El Hincha, Polideportivo

ATLETISMO

Un mendocino que corre, salta y avanza en el Mundial

El atleta argentino Guillermo Ruggeri se metió en la semifinal de los 400 metros con vallas y bajó el récord nacional. Mientras, la mala noticia fue la pronta eliminación del santafesino Germán Chiaraviglio en salto con garrocha.


zzzzinte1(L-R) Japan's Ryo Kajiki, France's Victor Coroller, Norway's Karsten Warholm and Argentina's Guillermo Ruggeri compete in the heats of the men's 400m hurdles athletics event at the 2017 IAAF World Championships at the London Stadium in London on August 6, 2017. / AFP PHOTO / Adrian DENNISzzzz

Argentina vivió hoy una jornada de cara y cruz en el Mundial de atletismo, con la eliminación en la ronda de calificación de Germán Chiaraviglio en salto con garrocha pero la clasificación a semifinales de 400 metros con vallas de Guillermo Ruggeri, además con otro récord nacional.

Ruggeri, de 25 años, antes decatleta y reciente campeón sudamericano en Asunción, firmó un tiempo de 49s69, lo que permitió ser tercero de su serie. En el global de la primera ronda, Ruggeri fue decimoquinto de los cuarenta competidores.

Pese a ser su primer Mundial, Ruggeri no se conforma con las semifinales y quiere llegar a la final.

“El objetivo está casi cumplido después de esto de hoy, pero ahora quiero pasar a la final, ese es otro objetivo”, declaró.

Ruggeri: “Voy a recuperar y voy a darlo todo. Esto es un Mundial. Siempre lo miré por televisión y ahora tengo la fortuna de estar acá, quiero aprovecharlo”

El mendocino Ruggeri ya había mejorado por primera vez el récord argentino el pasado 9 de abril, en el Estadio Nacional de Santiago de Chile, con 49s79, una plusmarca argentina que había sobrevivido 49 años, el más antiguo del atletismo del país sudamericano.

Juan Carlos Dyrzka tenía ese récord en 49s82 desde 1968, cuando lo instauró en los Juegos Olímpicos de México y nadie había podido rebajarlo hasta la llegada de Ruggeri que lo ha superado tres veces este año.

Ruggeri volvió a colocar un nuevo récord en 49.72 cuando se impuso en la final en junio en el Sudamericano de Asunción.

“Me he sentido muy cómodo y por eso he podido mejorar mi marca y mi récord, que había logrado ya hace dos meses. Seguimos mejorando”, constató.

La barra de 5,60 

Su actuación fue la sorpresa agradable para Argentina en la sesión matinal del domingo en este Mundial, donde sin embargo Germán Chiaraviglio, finalista en el Mundial de Pekín 2015 y en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016, no pudo entrar en la final del salto con garrocha.

Chiaraviglio se quedó con una altura de 5,45 metros, tras fallar tres veces ante la barra de 5,60 metros.

Para acceder a la final automáticamente se necesitaba superar el 5,75 metros y si no había que entrar entre los doce mejores de la ronda, pero quedó 20º en el global de competidores. Su mejor marca personal es 5,75, desde 2015, y la mejor de esta temporada era 5,60, algo a lo que no pudo llegar.

“A partir de pasar limpio el 5,45 metros pensé que estaba bien, pero me costó adaptarme al cambio de garrocha. No sé si estaba para llegar a la final porque 5,70 es una marca recontra exigente, pero para 5,60 sí que estaba, en los entrenamientos lo estaba haciendo. Hoy me equivoqué y pagué”, lamentó Chiaraviglio.

El saltador santafesino de 30 años, campeón sudamericano de la prueba, no podrá por lo tanto repetir las experiencias en las finales de Pekín 2015 y Río 2016, cuando fue noveno y undécimo, respectivamente.

El atletismo latinoamericano no tendrá por lo tanto representación en la final masculina del salto con garrocha, una prueba que en Río 2016 dio una de las grandes alegrías, con el título del brasileño Thiago Braz, ausente en este Mundial por una lesión en una pantorrilla.

Si te gustó esta nota, compartila