Policiales

Balearon dos antiguas casas de juez

Un mensaje contra la Justicia firmado con plomo

Fiscalía investiga los disparos contra dos viviendas en las que vivió el juez Ismael Manfrín, integrante del tribunal que condenó a Los Monos. Ambos hechos ocurrieron con apenas 40 minutos de diferencia. En los dos, actuaron dos tiradores en moto


La Fiscalía investiga los ataques a balazos que impactaron en dos viviendas que ocupó el juez provincial Ismael Manfrín, quien presidió el tribunal que condenó a la banda de Los Monos. Los atentados se produjeron poco después de que anunciaran el traslado de los cabecillas de la banda desde Rosario a cárceles federales del sur del país.

Las primeras investigaciones de Fiscalía indican que el primer hecho ocurrió cerca de las 21 de este martes en el domicilio de Italia al 2100. Quienes viven allí desde hace poco más de un mes contaron que se encontraban cenando, en familia, cuando escucharon entre 6 y 8 disparos. Cuatro de ellos impactaron en la fachada, dos en la pared del frente y dos en ventanas de balcón.

Los vecinos agregaron que pudieron ver una moto con dos personas y aportaron la descripción de cómo estaban vestidos. Los tiradores iban a baja velocidad, dijeron, y dispararon con un arma escondida entre sus ropas. Uno de los impactos dio en el frente de una casa lindera. El móvil policial de la comisaría 5° salió en persecución de los sospechosos, quienes escaparon por calle Cerrito en contramano. La Policía los perdió al llegar a calle Dorrego.

El fiscal de Flagrancia Damián Cimino ordenó la intervención de Gabinete Criminalistico PDI,  el levantamiento de rastros, toma de testimonios y búsqueda de imágenes en eventuales cámaras de la zona.

En el lugar se encontraron 6 vainas calibre 9 mm y 3 balas de plomo deformadas. Comprobaron dos orificios en una ventana del balcón. También, vainas en la vereda y la calle. También corroboraron la presencia de resto de proyectiles incrustados en los muebles del interior de la vivienda, cerca de las ventanas. El actual dueño de la casa, sorprendido, dijo que no tenía indicios sobre quiénes pueden ser los autores del ataque ni sus razones. El hombre, empleado bancario, explicó que le había comprado la casa hace 2 meses al Juez de Sentencia de los tribunales provinciales Ismael Manfrin, al que se sospecha blanco de los agresores. Pese a la gran cantidad de disparos, nadie resultó herido.

La saga continuó cuarenta minutos después en  Montevideo al 1000, con parecidas características, según los primeros indicios aportados por algunos testigos. Fueron dos personas que también iban en moto las que dispararon contra el frente de un edificio y escaparon. La Policía levantó cinco vainas calibre 9 mm y un plomo deformado. En principio, las pesquisas apuntan a que no serían los mismos agresores que los que apuntaron contra la casa de Italia al 2100. Los disparos, en este caso, dieron en el frente de un local excepto uno, que marcó la entrada del edificio. En uno de los departamentos, vivió hasta hace ocho años el juez Manfrín.

Desde la Fiscalía

Horas después de los atentados, en la mañana de este martes, se sucedieron las reuniones con diferentes fuerzas de seguridad que colaborarán con la Unidad de Delitos Complejos y Económicos, que unifica la investigación. Allí estará centralizada la investigación por la posible calificación de un delito complejo, con ramificaciones y motivaciones en estudio.

El Ministerio de Seguridad de la provincia y su par de la Nación ya puso sus recursos para la investigación. La Justicia dispuso un refuerzo de la vigilancia en las zonas de los dos ataques. Los hechos causaron un gran impacto, por lo que se reanudó el protocolo de protección a los magistrados que se había inaugurado durante el Juicio a la denominada banda Los Monos.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios