Política

Cuadernogate

“Un invento”, dijo Parrilli sobre la causa de los cuadernos

El ex secretario general de la Presidencia durante el mandato de Cristina Kirchner presentó ayer un escrito en la Justicia. “Está todo absolutamente armado”, dijo el ex funcionario sobre las denuncias de corrupción


El ex secretario general de la Presidencia Oscar Parrilli presentó este miércoles un escrito negando las acusaciones en su contra y se rehusó a contestar preguntas al desconocer la competencia del juez federal Claudio Bonadio en la causa por los cuadernos de las supuestas coimas, la que calificó como “un invento”.

“Creo que es todo un invento, está todo absolutamente armado”, señaló el ex titular de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) en referencia a las anotaciones de Oscar Centeno, remisero del ex secretario Roberto Baratta, en una serie de cuadernos cuyas copias llegaron a manos de la Justicia.

Al hablar ante la prensa a la salida del juzgado, el ex funcionario de Cristina Kirchner precisó que presentó el pasado viernes una nueva recusación contra el magistrado, cuya desestimación fue apelada, y señaló: “Con él tengo una vieja enemistad por su militancia hace mucho tiempo en el menemismo. Hasta tanto no tenga un juez confirmado judicialmente, no voy a responder a preguntas ni del fiscal ni del juez”.

“He negado todos los hechos que se me imputan, no tengo absolutamente nada que ver con todo lo que está allí escrito” apuntó respecto a los cuadernos en los que aparece vinculado a las maniobras de reparto de sobornos por parte de empresarios beneficiados con la concesión de obra pública.

Parrilli aparece mencionado en uno de los cuadernos de Centeno: figura recibiendo “dinero el 12 de noviembre de 2008” por parte de Roberto Baratta”.

Acompañado por su abogado, Aníbal Ibarra, el ex funcionario recordó que había solicitado junto a la ex presidenta una auditoría sobre “toda la obra pública de la Argentina” durante su gestión, lo que fue rechazado por la Justicia.

“Nosotros queremos verdad, justicia, imparcialidad y que se sepa cuáles son los verdaderos actores de la corrupción que puede o no haber existido, no sólo durante nuestro gobierno, sino incluso en gobiernos locales o provinciales”, añadió.

Parrilli apuntó también contra el gobierno y denunció una “persecución política” a dirigentes de la oposición, especialmente contra la senadora Cristina Kirchner y funcionarios de su gestión, por parte del presidente Mauricio Macri.

“La gravedad de la situación social y económica tiene un correlato directo con la acción de violencia, intimidación, persecución política y mediática que el gobierno está realizando contra los opositores, en especial contra la ex presidenta Cristina Kirchner y los dirigentes políticos y sindicales que se oponen”, afirmó Parrilli.

Finalmente, también se refirió a las declaraciones de empresarios que aseguraron que haber realizado pagos ilegales para la campaña electoral y se ofrecieron a aportar información a la Justicia: “No sé si son arrepentidos. Es todo muy raro”.

En el escrito que presentó al juez, Parrilli señaló que la causa “está plagada de irregularidades procesales” y que Bonadio está “inhabilitado” para investigar porque existió fórum shopping, esto es la elección de quedarse con el expediente cuando no le correspondía en lugar de enviarlo a sorteo.

“Nunca recibí dinero de Roberto Baratta ni en un inmueble de la calle Scalabrini Ortiz ni en ningún otro lugar. Es absolutamente falso lo que surgiría en tal sentido de las fotocopias de uno de los cuadernos que no están”, apuntó.

Calcaterra aportó a los K

El ex CEO de Iecsa y primo de Mauricio Macri, Ángelo Calcaterra, aseguró este martes que durante las campañas de 2013 y 2015 aportó dinero a las campañas electorales del Frente para la Victoria “para que aflojaran” las presiones por parte del gobierno sobre la empresa constructora y para que le pagaran obras adeudadas, aunque admitió que decidió “equivocadamente hacer estos pagos”.

“Nosotros tuvimos dos períodos, 2013 y 2015, fueron dos campañas y no teníamos un vínculo fluido con el gobierno porque evidentemente estábamos en la otra vereda política y no era fácil para nosotros trabajar. En 2013, empezaron a pedirnos aportes para la campaña y ahí obviamente que la situación de la empresa no era fácil, estaba financieramente muy mal, estaba endeudado en 2.000 millones de pesos, no aguantábamos más”, sostuvo el empresario en una entrevista con el diario La Nación.

Hasta el “cogote”

El ex juez federal Norberto Oyarbide declaró este miércoles en la causa por los cuadernos y afirmó que “jamás” recibió dinero de parte de funcionario alguno, a la vez que brindó detalles sobre las personas que le “apretaban el cogote para que sacara las causas” por presunto enriquecimiento ilícito de los ex presidentes Néstor y Cristina Kirchner

 

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios