Espectáculos

Teatro

Un melodrama de tono sarcástico

Las Flores se presentará todos los viernes de abril y los sábados de mayo, a las 21.30, en la sala Caras y Caretas, de Corrientes 1518.


“Esta es una obra sobre mujeres que deberían ver todos los hombres, sobre todo en esta época tan marcada por el debate social sobre la igualdad de género”, sostiene Héctor Ansaldi en relación con Las Flores, la pieza teatral que dio a conocer el viernes último y que este viernes ofrecerá su segunda función.

Claramente, Ansaldi se posiciona “con empatía femenina” a través de su nuevo trabajo, “una obra que pone en escena a cuatro mujeres que desafían al machismo”, dice el creador de Piripincho y uno de los maestros y directores referenciales de la escena local.

“Me interesaba que el hombre se meta en la piel de la mujer, sin tratar de imitarlas; no son travestis, son hombres que componen mujeres en gran parte de la obra, aunque también hacen de hombres”, expresó el director.

“Quería trascender otras manifestaciones artísticas donde se apela a lo paródico, algo a lo que estamos acostumbrados pero que está en discusión, por eso digo que Las Flores es un melodrama sarcástico. De hecho, siempre busco trascender un poco los límites, y este es un tema muy sensible con el cual me enfrento: para mí, el teatro es siempre sensibilidad y libertad”, sostuvo el director acerca del montaje en el que dirige a Esteban Angeloff, Marcos Giordano, Daniel López y Martín Costa, al frente de un equipo que completan Hania Betcher en vestuario y Manuel Lafranchi en iluminación, con asistencia de Queila Queiroz, a partir de un texto del propio Ansaldi.

Mujer en cuerpo de hombre

Cuál es el problema, cómo mostrar la realidad de la mujer desde otro ángulo, se interroga el director, que sostiene: “Al encararlo desde el hombre, el actor mismo lo toma de otra manera porque es difícil ese tránsito, nunca sentiremos lo que sienten las mujeres, somos distintos por naturaleza. Igualmente, miro las reacciones del público y se divide bastante, nunca me había pasado eso, y está bueno que pase”.

Y agrega: “Con esta obra quería buscar por el lado de la estética y la poética. De hecho, la empecé a escribir desde los vestuarios que me acercaron y donaron al teatro, que son de los años 60. Los empecé a ver y en ellos veía a los personajes que podían surgir, y así se dio esta tragedia cómica”.

“Son cuatro hermanas, y cada una atraviesa situaciones terribles. Por ejemplo: las viola el padre, pero a ellas les preocupa más que se les salió una tapita del zapato”, adelanta el director acerca de la trama de este melodrama cien por ciento, de algún modo, el hijo menor de la ópera.

“Los personajes –continúa Ansaldi–, son las hermanas Flores: Azucena, Alelí, Petunia y Margarita, el padre se llama Lirio, y también está la tía Violeta. En esta obra hay cosas reales de mi propia familia, de los que vinieron de Italia y se sentían dueños de sus hijas y se las llevaban de vuelta si no les gustaba el noviecito que tenían. En esa época no había cómo comunicarse, no había internet, así que las alejaban por completo de aquél chico del que se enamoraban. Todo eso es, al mismo tiempo, cómico y trágico”.

Transitar el género

“Es una cosa lógica que las mujeres exijan tener su lugar, que además es el que les corresponde; en realidad no corresponde ni al hombre ni a la mujer, todo debería ser para todos. De todos modos, si fueran iguales los géneros no habría complementos, lo que sí debería haber es igualdad de derechos y oportunidades. En la obra se ve todo un poco exagerado, aunque muchas veces la realidad es más fuerte de lo que intenté mostrar, quizás por esto de que la realidad siempre supera a la ficción”, reflexiona el director que viene de dirigir en los últimos años Augusto, Estrellados en Vía Láctea y una versión de Zaratustra, sobre textos de Nietzsche, entre otras propuestas.

Y completó: “Acá los actores no usan el vestuario ni como disfraz ni como artificio, y muchos menos como parodia; aquí tiene el mismo peso dramático que si estuviesen vistiendo un féretro, su propio féretro. Pero a la par del tono trágico de la trama aparece la comicidad liberadora de la interpretación, una combinación que marca el tono de la obra”.

Para agendar

Las Flores se presentará todos los viernes de abril y los sábados de mayo, a las 21.30, en la sala Caras y Caretas, de Corrientes 1518.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios