Sociedad

Philippe Gillet, un vecino particular

Un francés convive con más de 400 reptiles

Durante más de dos décadas, un aficionado a los reptiles acumuló una colección de más de animales tales como serpientes de cascabel, tarántulas y lagartos, en su casa del oeste de Francia, cercana a la ciudad de Nantes


Crédito de foto: TIG MEDIA

Agencia Reuters

En una modesta vivienda de la comuna francesa de Couëron, a la vera del río Loira, una cobra vive sobre una mesa ratona, una tortuga de 50 kilos vaga por un jardín y un cocodrilo de dos metros de largo duerme en la cama del dueño de casa, mientras otro reptil de su misma especia vigila la puerta.

Durante más de dos décadas, el aficionado a los reptiles Philippe Gillet, de 67 años, acumuló una colección de más de 400 animales, tales como serpientes de cascabel, tarántulas y lagartos, en su casa del oeste de Francia, cercana a la ciudad de Nantes.

Foto: Reuters

 

Gillet dice que los dos caimanes, llamados Ali y Gator, fueron rescatados de un criadero destinado a la producción de cuero, pero la mayoría de los animales son mascotas que se quedaron más tiempo de los debido en otra parte y fueron abandonados o bien, donados.

Agencia Reuters
alligator reuters
Agencia Reuters

“Creo que es injusto tratar a estos animales de la forma en que lo hacemos, puesto que los entendemos”, le dijo a la agencia Reuters luego de alimentar a sus caimanes con un pollo.

Gillet sostiene que él posee todos los permisos necesarios para tener y trasportar los animales en giras itinerantes que lleva adelante para generar conciencia sobre los reptiles.

alligator reuters
Agencia Reuters

 

E insiste en que los lugareños no tienen problema con sus extraños vecinos, e incluso se acercan a tomar un café. Seguros, porque saben que las serpientes más peligrosas se encuentran detrás de una habitación a la que se accede tras pasar por dos puertas.

Pero la sede de bomberos local es más cauta: tiene la instrucción de no entrar a la casa en un caso de emergencia.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios