un disparo en la clavícula y quedó internado en la sala de cuidados intensivos del Heca en estado reservado. Vecinos de la zona aseguraron a El Ciudadano que el barrio es una zona liberada por la comisaría 6ª,, que tiene jurisdicción en la zona.

El asaltante fallecido fue identificado como Daniel Alberto Romero, de 33 años. Fuentes de la investigación informaron que tenía una captura activa porque había salido del penal de Coronda con una transitoria pero no había regresado.

La Casa de Juan es un negocio familiar ubicado en 9 de Julio al 2900 atendido por sus propios dueños; “una mina de oro donde hay gente todo el tiempo. No paran de vender”, señaló un cliente a este diario. Para la gente de barrio Lourdes es un lugar de encuentro, donde se cruzan con sus vecinos e intercambian pareceres. Desde allí se organizan reuniones con vecinos por cuestiones de seguridad y Juan Salvador, su dueño, es una de las personas que canaliza los reclamos de los habitantes del barrio a la seccional 6ª, que tiene jurisdicción en la zona.

A las 22.15 de anteanoche, el minimercado se preparaba para cerrar sus puertas. Juan Salvador D. atendía a los últimos clientes junto con su esposa Isabel, su hijo Juan Pablo y Carina, una empleada.

En esos momentos ingresaron dos hombres a cara descubierta, desenfundaron armas de entre sus ropas y redujeron a los presentes. Con todo el comercio bajo su control, los asaltantes le pusieron un revólver en la cabeza a Juan Pablo y lo obligaron a que les entregara la recaudación. Él acató las órdenes, pero mientras se llevaba a cabo el robo Juan Salvador sacó un revólver calibre 38 y gatilló sobre los asaltantes, dando pie a un tiroteo en el interior del comercio.

Luego de unos instantes de tensión uno de los ladrones abandonó el lugar. Detrás suyo quedaron las secuelas de la balacera. Según fuentes del caso, su cómplice murió en el acto, luego de que un plomo se le metiera debajo del maxilar izquierdo. El muchacho fue identificado horas más tarde.

A Juan Salvador un plomo se le incrustó a la altura de la clavícula izquierda y quedó mal herido. El dueño del comercio fue trasladado al Heca, donde quedó internado y en estado delicado. “La bala se le metió por la clavícula y le perforó un pulmón”, contó un vecino a El Ciudadano. Según contaron voceros del caso, la situación del almacenero es delicada debido a que, al margen de las lesiones que sufrió en la balacera, el hombre es diabético y tiene problemas renales.

La investigación

El esclarecimiento del caso quedó a cargo de la fiscal de Homicidios Dolosos Marisol Fabbro. En la escena del crimen, los pesquisas secuestraron tres armas: un revólver calibre 32 y otro 38 modificado, que serían los de ladrones, y un revólver calibre 38, propiedad de Juan Salvador.

Según fuentes del caso, el relato de los testigos coincide con los resultados de las pruebas de balística realizadas en la escena del crimen. A su vez, entre las ropas del muchacho fallecido encontraron el dinero de la caja registradora.

Zona liberada

Diferentes vecinos de barrio Lourdes aseguraron que los robos a mano armada y los arrebatos son moneda corriente en la zona. “La semana pasada se le metieron en el auto a un muchacho que vive acá cerca. Él llamó a la Policía y, mientras los milicos revisaban el vehículo, tuvieron que pedir refuerzos, porque hubo otros dos robos en ese mismo momento”, dijeron.

Salida transitoria

Daniel Alberto Romero, el ladrón muerto anteayer en el asalto al minimercado, tenía 33 años y un pedido de captura vigente del juzgado de Ejecución Penal de Coronda porque no regresó de una salida transitoria que se le concedió el 9 de marzo de este año. Según fuentes de la investigación, purgaba una condena por robo y tenía otros antecedentes policiales. Uno de ellos es ser una de la personas que escapó de la comisaría 13ª en medio de una fuga masiva que ocurrió hace dos años.

Comentarios