Edición Impresa, Política

Un guiso de porotos negros

La Afip denunció a dos cerealeras exportadoras y a 450 productores rurales cordobeses por la venta irregular de granos. Las maniobras detectadas por el organismo superan los 100 millones de pesos.

La Administración Federal de Ingresos Públicos (Afip) realizó dos nuevos procedimientos en localidades cordobesas y desbarató maniobras evasivas de dos empresas exportadoras de granos y de 450 productores agropecuarios, informó ayer el organismo que conduce Ricardo Echegaray. Según cálculos del fisco, las firmas cerealeras de Villa María y Las Perdices, en el sur de la provincia mediterránea, comercializaron de manera irregular más de 145 mil toneladas de soja y maní, por un valor superior a los 100 millones de pesos.

“Los procedimientos fueron realizados el viernes último, tras recibir la orden del juez federal de Río Cuarto Carlos Arturo Ochoa, y los cabecillas de la organización están identificados e integrarían una asociación ilícita”, indicaron desde la Afip.

En las actuaciones participaron más de cuarenta agentes de áreas operativas de Afip Río Cuarto que, con el apoyo logístico y de seguridad de la Policía Federal, fiscalizaron las dos empresas agropecuarias situadas en los departamentos cordobeses de Tercero Arriba y General San Martín.

Después de los operativos antievasión del organismo recaudador, “se secuestraron contratos informales de compraventa, recibos y juegos de doble contabilidad que dan cuenta de más de 4.500 operaciones no declaradas al fisco”.

Esta documentación “revela el ocultamiento de los verdaderos productores y, a la vez, la generación de créditos fiscales inexistentes en favor de las empresas”, señalaron desde la Afip en un comunicado de prensa, donde se agregó que “además se investiga una posible triangulación con brokers (el intermediario a comisión entre el comprador y el vendedor) radicados en el Uruguay”.

En los últimos tiempos, en una suerte de efecto cascada, la entidad recaudadora desarticuló movimientos “en negro” de cereal en varios lugares, sobre todo en las provincias cerealeras como Santa Fe y Córdoba. En los primeros seis meses del año, la Afip detectó maniobras fraudulentas en la comercialización agropecuaria por más de 2.500.000 toneladas de granos, equivalente a 83.400 camiones, y detuvo a más de veinte personas.

En rigor, días atrás se conoció que la regional Santa Fe de la Afip denunció ante la Justicia a dos productores rurales a quienes acusa de una evasión fiscal que alcanzaría 1 millón 400 mil pesos. Además, mediante la captura de imágenes satelitales, la repartición nacional descubrió una serie de acopios de granos no declarados, luego de realizar trabajos de control sobre once plantas de acopio de cereal.

Comentarios